El baldón

Hablemos Córdoba. Debes estar orgullosa de tus hijos.

Leí con atención el lunes 16 de diciembre una discreta nota en el diario El Mundo de Córdoba, en el cual se informaba de el nombramiento de un cordobés como consejero de la judicatura del poder judicial de Quintana Roo.  

Me llamaron la atención las declaraciones de éste personaje a quien no conozco, pues sonaban las de un hombre íntegro, y me dí a la tarea de investigar quién es este cordobés que vuela alto lejos de su estado.  Me llevé una sorpresa mayúscula.

Resulta que el hombre nació en Córdoba en el seno de una familia humilde, su padre reparaba y vendía molinos de nixtamal, toda su infancia y adolescencia se desarrolló en el barrio de las Pitayitas, una zona a dos cuadras del palacio municipal que en esas épocas no estaba ni siquiera pavimentada, barrio considerado bravo y peligroso.

Estudió la preparatoria en la escuela oficial de la ciudad, la ESBAO que ha dado a Córdoba muchos de sus mejores hombres y mujeres.  Luego en la UNAM cursa derecho, y logra hacer un diplomado en derecho notarial en su casa de estudios, así como otro en derecho civil en la universidad de Salamanca en la madre patria.

Su vida laboral inicia como abogado en 1971, en la Secretaría de Industria y Comercio. Algo hizo bien que en 1972 se lo llevan a la Subsecretaría de Pesca como asesor jurídico del titular, para seguir como asesor jurídico en el 75 del fideicomiso para otorgar créditos a cooperativas pesqueras… y de repente llega a Quintana Roo en 1977 como director de asuntos jurídicos  del Estado.

Su carrera es meteórica.   Y la reseño porque cualquier joven egresado de una escuela pública o privada, puede tener también esas oportunidades siempre que se convierta en un profesional de excelencia.  Antes y ahora, los que saben son requeridos, siempre que los gobernantes no sean acomplejados ni odien a los expertos.

En 1979 se convierte en director de supervisión de la delegación de la SPP en Q.R.  Y de ahí, se convierte en 1981 en nada menos que secretario de finanzas del estado  recién formado.   De ahí pasa a ser alcalde del municipio de Benito Juárez, en la incipiente formación de ese paraíso turístico en 1984.  Puesto del que sale en 1987 para convertirse en secretario de gobierno, de dónde gracias a la popularidad lograda con su trabajo como alcalde de Cancún, y el aprecio de los ciudadanos, llega a ser senador de la república por ese estado.   

Terminando su encomienda se convierte en oficial mayor de la secretaría de turismo, aprovechando el conocimiento que tiene de todo el desarrollo y crecimiento del mayor polo turístico del país, esto en 1994.   En dos años se convierte en magistrado presidente del tribunal superior de justicia del estado de Quintana Roo en mayo de 1996 hasta febrero del 2000.   Descansa unos meses y en 2001 se convierte en Magistrado presidente de la sala de Distrito del tribunal superior de justicia con sede en la ciudad de Cancún, hasta marzo de 2003, ya que al dejar su cargo lo invitan a ser el coordinador regional de la CNDH en el otro extremo del país, en Nogales Sonora, hasta agosto de 2004.

La querencia por Quintana Roo lo llama  y logra ser electo diputado local en marzo de 2005, y cuando termina su encomienda se convierte en subsecretario de enlace interinstitucional de la secretaría de gobierno también de Quintana Roo, puesto que deja en 2018 para ser subsecretario de asuntos jurídicos de la secretaría de gobierno de Q.R.   Ahora acaba de ser nombrado consejero del poder judicial también en Quintana Roo.

Este abogado de la UNAM, cordobés de nacimiento, obtuvo también la presea al mérito judicial ¨Manuel Cresencio García Rejón y Alcalá,¨ que otorga la comisión nacional de tribunales superiores de justicia, el CONATRIB. 

Una vida de servicio público, un ejemplo  para muchos y un orgullo cordobés.  Un hombre que si bien no logró ser profeta en su tierra, si ha hecho por mucho por su estado  adoptivo, sin olvidar jamás su patria chica.  

José Joaquín González Castro, que así se llama el personaje reseñado, tiene un par de hermanas que siguen viviendo en Córdoba, Rosa Esther y Margarita.  Y tanto afecto le tiene a la ciudad, que año con año, ha celebrado su cumpleaños en esta ciudad, siempre rodeado de amigos y familiares a los cuales, ni el tiempo ni la distancia han podido separar y de quienes siempre, a pesar de los puestos que ha ocupado, jamás se ha olvidado.

Su participación el política no es únicamente en Quintana Roo, pues no debo pasar por alto que fue José Joaquín quién orientó a Dante Delgado en su primera campaña política para diputado federal.   Sin que sea responsable de los pecados y aciertos de Dante, es él y muchos otros políticos que hoy están en la cima, quienes algo le deben a sus consejos en los que siempre insistió en la vocación del servicio público como ocasión de servir, pues curiosamente también es un connotado miembro del rotarismo internacional.

Córdoba debe sentirse orgullosa de los personajes que han triunfado en los distintos ámbitos en los que se desempeñan.  Algunos como José Joaquín quien anda por los 70 años de edad ya tienen una laaaaaaaarga lista de éxitos, como lo demuestra lo más importante de su currículum que he reseñado.  Debemos entender que lo más valioso de la ciudad son sus habitantes, pues en Córdoba hay talento y ha sido un semillero de grandes hombres a lo largo de su historia, y sigue aportando ciudadanos ejemplares, artistas, intelectuales y grandes seres humanos que brillan en los distintos campos donde se desempeñan. 

Si algo le hace falta a Córdoba es reconocer a sus hijos para que el resto de los cordobeses conozcan lo que se ha logrado y lo que ellos mismos pueden lograr con esfuerzo y dedicación.

Algunas frases de José Joaquín nos permiten conocer un poco la forma de pensar de éste cordobés que me atrevo a llamar ilustre:  ¨ La pluralidad de ideas no debe caer en enfrentamientos estériles y menos en retroceso ¨.   ¨La Soberanía Popular manda ¨.  ¨ El estado de derecho nunca es un todo acabado, porque la sociedad es un cuerpo vivo que evoluciona y que marca un rumbo. Y son precisamente los legisladores los que tienen el pulso del sentir social para estar siempre a la vanguardia ¨.    

¨Servir a la justicia es, entre otras cosas, también un deber de transparencia y un compromiso con la verdad,  la verdad despojada de sesgos y de interese particulares, sectarios o coyunturales ¨.    ¨ Creo en la justicia, no como una aspiración inalcanzable, sino como fruto tangible que brinda legitimidad a las instituciones ¨.  ¨Creo en las leyes como supremos baluartes de un Estado de Derecho, de la sana convivencia social y para la preservación de nuestros valores cívicos, éticos y democráticos. ¨

Cuánta falta le hacen al México de hoy, hombres que piensen y vivan acorde a los conceptos que a lo largo de su vida ha expresado y defendido el abogado cordobés José Joaquín González Castro.

hablemoscordoba.blogspot.com                miguelcobian@gmail.com                      @jmcmex

Con pastorela concluyen actividades del Inapam

ANTERIOR

Frente frío 23 deja heladas en 10 municipios de Veracruz

SIGUIENTE

TE PUEDE INTERESAR

MAS EN El baldón