Hora Libre

Tres fantasmas recorren Veracruz: Covid-19, dengue y delincuencia

Como si no fuera suficiente con la enorme desgracia que ha significado para los veracruzanos la ola de crímenes que siegan la vida de decenas de paisanos, aunque haya días en que para el gobernador Cuitláhuac García no suene la alarma de los homicidios dolosos, el avance de las epidemias está fortaleciéndose cuando ya deberían estar bajo control o a punto de, como dicen los epidemiólogos, “aplanar la curva”.

En cuanto a los homicidios, más convendría que el mandatario no anunciara que tal o cual día transcurrió sin que las autoridades registraran un homicidio doloso, una especie de recordatorio a las bandas criminales que, al día siguiente, siembran de cuerpos las zonas urbanas o recónditos parajes rurales.

Acaba de ocurrir el sábado, luego que el día previo Cuitláhuac García se adornó con su clásico de “24 horas sin homicidios”, una banda criminal acudió a una fiesta privada, que se transmitía por Facebook, a asesinar al director del periódico El Sol de Tierra Blanca, Francisco Navarrete Serna, y de paso acabó con la vida de otras cinco personas.

Al empresario mediático, luego de que por errores en la carpeta de investigación logró salir de la cárcel acusado de la desaparición de 5 jóvenes en ese municipio, se le identificaba entre los preferidos del gobierno estatal de Morena. Tanto la diputada local Margarita Corro como el mismísimo gobernador veracruzano le alegraban con sus respectivas compañías, como si nadie pudiera informarles que, tanto en voz baja como a grito pelado, se le identificaba como jefe de plaza del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

En los primeros cuatro meses de este año se lleva registro de 678 homicidios, 413 de ellos dolosos; 56 secuestros y 7 mil 206 robos, 3 mil 046 de ellos con violencia. Esas son los datos oficiales, las carpetas de investigación abiertas y reportadas, mes con mes, por la Fiscalía General al Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Si eso es un riesgo inminente, lo de la pandemia del Covid-19 se vuelve cada vez más riesgoso para más veracruzanos. Hasta el sábado se reportaban 3 mil 627 casos positivos de Covid-19 acumulados y 527 fallecimientos por esa misma causa en 82 municipios.

Los altos grados de letalidad, sin embargo, nos hacen pensar que pese a que muchos fallecimientos fueron por síntomas presentes en el Covid-19, lo que haría más grande la lista de víctimas fatales, con esos datos oficiales ya podemos imaginar que hay cientos de casos que no son reportados por la Secretaría de Salud estatal.

Y me explico. El pasado 29 de mayo se hacía escándalo nacional la noticia de que México encabezaba la tasa de letalidad por Covid-19 en América Latina, con el 11.11 por ciento, al reportar ese día 81 mil 400 casos y 9 mil 44 muertos. El propio presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no estaba de acuerdo con esos datos (ya sabe: él siempre tiene otros distintos).

Pues bien, en casi todos los municipios rebasamos esa tasa de letalidad y sólo Veracruz Puerto, con 1,337 casos positivos y 149 fallecidos el sábado 30, acusaba una tasa apenas arriba de la nacional: 11.14%. Sin embargo, Coatzacoalcos (con 437 casos de contagio y 81 fallecimientos) marcaba una tasa de 18.53% y Martínez de la Torre, de 21.73%. Hay otros que mejor ni hablamos de ellos porque rebasan el 60 por ciento, seguramente porque sus casos positivos no son identificados mientras que las muertes, sí.

¿Y el dengue, qué pitos toca?

Y mientras eso ocurre con el virus de moda, en otra vertiente el dengue, sigilosamente, sigue haciendo de las suyas con los veracruzanos. De los 3 mil 248 casos de dengue confirmados a nivel nacional, Veracruz seguido de Jalisco (el año pasado fue al revés) son las entidades más afectadas, de acuerdo con cifras de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud federal.

En el ámbito nacional, del total de casos acumulados, mil 809 corresponden a dengue no grave y mil 439 a los tipos dengue con signos de alarma y grave. Además, la autoridad también reportó 25 mil 715 probables casos de la enfermedad, de acuerdo con información hasta la semana epidemiológica 21.

Y vea usted con detenimiento: las entidades con mayor número de casos confirmados han sido Veracruz ¡con 793!, casi una cuarta parte de las registradas en el país, seguido de Jalisco con 390, Tabasco con 380 y Guerrero con 241.

También se han confirmado 11 fallecimientos que corresponden a los estados de Tabasco, Colima, Oaxaca, Nayarit, Veracruz y Yucatán. Además, 69 se encuentran en estudio y 12 han sido descartados.

