Línea Caliente

El “Bola 8” bajo sospecha; UIF, investiga desvíos por 4 mil 800 millones

La Secretaría de Marina destapa la cloaca que involucra a funcionarios del gobierno de Cuitláhuac García, colocando a Eric Cisneros “bajo sospecha”.

En paralelo, la Unidad de Inteligencia Financiera, cuenta con evidencias sobre evasión de impuestos y corrupción en tres importantes plazas: Tuxpan, Progreso y Mexicali.

En el caso de Tuxpan, se revela la cuota para el paso libre de drogas, armas y todo tipo de contrabando procedente de China, misma que hasta hace unas semanas oscilaba entre los 200 y 300 millones de pesos.

La introducción extra-aduanas se venía sucediendo mes con mes en promedio y de ello no solo estaban enteradas autoridades federales y estatales, sino que eran parte del negocio.

En Veracruz el principal sospechoso se ubicó en Cisneros, quien se ha negado a emitir comentario alguno.

Sin embargo, tras la renuncia de Ahued y una vez encendido los focos rojos de los negocios de la 4T con el crimen organizado, la Marina Armada de México, bajo la responsabilidad del almirante Rafael Ojeda, siguió las pesquisas sobre presunta evasión fiscal.

En una primera instancia encontraron, precisamente en Tuxpan, el repetido ingreso de buques cargados de combustible que no pasaban por el recinto fiscalizador y de ese modo se evadían entre 200 y 300 millones de pesos.

Así, lo que comenzó como un asunto del mundo criminal se convirtió en un problema político para la 4T, al detectar la Semar que participaban en la maniobra empresarios locales que tenían contacto frecuente con el Secretario de Gobierno, Eric Cisneros, de acuerdo al sustento publicado por el portal “Política Online.

La revelación de la Semar pegó en el corazón de la 4T, y aunque de dientes para fuera AMLO diga que Cuitláhuac es “honesto” y que está “bendito”, se observa que la corrupción está dañando el proceso electoral intermedio del año próximo por lo que se prevén cambios inmediatos en la estructura del gobierno estatal.

Por lo pronto, la investigación ya está en curso y participan en la misma el SAT, la UIF a cargo de Santiago Nieto y la Fiscalía General de la República.

La Marina tiene a su cargo el seguimiento del combustible que no pagó impuestos y quienes fueron beneficiarios directos, mientras el SAT con apoyo de la Unidad de Inteligencia Financiera, procedieron al bloqueo de cuentas bancarias, en tanto FGR integra  carpetas adicionales sobre la introducción de millones de armas ilegales, el paso del contrabando procedente de China y el trasiego de drogas por los 49 puestos aduanales y las ocho Administraciones Centrales, aunque en la mira solo están tres.

Está comprobado que por nuestras fronteras pasan cientos de miles de armas, toda la droga y estupefacientes para los 51 estados de la unión americana y una parte de Europa, así como dos millones de cabezas de ganado ilegal procedente de Guatemala.

Se registran asimismo contrabando cigarros y alcohol sin los estándares adecuados y se da  entrada a productos con etiquetado falso que es el otro negocio de los Cárteles, petróleo robado incluido, que sale en barcos de las mismas plataformas petroleras.

Según la OCDE, el control comercial lo detenta el “Cartel Jalisco Nueva Generación”. Los puertos de Manzanilla-México, Veracruz, Lázaro Cárdenas y el de Coatzacoalcos, están en sus manos y son piezas clave para la introducción de los precursores químicos como metanfetaminas, heroína y fentanillo procedentes de China.

Es en 102 puertos y 15 terminales donde están distribuidos los puestos aduanales, los mismos donde se registra presencia delincuencial al igual que en los 58 puertos y terminales del Pacífico y 59 del Golfo de México. Al año se mueven el equivalente a 450 mil millones de dólares por exportaciones y 464 mil millones de dólares por importaciones.

El caso Eric Cisneros.

Habrá que recordar que el llamado “Bola 8”, es el más importante recomendado a Cuitláhuac García por Roció Nahle, hoy también bajo sospecha por la entrega de contratos a su compadre Arturo Quintanilla Hayek, por 5 mil millones de pesos.

Cisneros, además de ser el principal operador político de Cuitláhuac García con quien comparte todo, fue el encargado de reunir los recursos para su campaña en el 2018 y ya gobierno, se erigió como el Alter Ego de un mandatario con limitadas capacidades para la negociación, el acuerdo y las decisiones políticas.

De ahí las manos libres para el manejo del gabinete, empujar hasta la ruptura las relaciones con la prensa y la imposición de un harem que el robusto político ha venido creando a lo largo de 18 meses.

Sus recomendadas son damas, algunas de muy buen ver, quienes bajo su capelo y con la condición de la sumisión incondicional, han asumido jugosas posiciones de gobierno.

Entre ellas se encuentran Doralis Martínez Cuervo, Verónica Hernández, Sofía Martínez, Delia González Cobos, Naldy Rodríguez y Rebeca Quintanar.

El paso de Cisneros por Veracruz –él dice que es de Otatitlán- ha sido breve, pero en esa brevedad, la posición le ha dejado pingües ganancias.

Antes, como Tesorero Municipal del ayuntamiento de Mulegé, en Baja California, recibió diversas observaciones de ORFIS, por su desempeño y transacciones.

Sin embargo, la plaza de Veracruz sería  su edén.

A finales de octubre del año anterior, el diputado de Medellín, moreno por cierto, Magdaleno Rosales lo acusó de desviar recursos públicos para comprar negocios, casas y terrenos en Baja California y da detalles.

La denuncia del legislador en la Fiscalía Anticorrupción duerme el sueño de los justos.

Para el olvido también quedó la denuncia de presidentes municipales quienes acusaron el Secretario de Gobierno por obligarlos a firmar recibos por el 100% de los recursos, pero solo les dio el 50%, acto calificado de “corrupción”.

Ello al igual que la exigencia financiera a la Editora del Gobierno para la impresión de su libro de presunta autoría, “Veracruz en la conformación del Estado Mexicano”.

A ello se suman negocios con las actas de nacimiento, la transacción frustrada para la construcción de un relleno sanitario en Chinameca, al sur del estado, en complicidad con la familia Quintanilla Hayek, la misma de los negocios con Nahle, así como las plazas laborales del aparato de gobierno y de su oficina que son rasuradas por su administrativo.

Otros actos oscuros se quedan en el tintero contra este servidor público que bien aprendió a servirse.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo

Llama Diputado Nahúm a alcaldes a no lucrar ante la pandemia

ANTERIOR

MEJOR PARA TOSTAO

SIGUIENTE

Te puede interesar