Convencer o transformar

Ahora que la Ley de Ingresos de la Federación está aprobada, queda el Presupuesto de Egresos 2019 a la vista con aumentos a unas y recortes en varias dependencias, organismos autónomos y sus programas que verán disminuidos operación cuando inicia la denominada cuarta transformación.

Sobresaltos causaron propuestas de bajar gastos a universidades públicas de la talla de la UNAM, Politécnico Nacional y la Autónoma Metropolitana; sus rectores están que no los calienta el sol invernal y aunque razones no les faltan evidentemente implica una sacudida al interior de sus múltiples funciones en aras de una racionalidad mayor.

Pues en los centros de educación superior (de Baja California a Yucatán) se reflejan muchas inercias de una sociedad tan intensamente heterogénea como la mexicana, pues ya se sabe que allí conviven excelencia y compromiso con el ahí se va de muchos de sus integrantes.

Cualquier decisión de relevancia entra al tamiz de un gigantismo que va diluyendo muchas expectativas de cambio y crecimiento en los órdenes académico, científico y tecnológico en respaldo a la sociedad en la que se vive y a la cultura universal.

Tampoco hay que espantarse demasiado: es parte de las políticas emprendidas ya por la nueva administración que preside Andrés Manuel López Obrador, muchas de las cuales causan tremendo escozor en diversos sectores de la sociedad.

Vaya usted a saber cuanta información ha recibido el tabasqueño desde hace décadas y sin ir tan lejos la que fueron analizado del gobierno de su antecesor Enrique Peña Nieto, a quien de entrada le ha caído aguacero con eso del nuevo aeropuerto, el finiquito de la importante reforma educativa y parte de la energética, más las que vengan esta semana.

El plan de austeridad de López Obrador habrá de verse reflejado, eso sí, en planes claros de gobierno en atención de los sectores marginados y discriminados del México de hoy, en infraestructura, empleo, atención a jóvenes y todo lo que signifique, al fin desarrollo.

Incluso con los poderes legislativo y judicial puede como gobierno encontrar complementariedad más que divisiones y enfrentamientos en pos de los elementos claves que afronta el país en materias tan fundamentales como son seguridad y justicia.

Abatir impunidad y corrupción implica en efecto medidas radicales de arriba hacia abajo y viceversa con participación gradual de todos los sectores y si no es mucho solicitar, estado de derecho y democracia, esos los desafíos incluso más allá de la cuarta, así que convencer o transformar o convencer y transformar.

Atraques

1: Además de los cuatro megaproyectos de infresstructura anunciados: Refinería, Tren Maya, Santa Lucía, Corredor Istmo, se esperan anuncios relevantes en este ámbito, sobre todo cuando de caminos se trata sólo 33 por ciento cuentan con pavimento de asfalto o concreto, así que trabajo hay y de sobra.

  1. De puertos, pesca y barcos de cabotaje, nada se sabe, México tiene sus costas semivacías.
  2. Las fuerzas armadas de plano no retornan a sus cuarteles. Hay 35 mil elementos de policía federal, de los cuales 12 mil están en tareas administrativas; con 25 mil restantes no se cubre ni Chiapas.
error: www.sucesosdeveracruz.com.mx