Así que si está pensando que este lunes que concluye el plazo del decreto que dio pie a la Jornada Nacional de Sana Distancia, ya puede salir y hacer sus actividades cotidianas como si el Covid-19 hubiera sido dominado por el dúo de los poderosos López, si cree que puede estar seguro que las autoridades sanitarias de Veracruz encabezadas por el pediatra Roberto Ramos Alor han hecho lo suficiente para evitar el peligro del dengue; es más, si cree en las cifras oficiales de Veracruz en que de 2019 a 2020 se han reducido los delitos de alto impacto y quiere hacerle casi un homenaje de agradecimiento al titular de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, yo le sugeriría que lo meditara mil veces, no importa si es acérrimo seguidor de Morena.

Turismo, de vacaciones: la secretaria Arbesú dormita en la hamaca

Quienes en esta pandemia parecen tirados en la hamaca, abanicándose y comiendo frituras y botanas, son los funcionarios de la Secretaría de Turismo de la entidad, comenzando por su titular Xóchitl Arbesú Lago. ¿La recuerdan? Hace mucho que no aparece ni en la tele, bailando son jarocho, dibujando en su rostro una permanente sonrisa como de bailarina de ballet folklórico.

¿Estará aprovechando las obligadas vacaciones para generar las políticas de promoción de la entidad para cuando acabe la temporada de máximo peligro? ¿O estará acompañando a su madrina política, la próxima multimillonaria Rocío Nahle, en la definición de las principales líneas de su promoción política con vistas a la elección de gobernador de 2024?

La cuestión es que los empresarios turísticos de Veracruz han debido enfrentar unidos, pero sin acompañamiento oficial, la crisis generada por la pandemia del Covid-19, ya que el gobierno no apoya ni tampoco se puede estar esperanzado a que esto suceda en algún momento.

Según el empresario xiqueño, Hilder Lara, la Secretaría de Turismo estatal no trabaja, está ausente, no existe ni hace su función y, por ello, el empresariado ni le toma en cuenta. Al promotor turístico xiqueño ni siquiera le preocupa que el gobierno haya encauzado los ingresos por el impuesto al hospedaje supuestamente al combate de la pandemia, porque nunca han contado con ese apoyo económico.

Otro que sigue sin rumbo en materia de turismo es el ayuntamiento de Xalapa. Héctor Díaz, director de comercialización de Sendero Travel, es duro en sus consideraciones respecto a las autoridades capitalinas: “El presidente [municipal, Hipólito Rodríguez] es un catedrático que solo espera su quincena y la tiene asegurada, no le interesa la economía”.

Y acusa que, desde hace tiempo, Xalapa carece de una campaña de promoción turística inteligente y efectiva que cautive al visitante, pues experiencias sí hay. Y añade: aun cuando otros destinos turísticos del país comenzaron a hacer presencia en medios de comunicación tiempo antes de que se levanten las restricciones de la pandemia de Covid-19, de Xalapa no se hace nada.

Por eso han debido unirse empresarios y operadoras para realizar este trabajo en forma inteligente, sin contar con los millones de pesos de que disponen estado y municipios.

Pese a que la región Cultura y Aventura, que comprende Xalapa y municipios vecinos, tiene muchos atractivos para los visitantes, no hay una promoción adecuada y lo que se haga será a “tapaderazos”.

Y es cuando uno piensa: y si lo que se gasta el gobierno estatal en el aparato burocrático de la Secturc se trasladara a los operadores para hacer campañas eficientes, ¿no tendría mejor efectos que los que no se logran porque no hay interés alguno por un sector que es económicamente tan rentable y es de inmediato impacto en la población de nuestros municipios?

El empresario señala que el tema del turismo en la capital está abandonado, lo que trae como consecuencia de que si la gente no sabe de Xalapa, no la pide, no quiere venir y los prestadores de servicios se tienen que colgar de los alrededores y de los pueblos mágicos, para enganchar a esta ciudad.

            “Si tuviéramos campaña paralela para dar a conocer Xalapa como tal, sería diferente, hay muchas cosas a detonar como atractivo”. Y menciona el Museo de Antropología de Xalapa, olvidado desde hace tiempo, pese a que muchos turistas extranjeros lo visitan al año; el ambiente nocturno del centro histórico, iluminando parques, edificios, iglesias, monumentos, pintando las banquetas y embelleciendo fachadas y callejones, lo que sería propicio para realizar recorridos nocturnos.

Hoy, señala, el centro de Xalapa por las noches es una cueva de lobos, sin iluminación, triste, donde solo hay dos o tres focos prendidos.

Frases sin disfraces

“Un pueblo debe aprender a protestar”. Elena Poniatowska

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com

EL CORTO PLAZO

ANTERIOR

Cuarta Fase: ¿Etapa luctuosa?

SIGUIENTE

Te puede interesar

Más en Hora Libre