Hablemos con Energía

“¿Y si cambiamos la estrategia?”

Hace unos años, escribí un artículo sobre mi ciudad, Córdoba, hoy lo retomo e insisto en su urgente transformación. Cada uno hacemos de esta un espacio único, con voces y miradas distintas, voces creativas y diversas; voces e ideas de liderazgo, con visión y con anhelo de tener esa ciudad creciente, exitosa y de ejemplo para el resto. Donde el único punto de comparación sea con nosotros mismos. Es por ello que plasmo aquí, una visión única, desde otro frente, desde mi pasión energética y sustentable; aquí les platico.

Se acerca un momento histórico en la vida política de México, las elecciones de 2021, por la cantidad de posiciones que se renuevan. Algunos funcionarios han abusado de la confianza pública. Los resultados son palpables y medibles. En una tierra tan pródiga, tan fértil e histórica como lo es Córdoba, es necesario evolucionar, salir de lo común, de lo básico; se debe quedar atrás el conformismo, pues resulta ser el común denominador en su población.

Darle una perspectiva distinta a la ciudad conlleva ciertos cuestionamientos, ¿Has escuchado sobre proyectos de energía y sustentabilidad? ¿Sabías que hay naciones que han crecido de la mano con ellos? ¿Conoces las metas globales hacia 2030 y qué pasa si nos rezagamos? ¿Y si detonamos la agroindustria desde el nicho tecnológico? En fin, hay sueños muy ambiciosos y otros no tanto. La idea es aportar constructivamente.

No olvidar que debemos incluir en la ecuación la variable COVID-19 pues incrementa la complejidad en el desarrollo económico y social. Es por ello la importancia de las estrategias de contención que mitiguen el impacto desde ahora, de lo contrario nos llevaría más tiempo levantar el vuelo.

La idea es construir espacios de diálogo que abonen a la conversación, crear círculos virtuosos que motiven el crecimiento. Con políticas públicas que atraigan las inversiones y las alianzas, enfocadas en la vocación de nuestra región. El futuro energético seguro y sostenible es una elección: para la sociedad, los inversionistas y las industrias, pero, sobre todo, para los gobiernos.

Para muestra un botón, en el planeta se han fijado metas para reducir las emisiones de CO2. Invertir en la investigación y la ciencia, y mejorar el bienestar social es prioridad en varias regiones. Reino Unido es uno de ellos, hace unos días el primer ministro británico lanzó un “Plan de diez puntos para una revolución industrial verde”, los invito a leerlo. En nuestro país tenemos varios ejemplos, cito aquí a la Ciudad de México, que ha fortalecido su sistema de eficiencia energética en edificios públicos y la instalación de paneles solares en ellos, con esto se busca el ahorro económico, reducir la huella de carbono y mejorar el servicio a los usuarios. Además, traen un ambicioso programa de movilidad sustentable, con mejora en el transporte público para que sea seguro, eficiente, cómodo, y accesible económicamente; con el objetivo de reducir el uso de los vehículos, mejorar la convivencia social y disminuir los índices delictivos.

Es momento de proyectar e implementar ideas que detonen el desarrollo de la región, con liderazgo sabio y con visión. Es necesario llevar a las agendas locales temas tan relevantes como estos, que detonen el progreso y el bienestar social. Debemos ser capaces de transformar nuestra ciudad para las siguientes generaciones. Se tiene que ir cambiando esa mentalidad vacía y ambigua para mejorar el rumbo. Si no se hace ahora, será demasiado tarde. alexbaiz.ab@gmail.com

Córdoba presente con Orgullo Veracruzano en Acapulco de Juárez

ANTERIOR

Piedras preciosas

SIGUIENTE