Pensándolo Bien

La irresponsabilidad y la ignorancia, un dúo peligroso.

¿Quién hace entender a los xiqueños?, ¿quién puede controlar la efervescencia popular por sus fiestas para evitar que se realicen actividades masivas que promueven el contagio?

Ya no es una cosa de fervor religioso, ni tampoco de folklor del pueblo, es un asunto de seguridad y salubridad pública que debe ser atendido.

Imagínese al vendedor de galletas de Xico que pasa por su casa todos los días, ¿le seguirá comprando en estos días?

Él no tiene la culpa de los necios que andan con cencerros por la calle, pero lo sucedido la noche del sábado estigmatizará a todo un pueblo, hará que en las ciudades vecinas se sienta desconfianza, no sabemos quiénes salieron y quienes no, no sabemos si se contagiaron o no, lo que sí deja es una sensación de molestia por no querer ver lo que sucede en todo el mundo, hay un virus que invade el planeta y no hay manera de combatirlo, solo de evitarlo.

La autoridad estatal y federal deberán tomar cartas en el asunto, de la mano del clero al ser festividades paganas amparadas en fechas religiosas. La autoridad municipal no existe, no ha existido desde que llegó la doctora Gloria Galván, así que tendrán que aplicar algo de rigor a otro nivel, para que no se repitan dichas escenas en el pueblo mágico, y no terminen más paisanos en los hospitales de Xalapa, porque hasta eso, no hay infraestructura de salud en el municipio que pueda atender los casos, así que tendrán que ir a la capital para buscar salvación.

Se dice que ell próximo 20 de julio se realizará un paseo de la Santa María Magdalena en un vehículo por las calles de la ciudad, ¿se imagina?, la feligresía no se quedará quieta, y si algo se observó en diversos videos tomados en las calles del centro histórico de la cabecera municipal fue a la gente sin cubrebocas, sin sana distancia, así que deberán recapacitar los organizadores de estos eventos el daño que pueden provocar al poner a los pobladores de la región en riesgo, pues entre semana se sale a trabajar a la zona metropolitana de Xalapa, y eso incluye a varios municipios.

¿Qué si hemos disfrutado las festividades de ese hermoso pueblo?, por supuesto, pero eso ya quedará para el próximo año, por lo menos.*

Esa ley promovida por Peña Nieto que obligó al gobierno a tener en equidad a hombres y mujeres en sus estructuras, incluso en los puestos de elección popular, a generado que existan más espacios que oferta calificada para ocupar esos puestos, pues lo que poco dice esa ley es la formación profesional y experiencia suficiente para desempeñar los cargos.

Lo mismo sucedía con los hombres puestos en puestos que les venían grande, se llenaban de poder y terminaban haciendo acciones poco transparentes que favorecían a grupos políticos, a ellos mismos y sus carreras políticas, o incluso a su bolsillo; eso que dice el presidente de la república que hoy ya no existe llamado corrupción.

Pues algo parecido sigue sucediendo, sólo que ahora tienen como protagonistas a mujeres, es decir, no cambió nada la mala praxis por el hecho de ser de distinto sexo los personajes.

La cosa es que resulta que pretenden regresar al Cereso de Pacho Viejo al exdiputado originario de Chicontepec, señalado de haber secuestrado a la ahora exsecretaria del trabajo del gobierno cuitlahuista, y a su esposo, siendo que el señalado se encuentra en arraigo por cuestiones de salud.

Genera suspicacia el saber la relación tan cercana de la Presidenta del Tribunal Superior de Justicia con la agraviada, siendo que el hijo de la primera es parte de la estructura organizativa de la Secretaría del Trabajo, a alto nivel.

Las amistades y compadrazgo siguen mandando en el modelo de la cuatrote que hoy gobierna, se sigue llevando a los cercanos a puestos de decisión sin cumplir requisitos para solventar las responsabilidades encargadas, sin conocer acerca del desempeño requerido, y da como consecuencia estos escenarios, de tener la posibilidad de pensar que algo apesta en la justicia veracruzana.

Así las cosas de la justicia en Veracruz, mientras los abogados reclaman que el Tribunal se pronuncie por otorgar soluciones para atender el rezago que se ha generado ahora por el confinamiento al que se ha tenido que enviar al personal para garantizar su salud.

Si las cosas siguen como hasta ahora, no será sino hasta septiembre u octubre que tal vez, sólo tal vez, se puedan retomar las actividades con cierta regularidad, mientras, los procesos siguen parados, sólo atienden los jueces de guardia. Es urgente que el Consejo de la Judicatura se pronuncie en como resolverlo.

¿Ya vio que los casos de contagio por Covid-19 crecen como la espuma en nuestras ciudades? No sé salga por favor, ya hay muchos en la calle como si nada.

COVID 19… no le atina López Gatell…nada le cuadra

ANTERIOR

Menor de edad se suicida en Amatlán esta madrugada

SIGUIENTE

Te puede interesar