Hora Libre

Autodefensas, ¿delincuencia o hartazgo de la población?

De no ser por el crecimiento de la delincuencia y una casi nula acción gubernamental para garantizar la paz en las comunidades, es posible que nadie hubiera estado dispuesto a dejar la tranquilidad de sus ocupaciones y hogares para armarse y conformar pequeños ejércitos civiles para enfrentar bandas criminales que, en muchas ocasiones, actúan con la complicidad y el respaldo de los cuerpos policiacos.

Ya ocurrió en Michoacán, donde diversos grupos de ciudadanos se apertrecharon con armamento de uso exclusivo de la Fuerzas Armadas para repeler las constantes incursiones de grupos delictivos que asesinaban, secuestraban, cobraban piso e, incluso, se hicieron con enormes superficies cultivadas con aguacate, desplazando a las comunidades que no tuvieron la protección del Estado.

Hace tiempo que ese tipo de grupos de autodefensas han surgido en diversas regiones de Veracruz y buena parte de ellos han hecho actos públicos para dar a conocer su constitución por la ineficacia de las fuerzas de seguridad pública, tanto estatales como federales, en el combate a los fuertes grupos delictivos.

La estrategia del gobierno federal, “abrazos, no balazos”, adoptada a pie juntillas por el gobierno estatal, ambos de Morena, ha permitido que los grupos delictivos, destacadamente en los límites con Oaxaca y Puebla, antaño dedicados al robo de combustibles, hoy se dediquen al asalto de trenes, vehículos de carga en carreteras y autopistas, y al cobro de piso, secuestro y homicidio en comunidades de los tres estados.  

En marzo pasado, en Las Choapas, habitantes de siete municipios del sur de Veracruz y de cuatro localidades de Oaxaca, organizados en grupos de autodefensas, realizaron una caravana para refrendar su alianza y llamar a las autoridades de los tres niveles a reforzar la seguridad en la región. Más de mil 200 personas en más de 500 vehículos hicieron un recorrido por localidades afectadas por el crimen organizado.

Pero no es el único lugar donde la población ha debido armarse para protegerse de una delincuencia muy activa ante un gobierno estatal y federal omiso. Según el coordinador en Veracruz del Frente Nacional de Autodefensas, los grupos ciudadanos operan también en Cardel, Xalapa, Puerto de Veracruz, Cosamaloapan, Minatitlán y la región de Los Tuxtlas.

El 11 de agosto pasado, el líder regional del Movimiento Indígena Liberal, Popular y Autónomo de Zongolica (MILPAZ), Román Vásquez Gonzáles, saludó la reaparición de las autodefensas en la zona de Maltrata y Acultzingo, y señaló que el levantamiento armado en estos municipios es culpa del propio gobierno por hacer convenios con la delincuencia para entregar al mismo pueblo, y animó a la población de los municipios de Soledad Atzompa, Acultzingo y Maltrata a continuar en su lucha, ante la ineficiencia mostrada por el gobierno.

Dos días antes, el 9 de agosto, las fuerzas policiacas de los tres niveles de gobierno habían realizado un impresionante operativo aéreo y terrestre, ante la aparición de grupos fuertemente armados y encapuchados denominados «autodefensas» en los municipios de Aquila, Maltrata y Acultzingo. Al mediodía de ese domingo, se reportó la presencia de más de 15 camionetas particulares con decenas de hombres encapuchados y con armas de alto poder, quienes colocaron mantas sobre la carretera federal 150 Orizaba-Tehuacán, que decían: «Autodefensas en contra del secuestro, robo y cobro de piso».

El 24 de marzo en San Juan Evangelista, autodefensas del sur de Veracruz realizaron una caravana para exigir justicia por las personas que han sido víctimas de grupos delincuenciales que han sumido el control territorial de la región. Erasmo Vázquez González, uno de los integrantes de estos grupos de autodefensa, lamentó que no se hubiera hecho una investigación “de los asesinatos del comandante Raymundo, Mariano, Héctor Velázquez, gente buena, de trabajo ¿Cómo es posible que dejen niños huérfanos? El terrible ver a los niños con la mirada perdida, sabiendo que nunca van a volver a tener el calor de un padre”.

