Tecnología

Portátiles con batería de nueve horas de uso real: así es Project Athena

Intel trabaja en ordenadores de carga rápida y batería que dure todo el día

Un rápido vistazo a un café o bar de moda a media mañana ofrece al espectador una visión del mundo actual: la de los autónomos y oficinistas que se escapan a locales a trabajar con sus portátiles. En esta nueva economía, la duración de la batería de los ordenadores marca realmente la diferencia y sobre esto precisamente en lo que está trabajando Intel precisamente ahora mismo con su Proyecto Athena: portátiles con nueve horas de autonomía real.

Si bien es cierto que son varios los fabricantes de computadoras portátiles que publicitan ya una autonomía de “todo el día”, la realidad dicta que estas mediciones se llevan a cabo en escenarios no reales de uso: buena parte de las mismas se realizan con el equipo en modo avión y ejecutando aplicaciones que consumen muy pocos recursos. Intel está trabajando en el desarrollo de procesadores que permitan hasta nueve horas de uso real de las computadoras: reproduciendo vídeo mientras se navega por la red y contando con varias aplicaciones abiertas de forma simultánea; en definitiva, lo que puede encontrarse en cualquier ordenador en plena ejecución.

Carga ultra rápida en apenas media hora

El gigante de los procesadores no solo propone esta revolución en la duración de la batería de los portátiles, sino que además la quiere aderezar incorporando procesos de carga de la misma ultrarrápidos. La idea es que este perfil de usuario de cafeterías (los conocidos como mobile go-getters no solo puedan permitirse el lujo de usar sus equipos durante un intensivo día de trabajo, sino que además, con apenas media hora de carga obtengan hasta cuatro horas de batería adicional. Intel es realista y pretende lograr estas marcas en equipos que apenas superen la marca de los 800 dólares en el mercado.

¿Cómo va a lograr el fabricante de procesadores semejantes hitos? Todo pivota en torno al nuevo Project Athena, mediante el cual se inaugurarán en unas pocas semanas tres laboratorios (ubicados en Taipei, Shanghái y California, respectivamente) para ir probando los componentes de portátiles de terceras partes y asegurarse que cumplen las estrictas especificaciones que logran estas marcas. Estos versátiles portátiles y de diseño ultra fino verían la luz a partir del año que viene.

En este sentido, Josh Newman, máximo responsable del proyecto en Intel, ha explicado a The Verge que parte de los requerimientos de este tipo de computadoras pasan por eliminar definitivamente los discos duros en lugar de SSD, así como la adopción del estándar futuro WiFi 6, siendo los primeros equipos de estas características de la gama premium, para luego ir ampliando la gama a terminales más económicos hacia el año 2021. Esta nueva generación de portátiles empleará la inteligencia artificial para optimizar el rendimiento y será compatible con las futuras redes 5G.

Presenta SECTUR la carrera “Porque Soy Mujer 5K”

Anterior

CASO AHUED: MORENA NO QUIERE LEGISLADORES CRÍTICOS NI COMPETENCIA

Siguiente

Te puede interesar