El baldón

Cabildo de Córdoba, bien, pero…

0

Desde 2014 me he dedicado a estudiar y analizar el problema de la criminalidad de la región centro del estado de Veracruz, su origen y consecuencia, y he presidido grupos que buscan seguridad y buen gobierno para toda la región, a pesar incluso del desinterés de la población de la región. Por ello, escuchar que el ayuntamiento de Córdoba destinará fondos a la creación de una policía municipal, e incluso saber que ya están avanzados en el tema de capacitación a los actuales cadetes, me llena de alegría. Pero…

1.- Integrar una policía municipal es el primer paso de una larga serie de acciones para recuperar la seguridad en la región. Estoy seguro de que el número con el que van a comenzar será insuficiente. No importa, lo importante es continuar incrementando el número hasta llegar a 800 policías municipales. Sé que el observatorio ciudadano trae una propuesta de 650, sin embargo, es lo mínimo y quedan huecos de vigilancia que no deberían existir. Si el ayuntamiento se conforma con tener a los primeros reclutas y no incrementa su número, habrá fracasado a ojos de la ciudadanía, pues parecerá que se trata de callar una exigencia, darle mejoralitos al paciente de cáncer terminal.

2.- Dónde hay policía municipal, el control interno debe de ser mucho más estricto, pues en nuestro México, muchos comandantes llevan de un lado para otro a sus propios delincuentes, a quienes protegen e indican zonas dónde llevar a cabo sus delitos y dónde no. El inspector y sus segundos tienen que ser a prueba de cañonazos de esos de cincuenta mil pesos.

3.- No basta con la policía municipal. Si están mal equipados, si los chalecos antibalas les quedan chicos o no paran las balas, si portan un tolete que no sepan manejar, si traen cuatro balas en el cargador, si no tienen buena paga, si no están capacitados en el nuevo sistema penal acusatorio, en derechos humanos. Si no tienen claro que aún si llegan a perder la vida o quedar incapacitados para trabajar, tendrán asegurada una vida digna ellos y/o sus familias. Y también certeza de un trabajo a largo plazo, una carrera en el servicio público municipal.

4.- Una policía municipal sin suficiente cámaras de vigilancia ubicadas en sitios estratégicos no funciona adecuadamente. Si no tiene suficientes patrullas como para realizar una cacería y bloqueo, si no tiene autonomía del mando único, si no tiene buena comunicación. Ideal sería que incluso tuvieran una cámara de solapa. Y para ello, se requiere un centro de control, comunicación y comando en manos del municipio. El que está en Fortín resulta útil como estacionamiento y nada más.

5.- Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano. Así se integra el número de C. Si es comando es C1, si además es control C2, si hay cómputo C3, si hay comunicaciones C4, y si además hay contacto ciudadano C5. Precisamente esa última C es la más importante. Trabajar en conjunto con la ciudadanía, con empresarios, comerciantes, y particulares en general. Integrar una estrategia de seguridad en la cual participen los ciudadanos. Ojo, dice ciudadanos, no unos cuantos de los representantes de siempre. El equipo que requiere no es barato, sin embargo, salvar la vida de un solo habitante de la región vale cualquier inversión fuerte que hubiera de realizarse. Un C4 o C5 sin equipo suficiente, se convierte en un elefante blanco e inútil, como el de ubicado en Fortín. La comunicación con las fuerzas de seguridad debe estar garantizar, así como la comunicación con las cámaras de vigilancia. Y sobre todo, las estrategias a aplicar cuando una cámara detecte un ilícito.

6.- El combate a la impunidad es la base de cualquier acción de seguridad. Mientras se tenga un 99% de probabilidades de cometer un crimen y salir impune, éstos se seguirán cometiendo. Para ello, se debe de integrar un área de seguimiento de delincuentes puestos a disposición de la fiscalía del estado. Un área jurídica del ayuntamiento debe de estar ocupada en vigilar que se cumpla el debido proceso y no exista corrupción para dejar libre al culpable. Esta misma área deberá de vigilar que una vez en manos del poder judicial, éste cumpla con su función. Denunciando en nombre de los habitantes del municipio a cualquier funcionario que no cumpla de manera honesta su función. Aquí no caben componendas entre el municipio, la fiscalía y el poder judicial. Si se trata de hacer bien las cosas, habrá que vigilar de principio a fin el destino de los delincuentes. Enseguida se correrá el rumor de que Córdoba es ciudad riesgosa para delinquir reduciendo drásticamente el delito en el municipio. Experiencias en otros municipios, ciudades e incluso internacionales así lo demuestran.

Una columna es un espacio muy pequeño para señalar a detalle todo lo que esperamos de una policía municipal, moderna y eficiente. Sin embargo, espero haber podido explicar los requisitos mínimos para que la recuperación de una policía municipal tenga éxito, y no se convierta en un fracaso para el municipio que pretenda implementar esta opción, que considero obligatoria para el cabildo.

Hoy Córdoba es, como muchos municipios del estado y del país, zona franca para realizar cualquier tipo de ilícitos. Felicito al cabildo por su decisión, con la esperanza de que sea un esfuerzo económico y humano suficiente para iniciar la construcción de la seguridad en todo el municipio.

P.S. El ¨pero¨ del título implica que hasta no ver resultados, no creer en la propuesta.

www.josecobian.blogspot.mx elbaldondecobian@gmail.com @jmcmex

Periodista asesinado denunció corrupción del alcalde de Actopan: Cuitláhuac

Previous article

Medios exageran casos de dengue para vender la nota: Ramos Alor

Next article

You may also like

More in El baldón