Regional

HGR No. 1 del IMSS en Orizaba dio alta a paciente de 77 años que supero el COVID-19

Después de estar internada siete días por COVID-19, en el Hospital General Regional (HGR) No. 1, en Orizaba, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Ana María Santos Ramírez, de 77 años de edad, fue dada de alta al superar la enfermedad.

Al salir del nosocomio, fue recibida por dos de sus tres hijos, a quienes les dijo victoriosa: “lo logré”. Alma Ruth, una de ellas, dijo sentirse muy feliz por llevarla a casa y aseguró que su madre es una sobreviviente.

La subdirectora del turno vespertino del HGR No. 1, Luz Amanda Diego García, detalló que Ana María es diabética, y su esposo lamentablemente falleció de un infarto derivado de la sintomatología de COVID-19, 11 días antes de que ella abandonara el hospital.

La paciente ingresó al servicio de urgencias con taquicardia, dolor en el pecho, náuseas, diarrea y con saturación de oxígeno al 87 por ciento.

“Una tomografía arrojó resultados sugestivos de COVID-19, por lo que se le aplicó una prueba que confirmó la enfermedad, y se determinó el ingreso al quinto piso del HGR, en donde se suministró tratamiento con base en antibióticos.

“Se le mantuvo en vigilancia, y aunque hubo momento de deterioro, hoy, gracias a su favorable evolución y a la mejoría en la saturación de oxígeno, se procedió a su alta hospitalaria”, detalló la subdirectora del HGR No. 1.

Alma Ruth es payasita semiprofesional, por lo que le ofreció a su madre una colorida recepción, caracterizada en su personaje “Bandita”; agradeció al personal del IMSS por la atención y los cuidados.

Aseguró que la COVID-19 “no es cosa de risa, es real; y aplicando las medidas preventivas, los pacientes y sus familiares pueden volver a sonreír”, por lo que llamó a la población a atender las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Al salir del hospital y ver nuevamente a sus hijos, Ana María compartió el momento con otro de sus hijos a través de una videollamada, ya que vive fuera de la ciudad.

Omar González, hijo de Ana María, agradeció el apoyo del personal del IMSS por contribuir a que su madre superara la enfermedad y regrese a casa; reconoció que hay mucha ignorancia sobre la enfermedad y la gente no se cuida; recordó a su padre, quien era médico de profesión, y caso como el de él, que “pierden la batalla ante el COVID, salvando vidas, desafortunadamente, a diferencia de mi mamá, no lo logró”, dijo.

Capacitan en políticas públicas con perspectiva de género

ANTERIOR

Ayuntamiento de Fortín continúa invirtiendo en obras para comunidades, inicia pavimentación en Monte Blanco

SIGUIENTE

Te puede interesar

Más en Regional