Hora Libre

Nahle, Bartlett, Cuitláhuac y los infortunios para Veracruz

La noticia cayó como balde de agua fría. La cancelación de una inversión por mil 200 millones de pesos que la empresa Iberdrola tenía encaminada en el puerto de Tuxpan para la construcción de una central eléctrica, borraba de súbito la posibilidad de crear unos 2 mil empleos.

Y es que, hasta mayo pasado, Veracruz había perdido más de 22 mil empleos a raíz de la contingencia por Covid-19, según el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Alberto Aja Cantero, mientras que a nivel nacional el número de afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tuvo una baja de un millón de empleos formales.

La historia casi todos la conocemos. El alcalde panista Juan Antonio Aguilar Mancha, en declaraciones al diario Reforma, lamentó la cancelación del proyecto de una central de ciclo combinado de mil 204 megawatts.

En ese despacho informativo se daba cuenta de una reunión sostenida por el alcalde con representantes de la empresa española, donde la habrían dado a conocer su decisión, motivada por los desacuerdos con la CFE, a partir de la nueva política gubernamental en materia energética.

El impacto de la noticia tuvo efectos inmediatos. La secretaria de Energía, Rocío Nahle, según las declaraciones del gobernador Cuitláhuac García Jiménez (quien actuó como vocero de la poderosa cuatrotera), le informó que no se preocupara, que el proyecto iba, nada más que en otras manos, las del honestísimo director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz.

Por ello, el gobernador de Veracruz aseveró que la planta de generación eléctrica en el municipio de Tuxpan sí será construida, aunque el proyecto será licitado por la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En un tuit, el miércoles 24, a las 10:38 horas, el gobernador quiso atajar el golpe dado por el alcalde panista de Tuxpan a nivel nacional:

“Desde acá por Tempoal me comuniqué con nuestra amiga Rocío Nahle, secretaria de Energía, y me ha confirmado que el proyecto para Tuxpan se mantiene, pero que es de la CFE y la empresa del estado licitará su construcción donde empresas veracruzanas tendrán la oportunidad de trabajar”.

A pesar de este embrollo en que está metida hasta la médula la zacatecana que quiere gobernar Veracruz, en un siniestro teje y maneje con Manuel Bartlett, que pone en entredicho no solo la inversión multimillonaria de Iberdrola, sino que ya ha provocado una frase riesgosa del Embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, en su cuenta de Twitter: “los inversionistas buscan la certidumbre, y (…) no hay nada peor que cambiar las reglas del juego”.

Todo parece indicar que lo que Nahle y Bartlett buscan es echar abajo la inversión de la compañía española; por eso se han puesto condiciones desventajosas por parte de la CFE para el suministro de gas natural, a través del gasoducto marino Sur de Texas-Tuxpan.

La construcción de la central de ciclo combinado daría inicio en julio y formaba parte de un plan de inversión por 5 mil millones de dólares en México, que incluía además una central de cogeneración en San Juan del Río, Querétaro, y un parque fotovoltaico en Puebla.

No se me adelanten, corrigió López Obrador

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que aún no es oficial que la empresa española Iberdrola haya cancelado un proyecto energético en Tuxpan, Veracruz como se dio a conocer por parte del alcalde de Tuxpan, y que fue corroborado por el gobernador Cuitláhuac García con información de la titular de la Sener, Rocío Nahle.

Este jueves, en su conferencia mañanera, López Obrador dijo que los directivos de Iberdrola le enviaron una carta donde muestran la disposición de llegar acuerdos con el gobierno, y le quitó valor a la información que ha causado tanto ruido a nivel local, nacional e internacional.

“Todavía no hay ninguna información oficial, es una nota periodística, recibí una carta de los directivos de esta empresa informando que tienen, en efecto, alrededor de 26 plantas termoeléctricas en el país y que tienen la voluntad de seguir invirtiendo en México, y también la disposición de llegar acuerdos con el gobierno».

Nadie sabe la fecha en que fue enviada esa carta de la que habla AMLO, lo cierto es que ante la dimensión del problema (otro más que le endereza Bartlett, quien antes puso en riesgo el T-MEC al querer echar abajo el contrato del gasoducto), mencionó la misiva que turnó a la secretaria de Energía y al director de la Comisión Federal de Electricidad, y en la que no hay ninguna notificación de cancelación. “Me hubiesen dicho que ante las diferencias que tenemos, que son públicas, habían tomado la decisión de cancelación de una obra y no es eso lo que me expresan”.

