Hora Libre

Cuitláhuac García y su curva de aprendizaje

0

Independientemente del largo texto leído ante sus seguidores el pasado sábado en el Teatro del Estado, donde muy pocas personas fuera de su séquito más cercano, además de diputados locales y federales y alcaldes de Morena, amén de reporteros que cubrieron la nota, acudieron para contrastar su percepción con los datos manejados oficialmente, lo interesante del primer año es qué tanto ha logrado el gobernador Cuitláhuac García Jiménez abatir la curva de aprendizaje que, como todos previmos, sería muy larga y difícil.

El principal punto que quiso resaltar el propio gobernador fue el de que en su primer año se abatió la corrupción. Muchos pensarán lo contrario, aducirán los evidentes y abominables casos de nepotismo, los súbitos saltos de poder adquisitivo de varios colaboradores, la opacidad a la hora de contratar obras y servicios públicos (como el caso de la renta de las patrullas) o el más reciente tema de la contratación de la SEV para la exclusividad en la venta de productos de la Pepsi, que representa moches millonarios.

No creo que el gobernador García Jiménez entre en la lógica, pero es deseable que vigile más a sus colaboradores, muchos de los cuales ya han adoptado una máxima de la triunfante Revolución Mexicana: “Tener poder para poder tener”.

A 12 días de que se cumpla un año de su toma de protesta, más que hablar de las acciones realizadas por el Gobierno de Veracruz, valdría la pena repasar los movimientos realizados en el tablero de ajedrez de la política veracruzana.

A todo mundo le queda claro que el discurso no es precisamente uno de los fuertes del exmaestro universitario; es titubeante, arrebatado, maneja mal los datos y, si se exaspera, es capaz de labrar una frase digna de la historia negra de su trayectoria política, y mire que ha dicho varias sin que en el fondo crea en ellas. Ello ha generado rencores, diatribas de sus opositores, sorpresa en sus adeptos, gritos de guerra entre sus fanáticos, burlas y campañas negativas en redes sociales.

A cada decisión necesaria para el estado, ha actuado con mucha cautela, y pareciera por ejemplo que nunca daría luz sobre los necesarios cambios en ciertas dependencias.

Ha logrado quitar los obstáculos

Cuando ya nos habíamos convencido de que no contaba con capacidad operativa, poco a poco hemos tenido que echar marcha atrás a lo largo del año pero, sobre todo, en los últimos meses, con la operación para la salida de su principal dolor de cabeza, Jorge Winckler, el exfiscal yunista, para poner en su lugar a una de sus piezas de confianza, Verónica Hernández Giadáns.

También dio manotazo en el Congreso local, al colocar en la Presidencia de la Mesa Directiva al diputado Rubén Ríos Uribe, un hombre cercano al gobernante, disciplinado y sin aspiraciones que perturben el orden interno del gabinete, como si estaba sucediendo con el diputado José Manuel Pozos Castro, un golpeador irredento que ya soñaba con sustituir en la Secretaría de Gobierno a Eric Cisneros y luego dar el brinco para sustituir al mismísimo gobernador, aduciendo una supuesta amistad entrañable con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Otra pieza importante que logró el jefe del Ejecutivo fue dar el cambio en el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis), colocando a Delia González Cobos, en detrimento de Lorenzo Portilla; Delia es considerada una persona de todas las confianzas tanto del gobernador como del titular de la Sefiplan, José Luis Cobos Lima.

Por si fuera poco y a pesar de su famita de alineado, Edel Álvarez Peña, el Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Veracruz, también está en la bolsa de García Jiménez, a pesar de los roces del principio, además de los trece magistrados propuestos por él mismo y aprobados en el Congreso, trece piezas en el Poder Judicial, trece, quién lo iba a pensar.

Ya veremos qué puede hacer en los siguientes meses y años, por ejemplo, en rearmar su gabinete, que todos sabemos cuenta con piezas muy flojas y peligrosas.

Cuitláhuac desmintió a su torpe secretario de Salud

Por semanas completas escuchamos al secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, repetir con molestia el mismo discurso para desentenderse del creciente problema de salud en que se había convertido el dengue en toda la entidad.

Para el pediatra sureño, no pasaba de algunas molestias para una población que, por cierto, tenía la culpa de sufrirlas porque no había tenido la precaución de limpiar sus entornos, verter el agua de cacerolas y cacharros o limpiar aquellos sitios en que podría reproducirse el mosquito transmisor.