Las últimas manifestaciones de grupos de autodefensa han sido en el Puerto de Veracruz y, más recientemente, en Calcahualco, por cuyas calles marcharon este miércoles, habitantes de las localidades de Vaquería y El Jacal, con el objeto de dar a conocer la creación de las autodefensas que enfrentarán a la delincuencia organizada ante el abandono del Gobierno.

El gobierno morenista tiene una versión distinta

Este jueves, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez insistió en que en Veracruz no existen autodefensas, con lo que coincidió con su secretario de Gobierno, Eric Cisneros, quien se apersonó en Acultzingo, recorrió algunas calles en que le tomaron fotos y dijo que no había autodefensas.

Pero Cuitláhuac dijo algo que puede ser muy importante, al menos desde mi punto de vista. La zona limítrofe con Puebla, que tiene no solo municipios serranos asolados por la delincuencia, sino vías férreas y la autopista Veracruz-Puebla- CDMX, donde se han centrado los grupos huachocoleros para sustituir el robo de combustibles por asaltos al autotransporte ferroviario y carretero, podría ser la confluencia de dos grupos confrontados: cárteles delictivos y grupos de autodefensa.

Sin embargo, el gobernador dijo este jueves algo sorprendente: los videos de los autodefensas que han salido son de grupos delictivos que buscan tener presencia en distintos puntos del estado.

No mencionó a las autodefensas que recientemente se reunieron en el Puerto de Veracruz o la recientemente formada en Calcahualco, sólo señaló que en la zona centro del estado el grupo que se hizo presente en Acultzingo está liderado por Roberto de los Santos de Jesús, “El Bukanas”, un ex policía ligado al grupo de Los Zetas.

“Grupos de autodefensas no hay, son grupos delictivos; en Acultzingo se dieron a la fuga porque no tienen presencia en la zona; hay un grupo al mando de ‘El Bukanas’ [que] trata de operar en esa región, pero no lo ha podido hacer y buscó vincularse con algunas personas y en un video que no tenemos determinado el lugar donde lo hicieron, pero creemos lo hicieron entre Puebla y Veracruz, quisieron hacer esta supuesta presencia, pero ya se comprobó que no existe”.

La violencia que sufren pobladores en la zona limítrofe con Puebla

¿Por qué afirmo que es extraña la hipótesis formulada por Cuitláhuac García? Para muchos parecía que la formación de autodefensas en la zona de Acultzingo había sido consecuencia de la barbarie sembrada justamente por el “Bukanas”, de la que la población había sido víctima sin que las fuerzas del orden pudieran darles alivio.

El 17 de diciembre de 2019, salió libre don Ramón Merino, un exsoldado que en defensa de su hijo disparó y dio muerte a un delincuente en la comunidad de Tecamalucan del municipio de Acultzingo.

Ocho días antes, dos sujetos desconocidos intentaron privar de su libertad a su joven hijo, pero al observar el hecho, don Ramón Merino desenfundó su arma y disparó contra de ellos, logrando matar a uno de ellos, mientras que otro fue herido de gravedad.

En lugar de perseguir a los demás miembros de la banda de el “Bukanas”, a la que presuntamente pertenecían tanto el secuestrador abatudo como el que huyó herido de gravedad, la Fiscalía de Veracruz detuvo a don Ramón, quien fue liberado tras comprobarse que había actuado en legítima defensa, y por la presión de los pobladores de su comunidad que se movilizaron por varios días para exigir su liberación.

Roberto de los Santos de Jesús, “El Bukanas”, a quien se refirió el gobernador Cuitláhuac García, es líder de ladrones de combustibles en Puebla y entrenador de sicarios y “estacas” de Los Zetas en Veracruz. En 2017, el entonces gobernador Miguel Ángel Yunes ofrecía un millón de pesos de recompensa a quien diera información fehaciente para su detención.