Cabe recordar que luego de que se diera a conocer la cancelación, el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez informó que la licitación de la planta eléctrica estará a cargo de la CFE.

Las planas de Cuitláhuac que le ha enmendado el Presidente

Si para cuestiones domésticas, del estado que gobierna, Cuitláhuac García Jiménez tiene serias dificultades para fijar un mensaje certero y claro, en menesteres nacionales nomás no le atina.

Es posible que piense que su discurso lo lanza con megáfono en una plaza semivacía y sin reporteros ansiosos de publicar sus dichos, como ocurría en sus mítines de campaña.

Ahí podía decir lo que quisiera, lanzar al aire los ditirambos más fogosos y aseverar que un futuro feliz para los pobres estaba al alcance de la mano, con solo cruzar el símbolo de Morena en la papeleta electoral.

Pero estamos en tiempos de comunicaciones rápidas, de redes sociales, de una prensa atenta a lo que dice (si lo dice mal, mejor) y él es gobernador de uno de los estados más importantes del país, por lo que cualquier frase que pronuncie tendrá repercusiones en medios, líderes políticos y… la Presidencia de la República.

Junio ha estado plagado de oraciones confusas y enmiendas de plana. El presidente Andrés Manuel López Obrador le corrigió su intervención en la conferencia de prensa mañanera que encabezó en el cuartel militar en Emiliano Zapata, y ahora ha sido por lo dicho este miércoles en el norte de Veracruz.

El 15 de junio, en efecto, el Presidente vino a Veracruz, encabezó una reunión sobre Seguridad y transmitió su conferencia de prensa mañanera, para después trasladarse a Perote donde, por cierto, elogió el programa Sembrando Vida en un vivero improvisado un día antes con plántulas del Ejército Mexicano.

Antes de que AMLO recibiera baño por parte de los familiares de desaparecidos, a quienes no atendió “por la sana distancia”, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez había pronunciado, con repercusión nacional, duras palabras contra sus homólogos del PAN que habían decidido no hacer caso a las medidas federales frente a la pandemia y anunciado medidas propias para atacar el virus y programas para apoyar a la planta productiva en sus respectivas entidades.

A esas medidas, que no observaremos en Veracruz porque tenemos un gobernador plegado absolutamente a lo que ordena el Presidente, las consideró derivadas de “una intención golpista o separatista”, y convocó a unirse en una misma estrategia nacional para hacer frente a la pandemia.

“Sinceramente me parece hasta una intención de agruparse como golpista, perdón pero lo veo de esta manera; separatista, sería mejor la palabra, el hacer grupos para diferir de una estrategia que debe ser nacional. Frente a la pandemia no podemos separarnos, al contrario, tenemos que unirnos. Todos los estados tienen fortalezas, solos no vamos a poder, tenemos que unirnos en una estrategia nacional”, fueron las palabras dichas por el mandatario jarocho.

López Obrador atajó de inmediato esta declaración para que no pareciera como la asumida por su gobierno:

“Yo no diría que es un agrupamiento golpista, ni siquiera diría que es un movimiento separatista, porque no están planteando desprenderse de la República Mexicana, es un asunto político y estrictamente, llamando a las cosas por su nombre, diría politiquero”.

Aseguró que todos los mandatarios estatales tienen derecho a manifestarse y se tiene que garantizar el derecho a disentir. “Somos libres, prohibido prohibir, todos tenemos derecho a manifestarnos y se tiene que garantizar el derecho a disentir y no incomodarnos ni tener la piel así muy delgadita como para no resistir hasta insultos”.

La segunda que le enmienda el presidente López Obrador fue la que hizo este jueves en su mañanera, y que tocamos en la primera parte de estos comentarios, aunque no se refirió específicamente a Cuitláhuac.

Frases sin disfraces

“El malvado descansa algunas veces; el necio jamás”. José Ortega y Gasset.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com

Quedarse en casa

ANTERIOR

José María Melgar y Serrano, un coleccionista veracruzano

SIGUIENTE

Te puede interesar

Más en Hora Libre