Para el rijoso galeno no era un problema grave, hasta que las evidencias le taparon la boca a golpe de cifras espeluznantes, aportadas por cierto por la Secretaría de Salud del gobierno federal, que no tuvo empacho en colocar a Veracruz en la punta de las entidades con un grave problema de transmisión de esta enfermedad.

Ramos Alor pensaba en circunstancias extrañas (es posible que hasta la intervención de extraterrestres) en la multiplicación de los casos de dengue, que superaron los 10 mil, y la ocurrencia de fallecimientos derivados del recrudecimiento de esta enfermedad viral, a la que nunca le reconoció el carácter de epidemia.

Poco faltó para que Ramos Alor acusara al pasado para justificar su patética incapacidad como funcionario público.

Pero el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, en su reciente informe de labores, “por primera vez” reconoció que su gobierno había fracasado en la prevención de esa enfermedad, principalmente, dijo, en las zonas frías, las más altas.

Estas zonas (Xalapa y Coatepec, por ejemplo) tradicionalmente no habían sido afectadas por el mosquito aedes aegypti, debido a su altura y bajas temperaturas, pero ya lo hizo por el cambio climático, que ha incrementado las temperaturas propiciando el arribo del vector.

Aunque la consideró una prueba superada, lo cierto es que varias familias no la superaron y debieron llevar a sus familiares al cementerio.

Lo atribuyó a que la campaña inicial de difusión en contra del vector había fracasado, principalmente en los lugares de zonas frías.

Los datos aportados hablan de acciones tardías, la participación de 40 alcaldes que hicieron suya la semana contra el dengue que debió alargarse durante cuatro meses, y que hubo una gran participación de personal de Salud, Seguridad Pública y Educación para bajar la estadísticas.

Lo que no ha dicho nadie, ni el gobernador y mucho menos el sedicente secretario es que lo que falló no fue la campaña de difusión, sino el despido masivo de trabajadores del área de Vectores de la Secretaría de Salud, que se dedicaba a aplicar acciones preventivas en los municipios proclives a la enfermedad.

Tampoco se habló, por supuesto, de la nula adquisición de insecticida  para realizar fumigaciones en áreas más propensas a la proliferación del vector, luego de campañas intensivas para eliminar todos los criaderos de mosquitos.

Como no existen vacunas que prevengan estas enfermedades ni medicamentos que las curen, la medida más importante de prevención es la eliminación de todos los criaderos de mosquitos, es decir, de todos los recipientes que contienen agua tanto en el interior de las casas como en sus alrededores.

Nada de eso se previno, porque el secretario de Salud estaba entretenido en pelear con la prensa por los temas de falta de medicamentos, la desatención de enfermos de cáncer y la carencia de retrovirales para la atención de los portadores del VIH-Sida.

¿Qué crisis de salud sigue?

Ahora vienen las comparecencias

El primero en enfrentar la agudeza de los diputados, principalmente del PAN, aunque tendrá fuerte fuego amigo de los diputados morenistas, será Eric Cisneros Burgos, secretario de Gobierno, que se presentará el jueves 21 de noviembre por la mañana ante la Comisión de Gobernación, que preside la morenista Adriana Paola Linares Capitanachi y en la que es vocal la vociferante María Josefina Gamboa Torales, nueva coordinadora de la bancada panyunista y quien le tiene unas ganas enormes al cuenqueño.

Al día siguiente corresponderá al titular de Sefiplan, José Luis Lima Franco, ante la comisión de Hacienda del Estado, que preside Rosalinda Galindo; el encargado de las finanzas públicas tendrá un encuentro menos ríspido, porque está haciendo las cosas bien y conoce su tramo de gobierno; es posible, incluso, que agregue más información importante sobre los logros en materia de finanzas públicas, además de la reestructuración de la deuda pública, el pago de adeudos con empresarios mediante mecanismos novedosos y muy pronto buscar resolver el grave problema de la deuda que implica para más de 190 ayuntamientos empinados por Fidel Herrera para entrar a esquemas de bursatilización, de la que no pueden salir y está ayudando a hundir las haciendas municipales con mayor endeudamiento.

Las comparecencias que sacarán chispas

El lunes 25 corresponderá a Guillermo Fernández Sánchez, titular de la Secretaría de Desarrollo Social, a quien le tienen preparada una recepción no muy divertida: los diputados morenistas identificados con el delegado Manuel Huerta Ladrón de Guevara le cuestionaran su supuesta intervención en las asambleas distritales del partido, mientras que los de la oposición verán detales tales como su enorme incapacidad para ejercer los recursos otorgados para obras de beneficio social.

