El oscuro secreto detrás de la creación de tu Smartphone

La fabricación de automóviles eléctricos, teléfonos celulares y otros dispositivos corre peligro a causa del alza de los precios del cobalto, el material principal de las baterías de litio.

El precio del mineral se ha elevado en los últimos 12 meses, al pasar de los 33 mil 200 dólares por tonelada a los 75 mil ante la creciente demanda de este metal, declaró el analista Artiom Deyev al medio ruso RT.

La industria de producción de automóviles eléctricos, teléfonos celulares y otros dispositivos donde se utiliza cobalto han provocado un déficit de cobalto, relató el experto.

La producción de un smartphone requiere de entre 5 a 10 gramos de cobalto, la de un ordenador portátil de cerca de 30 gramos, mientras que la batería de un vehículo eléctrico necesita de cinco a 20 kilogramos de este metal.

Las empresas fabricantes de automóviles afrontan cada vez más problemas a la hora de firmar contratos de suministros de cobalto, al no poder llegar a un acuerdo para fijar precios, destaca la agencia Sputnik.

De acuerdo con los datos de la agencia de estadística Statista, las reservas mundiales de cobalto en 2016 eran de más de seis millones de toneladas. La República Democrática del Congo tenía unas reservas de 3.4 millones de toneladas, las mayores del mundo, seguida de Australia con un millón de toneladas, Cuba con 500 mil toneladas, Filipinas con 290 mil, así como Rusia con 250 mil toneladas.

El problema en cuanto al crecimiento actual de los precios del cobalto está vinculado al hecho de que la República Democrática del Congo es uno de los más pobres y corruptos del mundo. Además, allí el metal se extrae mediante la explotación infantil.

El precio del cobalto seguirá creciendo a medida que aumente la producción de automóviles eléctricos y dispositivos electrónicos, no obstante, es posible que aparezcan análogos a estas baterías hechas con níquel.