El conflicto con los policías federales

Antecedentes:

1.- Durante su campaña, el presidente insistió siempre en sacar al ejército de las calles.

2.- Durante las discusiones sobre la ley que crea la guardia nacional (GN), todas las ONG´s dejaron en claro los riesgos de militarizar los mandos de la corporación y el presidente estuvo de acuerdo en no hacerlo así.

3.- El presidente nombra a un  general en funciones como titular de la GN

4.- Al elaborar la ley de la guardia nacional, se establece que los mandos tendrán una antigüedad mi

mínima de 30 años. Como la policía federal tiene 20 años de creada, ningún mando de esta corporación podrá aspirar a puestos de mando en la GN.

5.- En Morena hay cierto rechazo a los policías federales porque eran ellos los responsables de romper sus manifestaciones.

6.- Ningún funcionario de Alfonso Durazo se acercó a los policías federales para explicarles cuál sería su futuro.

7.- Desde antes de llegar al poder, AMLO siempre ofendió y humilló a la policía federal.

8.- Todas las estructuras que formarán parte de la GN han sido acusadas en algún momento de relación con el crimen organizado, no es exclusivo de la policía federal.

9.- El grupo de los zetas se formó originalmente con GAFES del ejército que se sintieron ofendidos por el trato que les otorgaron y decidieron pasarse al lado oscuro.

  1. Se corre el riesgo de que suceda lo mismo con algunos de los 36,000 elementos que forman la policía federal, si no se atiende a sus demandas. Algo que por las prisas ha sido desatendido por el equipo de Alfonso Durazo.
  2. Alfonso Durazo aspira a la gubernatura de Sonora. ¿Presta atención a la GN? O ¿Trata de no tener mucha exposición para cuidar su aspiración que es lo que le interesa? Recordemos que en la última fotografía del presidente en un vehículo de las fuerzas armadas, adelante iba AMLO con los secretarios de Marina y Ejército, mientras Durazo permanecía en el asiento de atrás. Simbolizando la sumisión de la fuerza civil a las fuerzas armadas.
  3. Los policías federales son la menos mala de las policías del país. Han detenido a los peores criminales, tienen orgullo por su uniforme y luchan por los reconocimientos de sus superiores. Más de mil han dado la vida en la lucha contra el crimen. La sociedad los asocia exclusivamente con policías de caminos, cuando en realidad cumplen funciones policiales a nivel de delitos federales, mucho más allá de multar por exceso de velocidad. Un porcentaje de ellos, menor al 18% se dedicaba a labores administrativas, y ahora se les ha asignado a labores en el INM, fuera del lugar acostumbrado de trabajo, sin ningún respeto por ellos o sus familias.
  4. Se le ha pedido a los policías federales que hagan exámenes de confianza, cuyos resultados pueden no ser objetivos según quien los revise. Exactamente el mismo problema que tenían los maestros del SNTE y de la CNTE.
  5. A los policías federales se les pide que firmen un contrato por dos años. Dejando en incertidumbre su futuro laboral, y el económico de sus familias. Son policías de carrera.
  6. El presidente en lugar de valorar las deficiencias de la puesta en marcha de la GN y la desatención y humillaciones sufridas por los policías federales, sale en su mañanera a acusar mano negra. Hoy sabemos que la mano negra según el presidente es la de Calderón, o la de Osorio Chong. Más fácil sería reconocer lo que está mal y comenzar a corregirlo, pero parece que es imposible reconocer una falta o un error en el gobierno federal.
  7. La lucha de los policías federales va en función de tener seguridad laboral, no ver reducidos sus ingresos, y sobre todo, que no se militarice la GN.
  8. Curiosamente son policías federales capacitados y entrenados quienes están dando los cursos de capacitación a marinos y soldados que se integran a la GN en cuanto a la forma de actuar de una policía civil.
  9. Sólo para ponerle más sabor al caldo, el presidente afirmó hace unos días en una entrevista con La Jornada, que para él sería mucho mejor desaparecer a las fuerzas armadas, para convertir a México en un país pacifista. Mostrando falta de sensibilidad para los marinos y el ejército mexicano, además de desconocimiento absoluto de las labores que corresponden por ley a la GN y a las fuerzas armadas.
  10. Ahora que ya estalló el conflicto por la falta de información sobre el futuro de los policías federales, la secretaría del ramo ofrece mesas de información, consulta y lo que se necesite para resolver el problema.
  11. Al mismo tiempo, el presidente afirma que la policía federal se echó a perder.
  12. Mientras tanto, la población se pregunta ¿Si la policía federal está podrida? Y sobre todo ¿Si está podrida para que la quieren en la GN?
  13. Inicia investigación sobre compra de equipo a sobre precio. Si hubiera compras con sobreprecio seguramente nada tendrían que ver los elementos de tropa en ello.
  14. Son las familias de los policías federales junto con ellos los que bloquean vialidades. Es un asunto familiar, no es un asunto de corrupción como se quiere hacer creer.
  15. El presidente sale a aclarar que la mano negra viene de personas que dirigen el movimiento pero no trabajan en la policía federal. Y no aclara mucho más.
  16. Durazo afirma que un elemento que dirige las protestas estuvo preso por secuestro. En tanto Ignacio Benavente afirma que la autoridad usa su nombre para desvirtuar la protesta.
  17. Durazo también afirma que los policías federales piden que los represente en las negociaciones Felipe Calderón, afirmación que por absurda cae por su propio peso.

 

Para quien esto escribe, la única mano negra que hubo y genera este problema es la de el propio Alfonso Durazo, que quizá distraído por su intención de ser gobernador, no hizo los amarres adecuados, no informó, no creó las mesas que hoy como por arte de magia se ofrecen, para dar información y certidumbre a los policías federales.

 

Alfonso Durazo al declarar a la ligera sobre Calderón y Benavente, únicamente pierde credibilidad.  Incluso en caso de ser verdad, se tiene que demostrar, dada la tendencia de este gobierno a acusar de todo a terceros en lugar de asumir sus responsabilidades.   Hubiera sido genial ver a Calderón como representante de los policías federadles, considerando que fue él quien sacó a mandos preparados y metió a muchos recomendados sin conocimientos a la corporación.  También hubiera sido prueba plena ver a Benavente negociando en calidad de líder, y no nada más afirmarlo.   Aún si ambos supuestos fueran ciertos, Durazo se adelanta y pierde ventaja estratégica.

 

Por el bien de México lo ideal es que el gobierno tome una actitud conciliadora, respete los derechos humanos y laborales de la policía federal, esa que ya en una ocasión auxilió para rescatar a un grupo de secuestrados por parte de unos marinos renegados.

 

Pensar que pueda repetirse el efecto de los GAFES, ahora con policías federales conocedores y entrenados, que ya son invitados por el CJNG ofreciendo en redes sociales $30,000.00 al mes de sueldo para comenzar, representa un grave riesgo de seguridad.

 

El gobierno debe de cuidar a aquéllos a quienes ya les invirtió tiempo y dinero en capacitación y adiestramiento. No se puede seguir tirando dinero a la basura.

 

Una vez más, la prisa por hacer las cosas hace que salgan rápido, pero la capacidad de operación para que salgan bien deja mucho que desear.  Recalcando una y otra vez, lo que ha sido el sello de esta administración.

 

www.josecobian.blogspot.mx           elbaldondecobian@gmail.com          @jmcmex

 

 

 

Pollos Rostizados