A la banda de criminales que encabeza quien todavía en 2014 era comandante de la Policía Municipal de Maltrata, en la misma región montañosa, se atribuye toda la ola de zozobra que viven los pobladores de esa zona veracruzana, limítrofe con el triángulo dorado del huachicoleo en el estado de Puebla.

Si el mismo delincuente hoy se hace pasar por líder de un grupo de autodefensa, lo mejor que puede hacer el gobierno veracruzano es dejar de salir a los medios y mejor hacer todo lo posible por su captura y la desarticulación de su banca, en coordinación con las fuerzas policiacas del estado vecino, gobernado por el morenista Miguel Ángel Barbosa.

El Chapito desecha métodos autoritarios Yunes- Mancha en candidaturas

Al exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares le interesaba (como si en ello le fuera la vida) que en la dirigencia estatal del PAN se mantuviera Pepe Mancha. Su apoyo y persistencia en ese objetivo, sin importarle traicionar a Joaquín Rosendo Guzmán Avilés, su compadre y hacedor de muchos triunfos de la familia Yunes en varios procesos electorales, tenía marcado su interés en los siguientes procesos electorales.

De entrada, quería imponer a candidatos para alcalde, diputados locales y diputados federales en 2021 y relanzar a su hijo Miguel Ángel para que buscara por segunda vez la gubernatura en 2024.

Pero no estuvo la suerte de su lado. Joaquín Guzmán Avilés, El Chapito, le ganó la segunda partida. Si con Pepe Mancha, Yunes hubiera sido el poder real dentro del PAN, con Guzmán Avilés las cosas hubieran sido más difíciles. Hoy lo son realmente adversas luego de convertirse en su adversario.

Para Guzmán Avilés, con quien platicamos la semana pasada en conocido café de Monte Magno, las candidaturas no serán decididas en la dirigencia sino en la militancia. Y tiene no solo sentido en el fortalecimiento de una organización política que se había convertido (como en su momento lo fue el PRI con el mismo Yunes Linares) en unas meras siglas al servicio de una familia, sino además porque se comprobó en los anteriores comicios que los triunfos se ganan del lado de quienes hacen el partido y no del lado de un poder montado en el gobierno.

Para El Chapito, quien ha mantenido en Tantoyuca a uno de los distritos con mayor militancia panista en el país, más incluso de la que tiene el PAN en varios estados, nadie tiene segura una candidatura.

Según nos comentó, se abrirá a decisión de la militancia la elección de sus abanderados en toda la entidad mediante una acción democrática interna que caracterizaba al partido y que se había perdido con Yunes a la cabeza, cuando se cayó en la “dedocracia” con la dirigencia estatal anterior.

A quienes vienen a pedir su apoyo para obtener candidaturas les ha recomendado que vayan con los militantes, quienes son los que van a hacer posibles sus triunfos.

Y sí, sobre todo ahora que reinan las penurias económicas en el segundo partido en preferencia electoral en el país, no solo por las deudas heredadas por Pepe Mancha en materia de impuestos y las multas a que fueron acreedores por parte del INE, sino por el recorte del 50 por ciento decretado por la reforma electoral impulsada por el gobernador veracruzano que, además, le permite salvar la consulta popular de revocación de mandato y desaparecer los 212 comités municipales electorales, temas ambos que están en la litis de una solicitud de amparo que ya ha sido aceptado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Muchos que tenían seguras sus candidaturas a alcaldías, a diputaciones locales e incluso saltar a diputaciones federales andan muy descobijados, pues serán sometidos a consultas en que los militantes determinarán quiénes son los indicados.

Uno de los derechos de los militantes panistas es votar para la selección de sus candidatos, ya que el PAN se había distinguido por ser el único partido que recurría a esta práctica democrática desde el interior del instituto, como claro ejemplo de respeto a la decisión de las mayorías.

Frases sin disfraces

“Si no creemos en la libertad de expresión para la gente que despreciamos, no creemos en ella en absoluto”. Noam Chomsky

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com

El dinero público pasó a bolsillos privados

ANTERIOR

Hallan muerta a enfermera del IMSS en su vivienda

SIGUIENTE

Te puede interesar

Más en Hora Libre