Hora Libre

Calificadoras aprueban finanzas públicas de Veracruz

Todo indica que las finanzas públicas de Veracruz, que bajaron al purgatorio durante la administración de Javier Duarte y cuya reestructura fue objeto de negros negocios en el minigobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, han logrado recuperar la confianza de los sectores financieros nacionales, lo que constituye una buena noticia para los veracruzanos.

Este lunes, la buena noticia ha provenido de la calificadora Fitch Ratings, que subió la calificación del estado de Veracruz a BBB(mex) desde BBB-(mex), lo que significa una perspectiva crediticia positiva. Pero en el mismo tenor se han manifestado Moody’s y HR Ratings en semanas recientes, lo que da una mayor certidumbre en el futuro de la entidad.

De hecho, de 2018 a esta parte, Fitch Ratings ha subido un escalón en su calificación para Veracruz, mientras que HR Ratings lo ha hecho en tres niveles y Moody´s en seis.

Según establece el consorcio norteamericano Fitch Ratings en su reporte publicado este lunes 21 de octubre, “la mejora refleja las expectativas de Fitch de que Veracruz mantendrá un desempeño operativo de 7.4% en promedio durante los próximos cinco años, y métricas de deuda adecuadas como consecuencia del proceso de refinanciamiento yo/ reestructura vigente”.

En los últimos 10 años, las sucesivas administraciones estatales manejaron hacienda pública estatal con falta de transparencia en los estados financieros, manejo discrecional de los recursos, sobreendeudamiento, poca o nula disciplina financiera, excesivo gasto de sus servidores públicos, el uso de la famosa licuadora, el desorden que había en la planeación, revisión, asignación, aplicación, supervisión y control del gasto, entre otras muchas variables. Con ello, pusieron al Estado en los peores lugares a nivel nacional en materia financiera.

En 10 meses se está recuperando la confianza del mundo financiero

Ese negro panorama financiero, que amenazaba con profundizar el déficit público y agrandar de manera desorbitada la deuda, se está logrando ahuyentar en un tiempo récord de 10 meses, tiempo en el que las tres calificadoras más importantes han elevado sus expectativas positivas respecto a las finanzas públicas de la entidad.

El actual gobierno puede vanagloriarse, en el informe de su primer año de gestión, que gracias al trabajo desplegado por el titular de la Sefiplan, José Luis Lima Franco, quien ha aplicado orden, transparencia y disciplina financiera, se ve un futuro favorable en materia de sus finanzas públicas.

Fitch Ratings considera la capacidad moderada para controlar sus gastos y generar márgenes operativos que han permitido mantener la métrica de sostenibilidad de la deuda y la razón de repago en rangos adecuados con pares ubicados en la misma categoría de calificación.

También observa que se están implementando mecanismos para disminuir el rezago y la morosidad a través de campañas de regularización, acercamiento con el contribuyente y de actualización de padrones, y se están llevando a cabo programas con el objetivo de incrementar la recaudación de derechos, licencias y permisos a través del uso de controles y de tecnología.

Según autoridades de la Sefiplan, la actual administración está implementando políticas de control y monitoreo del gasto sustentado en un marco normativo local a través de la Ley de Austeridad, la Ley de Planeación y la Ley de Remuneraciones, con el objetivo central de eficientar y reorientar el uso de los recursos hacia áreas prioritarias como desarrollo social, seguridad pública, infraestructura y turismo.

Con respecto a la deuda de largo plazo, Fitch estima que, de concretarse de manera exitosa este proceso de reestructura de la deuda, las métricas de sostenibilidad y de repago de la deuda podrían fortalecerse, pues permitiría al Estado destinar mayores recursos a otras áreas del gasto.

La Perspectiva Positiva podría materializarse si el margen operativo generado en combinación con un proceso de reestructura de la deuda de largo plazo permita suavizar el pago del servicio de la deuda de tal forma que las métricas de repago y de cobertura se fortalezcan.

¿Cómo dejaron Duarte y Yunes las finanzas públicas?

Durante la administración duartista las calificaciones de las corporaciones encargadas de evaluar el comportamiento de las finanzas públicas comenzaron a mostrar un grave deterioro en las finanzas de Veracruz. Moody’s, por ejemplo, pasó de otorgar una calificación de (A-) en 2014 a de (B-) en 2017, lo que significó una caída de 9 escalones. Por su parte, HR Ratings pasó de una calificación de (A-) en 2014 a (BB) en 2017, lo que representa una caída de 5 escalones en la calificación. En el caso de Fitch, en 2014 se tenía una calificación de (BBB) y bajó hasta (BB-) en 2016.

Con Duarte, Veracruz llegó a vivir su situación de deterioro y abuso más crítica, la cual se mantuvo exactamente igual durante la administración de Miguel Ángel Yunes Linares, en la que no hubo mejora significativa, ni una tendencia de pudiera asegurar que las cosas se estaban haciendo de manera distinta.

            Con ambos, el estado entró en una situación de terapia intensiva, y dejaron pocos recursos para salvarlo. Con Cuitláhuac García parece que las finanzas están en recuperación con un diagnóstico favorable y alentador. Prácticamente necesitaban hacer una cirugía mayor y esto lo ha hecho José Luis Lima Franco, con el respaldo de su jefe. Si no lo hicieron los de antes fue porque se clavaban todo. No lo hicieron por irresponsables, inexpertos e insensibles.

¿Cuáles han sido, siguiendo con este criterio metafórico, los instrumentos quirúrgicos?  Las leyes de austeridad y de planeación, un presupuesto orientado a detonar la inversión pública, mejorar la seguridad, promover el desarrollo social e incrementar el turismo; un buen manejo de la deuda de corto plazo; transparencia en los estados financieros, orden con el manejo de los recursos, disciplina financiera, reestructura abierta a todos los bancos para lograr mejores condiciones de pago y tasas más bajas, e implementación de programas para regularizar a la base contribuyente con beneficios fiscales.

Se empieza a ver a Veracruz con buenos ojos, y esto permite atraer más y mejores inversiones nacionales y extranjeras, las cuales se traducen en más y mejores empleos para los veracruzanos. Se acabó el abuso y los excesos de la clase gobernante, por lo que los recursos empiezan a ser utilizados para lo que son: hacer más productivas nuestras sociedades, generando un ambiente que permita mejorar la calidad de vida.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | http://formato7.com/author/abelin/

Enferman en Tequila por consumir agua contaminada

Anterior

Fortín presenta el “Festival de Día de Muertos 2019”

Siguiente

Te puede interesar

mas en Hora Libre