Sentido Común

TIEMPOS DIFÍCILES

Con gran sorpresa nos enteramos del cierre de las tiendas departamentales más importantes del país como son Liverpool, Sears, Suburbia y El Palacio de Hierro, y al día siguiente la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum ordenó el cierre obligatorio de más de 300 centros comerciales que representan el 90 por ciento de los establecimientos que operan en la capital.

Esta medida que se tomó para evitar mayores contagios entre la población ha puesto en riesgo la supervivencia de las pymes y las mipymes que han sido los negocios más golpeados por la pandemia del Covid-19.

En el caso de las grandes cadenas comerciales han tomado la decisión de seguir operando mediante un sistema de ventas en línea, para continuar en contacto con sus clientes y poder cumplir con los sueldos de sus empleados.

De manera que las pequeñas empresas tendrán que implementar un plan emergente para sobrevivir y al finalizar la contingencia poder replantear un nuevo modelo que les permita resurgir y reponerse de las enormes pérdidas que seguramente tendrán.

Los especialistas recomiendan tener una plataforma de contabilidad y administración con un respaldo que permita estar actualizados, porque se van a enfrentar a graves problemas tanto administrativos como comerciales, por lo que deben buscar la manera de garantizar el suministro alternativo de bienes e insumos que les permitan seguir produciendo, aun cuando su proveedor habitual tuviera que cerrar o dejar de producir.

Ante la imposibilidad de no poder atender cara a cara a los clientes, se tiene que replantear la manera de vender y tener acercamiento con ellos a través del comercio electrónico y virtual, sin descuidar la facturación y el seguimiento de la cartera de clientes.

Incluso las operaciones bancarias tendrán que realizarse de otra manera, toda vez que los bancos están enviando comunicados a sus clientes para realizar las operaciones a través de la banca en línea y los cajeros automáticos, evitando en lo posible acudir a las sucursales bancarias.

Se debe implementar una buena estrategia de comunicación, para evitar confusiones entre empleados y clientes, tendiendo un puente que permita que los clientes no se sientan abandonados por su proveedor.

Hoy más que nunca es importante buscar a los consultores contables y financieros, para tomar las mejores decisiones administrativas y fiscales, para no incurrir en violaciones legales que pudieran hacer caer a la empresa en un delito.

Las pequeñas y medianas empresas generan el 52% del PIB, pero ante la crisis más de la mitad tendrán problemas para pagar a sus empleados y aun cuando se vean obligados a despedir a su personal, no lo podrán hacer por disposiciones del gobierno, de manera que tendrán que seguir manteniendo una plantilla laborar sin dinero para pagarles.

Son tiempos difíciles y ojalá el gobierno federal recapacite, implementando un plan de rescate para las pequeñas y medianas empresas, condonando impuestos y postergando en lo posible las obligaciones fiscales, que tienen al borde del abismo y de la paralización a todos los sectores.

La caída en la imagen pública de Cuitláhuac García

ANTERIOR

Escenario 1, escenario 2

SIGUIENTE

Te puede interesar