El baldón

El comité de la muerte

Todo inicia cuando nueve días después de la declaratoria depandemia  por parte de la OMS que serealizó el 11 de marzo, el comisionado nacional de bioética, el Dr. Manuel H.Chávez, presenta su renuncia a su puesto. 

Esta renuncia se justifica por motivos personales, ya que elfuncionario ¨deseaba retirarse¨, curiosamente después de que el borrador de la¨Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica¨, se dio aconocer, y después también de que la UNAM se deslindara de haber participado enla elaboración de dicho documento.

En teoría, el mismo cuerpo colegiado que participó en laelaboración del documento, expresó su desacuerdo con el mismo, considerando quelas expresiones son discriminatorias.  El escándalo escaló a tal nivel que ya bajaron de la página web delConsejo de Salubridad General.

La polémica surgió cuando la población se dio cuenta  de que lo que va a enfrentar serán decisionesde vida o muerte en caso de necesidad de utilizar equipos escasos con unaenorme cantidad de pacientes que requieren usarlos, y por lo tanto, alguienhabrá de decidir de acuerdo a ciertos criterios que se habían publicado en elborrador de la guía, quien vive y quien muere.

El consejo de Triaje, es el grupo de médicos responsable dedecidir quien vive y quien muere por falta de respiradores por ejemplo.   Imagine ud que llega a un hospital y  que tiene cuatro respiradores y son siete laspersonas que requieren respirador.   Sesabe además que a quien no le proporcionen el respirador simplemente moriráasfixiado.

Si usted es el médico que tiene que tomar esa decisión, suproblema de conciencia será enorme, así que para ello, todos los paíseselaboran guías que sugieren cómo tomar las decisiones.

Es prioritario aclarar que si se hubieran comprado equipos desdeenero en nuestro México, las decisiones de éste tipo a que se van a enfrentarlos médicos, serían menos de las que hoy y en los próximos días habrán deenfrentar, precisamente por la falta de esos mismos equipos que desde enero sesabía serían necesarios.   Considereademás que México ha padecido desde siempre un déficit en equipos y que ningúngobierno, ni los pasados ni el actual decidieron comprarlos y poner losservicios médicos a la altura de los mejores del mundo. Eso sin excusar a quiena sabiendas de que venía la pandemia no hizo nada para preparar a loshospitales públicos para enfrentarla.

Volviendo al tema del triaje.  Imagine que usted es uno de los médicos que tiene que decidir a quien leaplican los respiradores.   La primeraopción siempre será escoger entre los pacientes a los médicos o personal deenfermería y ellos siempre tendrán preferencia, ya que se considera que cadamédico o enfermera que sobreviva, podrá a su vez salvar más vidasadicionalmente.

Fuera de esa primera restricción que nos hizo fruncir el ceño amás de uno, viene la siguiente.   Dependede la edad del paciente.   La Guíaseparaba por grupos de edades, y en dos condiciones iguales de salud, siemprese optará por el más joven. 

Si uno tiene una enfermedad terminal o que le brindará malacalidad de vida por el tiempo que sobreviva y el otro está sano y tendrá mejorcalidad de vida, se optará por el sano. 

Así, una y otra vez hay que tomar decisiones, y en cada paso aevaluar se asigna un puntaje.  Al finalde acuerdo al puntaje se toma la decisión de a que pacientes dejar morir y aque pacientes tratar de ayudarlos a que sobrevivan.

Yo estoy poniendo como ejemplo el ventilador, pero pueden ser unoy mil aparatos, uno y mil factores  quedefinan si alguien muere o no.  Por ponerotro ejemplo, tiene acceso limitado a una medicina que puede curar el COVID-19,y tiene 50 pacientes en estado crítico pero sólo hay medicina para 10.  Tiene que escogerlos.

Una y otra vez el médico tiene que evaluar y se vuelve una cargamuy pesada, que aquél que estudió para salvar vidas, tenga que tomar ladecisión de a quien va a privar de la vida.

Si hay dos pacientes con el mismo estado de salud, y mismopronóstico, pero uno tiene hijos y el otro no, se escogerá al que tenga hijos,porque su familia lo necesita.

Solo estoy escribiendo de manera aleatoria alguno de las múltiplescasos a los que se va a enfrentar un doctor, en caso de carecer de todos losinsumos, y para ayudarte a ti, amable lector a reflexionar al respecto.

El escándalo surge cuando trasciende que se dejará morir a losviejos y enfermos para dar preferencia a los jóvenes y que si en algún caso elpuntaje es igual para dos pacientes, se sugiere que mediante un volado sedecida quien muere y quien no.  Es decirpor un lado según los críticos, se establece de facto la eutanasia, y por elotro lado con un volado se decide la vida de una persona, lo cual suena muy pocoprofesional.

La mayoría de los países se están enfrentando al mismodilema.  Y han tratado de establecerguías para tomar las decisiones.   EnMéxico el influyentismo, la presión social, e incluso el que el enfermo seafamiliar de un narco que amenace a los médicos serán factores que el comité debioética no considera, pero que son una realidad en nuestro país.

Como dato, en algunos países, los hospitales que atienden a lospacientes más graves, son administrados por el ejército, quien recibe alpaciente a la entrada del hospital y de ahí, los familiares no lo vuelven aver, hasta que se cura o hasta que reciben sus cenizas.   Sin que exista la mínima posibilidad paralos familiares de saber si su familiar recibe toda la atención profesionalnecesaria, o si el puntaje no le dio, y simplemente está agonizando en soledad,esperando la muerte.  Porque además, porser infectocontagiosa la enfermedad, no se puede convivir con el paciente.   Incluso en algunos países, el enfermoterminal se despide de su familia vía video conferencia.

¿Cree usted que el pueblo de México esté preparado para conocerestos datos o hubiera sido mejor mantenerlos ocultos?

www.josecobian.blogspot.com           Elbaldondecobian@gmail.com        @jmcmex

Meseros independientes piden ayuda; desesperan por falta de trabajo

ANTERIOR

Pareja lesionada al ser arrollados por Sentra en la colonia Las Flores

SIGUIENTE

Te puede interesar

Más en El baldón