El futuro del IMSS en Veracruz

La responsabilidad que tendrán quienes dirijan los destinos del IMSS en el norte y en el sur de Veracruz será enorme.  El haber reducido los presupuestos del seguro popular y los recursos de salud asignados a los estados, implica que habrá más población que tendrá que atender el Seguro Social, y tendrá que atenderla a la brevedad, pues la incidencia de enfermedades y accidentes no se reduce por razones de política económica o de prevención de la corrupción.

 

Seguramente se construirán clínicas, muchas más, atendidas por médicos generales, que habrán de dedicar un buen tiempo a la prevención, a la atención de pacientes y quienes tendrán la responsabilidad de mandar a quien lo amerite a los hospitales.

 

Escuchar a médicos y enfermeras del IMSS es escuchar un rosario de quejas, ya que en privado ellos se quejan de no contar con todos los recursos para atender a sus pacientes.  Médicos y enfermeras tienen la vocación, el espíritu de servicio y la sensibilidad ante el dolor ajeno, y por ello sufren la desesperación de no poder hacer todo lo que se debe con todos los pacientes que lo necesitan.

 

Por ello quienes desarrollen los planes de expansión del seguro social, deberán también de incluir la construcción de hospitales con especialistas que puedan atender a toda esa población que hoy de por sí queda mal atendida, y adicionalmente a la población que se sume como derechohabiente.

 

Las estrategias para atender con hospitales deben de incluir el debido equipamiento, el número de camas y quirófanos necesarios acorde a los modelos matemáticos existentes en función del número de personas que estarán protegidas en su salud en el radio de influencia del hospital, y lo más importante la ubicación estratégica de las clínicas y hospitales, para reducir significativamente los tiempos de espera y de respuesta en casos de emergencia.

 

Curiosamente en estos días han salido a relucir dos nombres para ocupar el cargo de mayor responsabilidad en la zona norte y en la zona sur del estado.   Resulta también que cuando se sueltan nombres, se hace con el fin de percibir la respuesta de la población e incluso exponer a los mencionados al ataque mediático de aquéllos que compiten con ellos por el puesto, que por cierto no es menor, pues ser coordinador implica un manejo presupuestal impresionante y una responsabilidad brutal.

 

Los dos nombres que se manejan son los de Martin Cabrera Zavaleta ex alcalde de Orizaba y Paul Martinez Marié ex alcalde de Perote.    Ambos han tenido también otros puestos en la administración pública, pero no se trata de detallar su curriculum sino de aprovechar que ya los ventanearon para analizar las características de cada uno de ellos.

 

En el caso del ex alcalde de Orizaba, es innegable que algunos de los empresarios mas prominentes de Orizaba no le tienen mucho aprecio, por razones principalmente políticas.  Mientras que en el caso del ex de Perote, también hay prominentes figuras dentro del PRI que no le guardan mucho afecto, curiosamente por razones políticas.

 

Fuera de ello, si uno pregunta entre la gente humilde de Orizaba que tal fue como alcalde, invariablemente se escuchan respuestas favorables, pues en ese sector se le recuerda con gran sensibilidad social, atento a las necesidades de los mas fregados de la sociedad, y sobre todo, que jamás dejó a alguien sin recibir el apoyo o la ayuda solicitada.    Ello en sí mismo, lo califica para el puesto en el que se le menciona, pues en este gobierno de la cuarta transformación, quienes primero importan son los pobres y los desamparados, exactamente esos que siempre fueron atendidos por Martin.

 

Si hablamos de Paul Martínez, la experiencia es similar, ya que en Perote los más humildes generalmente se expresan bien de él y de su actuación durante su mandato como alcalde. Adicionalmente a ello, los comentarios van en función de una persona organizada y comprometida con la función que desempeña, así que seguramente en caso de resultar escogidos para el puesto, los dos personajes mencionados y ventaneados pintan como para hacer un excelente trabajo, con una perspectiva diferente.

 

Hoy resulta muy complicado para un funcionario pensar en negocios en el puesto, ya que la prioridad del presidente de la República y de quienes votamos por Morena es el combate a la corrupción y sabemos que ni los militantes ni el presidente van a permitir actos de ese tipo, así que quienes lleguen a cualquier puesto público, tendrán que ser dechados de honradez antes que cualquier otra característica que pueda requerir el puesto.

 

Esto cuenta, pues a ninguno de los dos mencionados se les comprobó algún mal manejo durante sus respectivas administraciones como alcaldes.   Cuando investigaba para realizar este artículo, me enteré de muchísimos ataques  disfrazados de denuncias en la prensa, pero en general fueron eso, ataques de los que son muy comunes en nuestro sistema político. Fuera de eso, que sabemos no es confiable, pues generalmente hay un enemigo político que patrocina a quien publica y ataca, ninguno de los dos, ni Martin ni Paul tuvieron algún problema con las autoridades fiscalizadoras de sus respectivas administraciones.

 

Esperemos que pronto se resuelvan los nombramientos, pues los trabajos en el IMSS no pueden esperar.  Así sabremos si los ventaneados eran aspirantes o fueron simples distractores.

 

www.josecobian.blogspot.mx             elbaldondecobian@gmail.com             @jmcmex

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: www.sucesosdeveracruz.com.mx