Por qué el plan PEMEX no gustó

Gonzalo J Suárez P, autor, bloguero y editor, especializado en periodismo económico comparte su punto de vista para explicar la razón por la cual no ha sido bien recibido el proyecto de rescate de Pemex, por las calificadoras, los inversionistas y los analistas económicos:

Me han pedido que les haga una breve explicación de “por qué el plan de rescate de PEMEX no fue bien recibido por los inversionistas internacionales”.

Veamos: el petróleo no es un único negocio. Tiene distintos componentes, desde exploración, extracción, refinación, transporte, venta al mayoreo, al menudeo… Muchos pasos con distinta rentabilidad. Unos muy lucrativos, otros no tanto pero integrados en la cadena.

Así, explorar es altamente lucrativo… pero también altamente riesgoso. Si ganas, ganas mucho. Pero si no lo haces, el resto de la cadena gana cada vez menos. Porque lo más lucrativo es la extracción. Una vez que sabes de dónde sacarlo.

Muchos se imaginan que hay “lagunas” de petróleo bajo tierra. En realidad son rocas porosas a las que hay que sacarles el “aceite de piedra” que contienen, el petra-oleum. Típicamente inyectando agua a presión.

Bueno, PEMEX tiene tres grandes problemas: su burocracia dorada, su sindicato y los altos impuestos que paga. Cada uno de esos factores le restan competitividad, elevan costos y hacen que sea la única gran petrolera que pierde dinero.

Ahora… No es lo mismo “buscar soberanía energética” que “ganar dinero”. En el primer caso, todo lo haces aquí. En el segundo te especializas en lo que haces mejor o ganas más. Extracción y derivados de crudo pesado.

Rockefeller se volvió el primer billonario (mil millones de dólares) al estandarizar la calidad y distribuir mediante ductos. Una vez construidos son más baratos que el tren o las pipas. Hasta 14 veces más caras. Aquí, vamos al modelo que pierde dinero.

El plan no gustó porque:

1.- Enfatiza la refinación, en dónde ganamos poco, en vez de la extracción.

2.- Considera ingresos lo que son ahorros: el combate al huachicoleo.

3.- Tendrá ingresos extraordinarios por transferencias, no utilidades.

4.- Enfatiza metas de soberanía (muy válidas), no de rentabilidad. 5.- Le falta rigor técnico a los argumentos. Usan la “contabilidad creativa”, que hizo famosa ENRON. No son creíbles para los mercados. Son distintos argumentos para distintos públicos.

¿El mayor riesgo? Que al no dar certeza de que se va a ganar más dinero invirtiendo adecuadamente, se asume que se va a perder más dinero a manos de un equipo político, no técnico. No hay financiamiento más caro que el que no tienes.

 

 

 

Aclaraciones genéricas.

1.- Las calificadoras ganan credibilidad (y su dinero) aplicando la misma metodología a TODAS las empresas que miden. Por cierto, no incluyen “conducta”, “ética” o “intención” entre sus variables. Sólo utilidades.

2.- Vivimos en mercados globales. Si Trump busca “ahorcarnos” dejando de vender gasolina, compras en otros países. Y le dejas de vender electricidad (ahogas media California y otros estados del Sur). Habrá desabasto temporal, y ya.

3.- La diferencia con “el pasado”, es que a.- Permitías coinversión con privados para exploración y explotación. b.- Permitías inversión o coinversión en ductos, c.- No refinabas. Ahora: c.1.- Nueva refinería. b.1.- Usas pipas. a,1.- Cancelas.

4.- Les decía que los problemas principales de Pemex son: casta dorada burocrática, sindicato e impuestos. El plan “perdona” impuestos un tiempo, deja al sindicato intocado y reemplazó algunos burócratas abusivos con otros honestos pero novatos. ¿Solución? No.

5.- Por ejemplo, ayer un amigo me dijo que conoce directores de área en PEMEX ya jubilados que cobran 250 mil mensuales de pensión y prestaciones, más servicio médico y otros beneficios. A pesar de haber dejado de trabajar hace casi 20 años.

6.- ¿Basta ser honesto para que las cosas se manejen bien? No necesariamente. Hay que saber lo que los deshonestos te quieren “vender” como cierto -aunque no lo sea- y poder detectar/reemplazar a todos. Cambiar la cabeza no basta, y más si es novato en el tema.

7.- “Dejaste de lado la Soberanía”. Si, porque el hilo es sobre inversionistas. Dije que es una meta válida; pero eso no es lo que van a evaluar los inversionistas. Ellos preguntan por la rentabilidad que ellos obtienen, no por que tanta autarquía tienes.

8.- Desde David Ricardo (siglo XIX) está la propuesta que “no hagas todo solo, mejor especialízate en lo que haces mejor e intercambia con otros países”. Y lo mismo es válido entre estados y regiones. No te conviene hacer todo solo, sino intercambiar.

9.- Sí, podríamos irnos a un modelo tipo Venezuela: petróleo y derivados casi gratis para toda la población. O a un modelo tipo países árabes: Cero impuesto sobre la renta, todo pagado por el petróleo y sus derivados. Hoy somos mixtos.

10.- Mientras que PEMEX siga aportando tanto a las finanzas públicas, el tema de su RENTABILIDAD es clave. Necesitamos que gane más dinero y que lo que invierta sea para bien de la empresa y del país. Más allá de otros objetivos igualmente válidos.

Colofón: El plan NO le gustó a los inversionistas porque tiene contabilidad creativa (considera ingresos los ahorros o utilidades las transferencias); no garantiza que PEMEX ganará más y, lo peor, demuestra que “no entienden que no entienden”. Eso.^

 

www.josecobian.blogspot.mx         elbaldondecobian@gmail.com            @jmcmex

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: www.sucesosdeveracruz.com.mx