El martes 26 se darán dos comparecencias. El primero en presentarse es el Secretario de Desarrollo Económico, Enrique Nachón; y en el turno vespertino hará lo propio Xóchitl Arbesú Lago, encargada de la Secretaría de Turismo y Cultura. A la minatitleca le lloverán críticas por la falta de promoción de Veracruz y aunque reparta su eterna sonrisa y hasta se anime a bailar un son jarocho, lo cierto es que no se prevé una sesión muy benéfica para su trabajo, a no ser que todos le hagan vacío y solo le acompañen sus compañeras en el Congreso local.

El miércoles 27, dará cuenta de su trabajo el titular de la Secretaria de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP), Elio Hernández Gutiérrez. El viernes 29 de noviembre habrá dos comparecencias; por la mañana le tocará al Secretario de Desarrollo Agropecuario, Eduardo Cadena, y por la tarde, a la secretaria del Trabajo, Guadalupe Arguelles Lozano.

El lunes 2 de diciembre, a las 10 de la mañana, ocurrirá una de esas comparecencias que sacan chispas, pues le corresponde al Secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, un personaje que hace tiempo tratan de coloca en el recinto legislativo los diputados de la hoy dividida bancada panista. Al día siguiente, el martes 3, por la tarde, se presentará el titular de Educación Pública, Roberto Zenyazen Escobar García, quien buscará repetir el ambiente festivo que recibió el sábado en el informe de gobierno de su jefe, pero contará con cierto ambiente fuera de control; por supuesto, el recinto será retacado con profesores alineados y burócratas del corral.

El miércoles 4 de diciembre será otra comparecencia en que saldrán fuegos artificiales, pues se confrontará el rijoso y pendenciero  Roberto Ramos Alor, Secretario de Salud en Veracruz, con diputados de varios partidos políticos, incluidos algunos de Morena, a quienes ni siquiera les contesta el teléfono.

El viernes 6 de diciembre, se programaron dos reuniones, la primera en presentarse es la secretaria de Medio Ambiente, María del Rocío Pérez, y por la tarde acudirá Iván Joseph Luna Landa, Coordinador de Comunicación Social.

Para cerrar, el lunes 9 de diciembre por la mañana se presentará la Contralora General del Estado, Mercedes Santoyo Domínguez y, por la tarde, la secretaria de Protección Civil, Guadalupe Osorno Maldonado.

Polvo de gis

Falsa noticia generó enorme preocupación sobre diputada… El reciente asesinato del diputado local Juan Carlos Molina Palacios, acribillado en su propio rancho de Medellín de Bravo, hizo que una versión surgida este domingo en un medio electrónico gestionado en Teziutlán, Puebla, sobre un supuesto atentado sufrido por la también opositora diputada local Ivonne Trujillo Ortiz, de Movimiento Ciudadano, pusiera los pelos de punto de políticos y periodistas. Tras su publicación en Teziutlán, fue reproducida en una página gestionada en Altotonga, lugar de origen de la guapa legisladora, aunque precisaba que quien había sufrido las consecuencias de un ataque armado había sido su secretario particular Pablo Becerra, de quien incluso llegaron a señalar que había recibido 3 balazos. Una foto acompañaba el insidioso libelo que, por desgracia, fue reproducido por varios medios estatales que poco después debieron bajarlo. La propia Secretaría de Seguridad Pública señalaría como falsa la presunta agresión a la diputada local por el distrito 09 con cabecera en Perote. “Autoridades de esta institución mantuvieron comunicación con ella quien reportó encontrarse con su familia en actividades privadas y desmintió supuesto atentado”. La propia diputada y su secretario particular aparecerían en redes sociales en un video casero en que reclamaban la falsa noticia. Y es que el horno no está para bollos y un nuevo caso de violencia política contra otro legislador habría constituido un mayor golpe al gobierno de Morena que el que se le ha estado propinando por un primer informe verdaderamente para el olvido…

Frases sin disfraces

“Estamos trabajando las 24 horas del día y partes de la noche”. Sócrates Rizo

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | http://formato7.com/author/abelin/

Encuentran colgado a joven desaparecido en Huatusco

Previous article

Hambre y sed de justicia

Next article

You may also like

More in Hora Libre