Anecdotario mexicanoPrincipal

A propósito de la subasta de arte prehispánico en Paris

La lucha contra el saqueo arqueológico es una tarea larga y difícil, que necesita tiempo porque se tiene que comprobar de donde provienen las piezas, e identificar todos los circuitos por donde pasaron las piezas hasta su venta.

Hace unos días tuvo lugar en Paris la subasta de alrededor de 120 piezas arqueológicas prehispánicas, saqueadas en su mayoría en México y, en algunos casos, en Veracruz. Esto dio pié a discusiones violentas, acusaciones de saqueo y demandas de restitución inmediata tanto en la prensa nacional mexicana como en las redes sociales. El saqueo arqueológico alcanzó efectivamente niveles tremendos entre los años 1920 y 1970 y constituye un verdadero peligro para el patrimonio nacional.

Además, el tráfico ilícito se inserta en otras actividades criminales tales como el tráfico de drogas o de armas. Muchas piezas, auténticas o falsificaciones, alcanzan precios muy elevados, lo que puede servir como lavado de dinero. Para clarificar esta polémica y las circunstancias, vale la pena subrayar algunos aspectos.

Para empezar, es necesario recordar que, en comparación con otros países (Siria o Afganistán), México no es actualmente víctima de un trafico ilícito verdaderamente importante.  Se ubica en la media internacional, al igual que Francia, donde también se roban tesoros de iglesias, pinturas y otros objetos patrimoniales. Eso se debe primero a que el nivel educativo en México favorece el orgullo de la poblacion por su pasado y a la existencia de una elaborada política de protección del patrimonio nacional. Para asegurarse que esas piezas provienen efectivamente de un saqueo, se necesita primero verificar la fecha de adquisición de las piezas y consecutivamente su autenticidad. En su mayoría, los coleccionistas las compraron (o afirman que lo hicieron) en galerías parisinas antes de la firma de las convenciones internacionales prohibiendo el saqueo y el tráfico ilícito (1970).

Cabe subrayar además la presencia en la subasta de posibles falsificaciones (unos 20% según la propia galería). Investigando un poco más, resultó fácil establecer que esta cifra representa un mínimo, ya que los coleccionistas compraron muchas piezas en una galería parisina de arte prehispánico famosa por la cantidad de falsificaciones que proponía a la venta.

En cuanto a las posibles piezas efectivamente saqueadas, se necesita establecer su procedencia. El fragmento de una estela de Piedras Negras que figuraba en la subasta era fácil y rápidamente identificable, con la ayuda de las numerosas fotos existentes. ¿Pero de donde viene una vasija maya? ¿De México? ¿De Guatemala? ¿De Honduras? Comprobar su origen necesita largas investigaciones, hasta análisis científicas y técnicas. En el lapso de tiempo disponible entre el anuncio de la subasta y la venta, nadie tenía la posibilidad de proceder a tales análisis. Para ganar el tiempo necesario para hacer las investigaciones necesarias, la Embajada de México en Francia y el Instituto Nacional de Antropología e Historia trataron de impedir la subasta.

Cuando, milagrosamente, se logra impedir una subasta, empiezan los tramites legales de restitución. Tratándose de objetos robados o saqueados, no se dispone de datos de procedencia y abundan las falsas atestaciones de autenticidad o de adquisición anterior a la convención de la Unesco. Hay que determinar primero a cual país se debe regresar las piezas. Los que las compraron están indudablemente implicados en el trafico ilícito, pero no son los que las saquearon, las exportaron o las vendieron. Todo eso implica entonces una larga investigación, en la que toman parte la policía mexicana y francesa, Interpol y nuevamente las aduanas. Eso significa largos procesos legales en los cuales interfieren tanto el propietario y la casa de subasta como las aduanas, las instituciones internacionales, el personal diplomático y las instituciones nacionales y dificulta los tramites legales de restitución. Sólo para dar una idea de la complejidad del problema, cuando hace dos años se devolvió a México el bajo relieve olmeca de Xoc, los tramites de restitución tardaron casi un año.

Jennifer López y Shakira estarán juntas en el ‘Super Bowl’

ANTERIOR

Lleva DIF clase básica de Lengua de Señas Mexicana (LSM)

SIGUIENTE

Te puede interesar