AMLO y el Huachicol

A este centro de inteligencia ha llegado información de que desde tiempos de López Mateos (López Paseos) se acostumbraba ordeñar los ductos de PEMEX.  Ya en plena crisis económica en tiempos de López Portillo (Lópes Por Pillo), se acostumbraba vender huachicol internacional, mediante barcos tanque llenos de barriles de petróleo de contrabando que se comercializaba en el mercado Spot de Rotterdam en Holanda.    Todo lo anterior viene a colación porque tal parece que el apellido López tiene cierta relación con la historia del petróleo mexicano, incluso se sabe que un funcionario de apellido López orientó al presidente Cárdenas en el trámite de la expropiación petrolera en 1938.

 

Quien esto escribe considera que las estimaciones de robo de combustible y petróleo dadas a conocer a la ciudadanía están por debajo de la cantidad real, pues no incluye la extracción de petróleo que realiza el crimen organizado en algunos estados del país.

 

Bueno, ya sabemos que vivimos en un país en el cual PEMEX no ha sido de los mexicanos, sino de unos cuántos que se han enriquecido a sus costillas. Con el agravante de que sus nuevas riquezas no han servido para invertir en México, sino para darse vida de reyes e invertir en Europa y Estados Unidos.  Roban en México y con lo robado fortalecen las economías del primer mundo.

 

¿Qué hacer para combatir este robo tan brutal a la nación? Por cierto robo casi tan brutal como el robo de electricidad en casas habitación.    Pues enfrentar el robo de combustibles de la mejor manera posible.     ¿Hay una mejor manera?  Sí, esa a la que va a llegar el gobierno actual mediante el método de prueba y error.   ¿Había prisa por iniciar la guerra contra el huachicol? Sí, porque el gobierno se acaba y hay mucho por hacer.   ¿Es correcto comparar a AMLO con Calderón?  No, pues si bien, ambos inician una guerra sin la estrategia analizada, en el caso de Calderón fue para legitimar un gobierno que muchos percibíamos como ilegítimo, mientras que en el caso de AMLO es prisa por cambiar a México.

 

¿Qué se debió de hacer?   Un detallado análisis de consumo, no sólo por ciudad sino también por temporalidad, ya que las vacaciones y los días feriados afectan la demanda de combustible por zonas.   Solicitar al ejército y la marina un plan conjunto para proteger los medios de distribución, tanto por tierra a las pipas, como por el subsuelo los ductos.  Iniciar la aplicación inmediata de dicho plan en paralelo con una investigación conjunta entre PEMEX y la SHCP para evaluar consumos, ventas e ingresos detectables de las distintas distribuidoras.     ¿Qué se hizo?  Llega el ingeniero agrónomo a Pemex y solicita un estudio de cuántos litros de combustible se despachan y cuantos llegan a los distribuidores.  Se asusta con la diferencia, y sale corriendo a informar a la secretaria de Energía… Rocío informa de inmediato a AMLO quien monta en cólera y ordena evitar de inmediato el robo de combustible.  La única solución inmediata es cerrar ductos, sin importar las consecuencias para un pequeño sector de la población que posee automóvil.   Nadie se atrevió a solicitar un mínimo período de tiempo para definir la mejor estrategia y aplicarla.    No importa, porque al final,  no hay opción, el método prueba y error lleva a los mismos resultados, sólo que tarda un poco más de tiempo.

 

La encuesta en dónde resulta que la mayoría de la población está de acuerdo con la lucha contra el robo de energéticos, tiene preguntas con maña… No es lo mismo preguntar si está ud de acuerdo con enfrentar el  robo de combustibles, a preguntar si está ud de acuerdo en la forma como se lleva a cabo.    Sin embargo, la realidad es que el 80% de los mexicanos no tiene automóvil, así que el respaldo mayoritario de la base electoral continúa, ya que no se han sentido afectados.

 

Se habla de un gobierno de ocurrencias, sin embargo, el timing ha sido cuidado.  Se provoca desabasto, pero no se afecta a toda la población.   El margen de votos es tan grande, que perder algunos y lograr romper la cadena comercial del huachicol en algunos estados, al final otorga un resultado positivo.   Otros estados como Puebla y Veracruz que sufren también de tomas clandestinas, no resultaron afectados, se especula que la razón es la próxima elección en Puebla y el gobierno de Morrena en Veracruz, pero no se tiene el conocimiento real de la razón, que bien puede venir de una estrategia diferente.

 

La comunicación respecto de este problema que ha sido el atractor o caja china para la opinión pública, ha sido muy deficiente.  Los mismos funcionarios se desmienten unos a otros.  Por ejemplo, la secretaria de gobernación informa que hay cuentas congeladas un viernes, y el lunes siguiente el presidente informa que se van a congelar cuentas.

 

Consecuencias de un inicio atropellado en el cual hay más intención que capacidad para llevar a cabo el combate a la corrupción.   Sin embargo hay prudencia, no se inician nuevas batallas hasta ganar esta.   Se entiende como la próxima gran batalla el combate al robo de energía eléctrica.   Tendrá que esperar.  Hoy el problema es que pueblos enteros se benefician del huachicol.  La cuestión es ¿Aplicar la ley a rajatabla y provocar un conflicto social? ¿Combatir la impunidad para generar un ambiente en el cual es peligroso estar en el negocio del huachicol provocando la salida de muchos actores menores?  ¿Entenderá el pueblo que ya no debe actuar de manera ilegal? Y si no lo comprende ¿La autoridad está dispuesta a utilizar la fuerza para aplicar la ley? ¿Si la autoridad no reprime se volverá México un país anárquico? ¿Habrá mecanismos y capacidad para evitar bloqueos y cierres de carreteras sin usar la fuerza del estado? ¿ Y los afectados?

 

Muchas preguntas que el gobierno en los hechos habrá de contestar, pues si algo ha fallado y no podemos esperar mucho, es la comunicación.  Incluso el propio presidente evade en sus conferencias mañaneras los temas escabrosos, no proporciona cifras, juega con los reporteros, y genera desinformación, siendo la información un medio básico para continuar construyendo la democracia en México.

 

Si el desabasto se resuelve a la brevedad se minimizan las pérdidas económicas.  Si se logra un avance sustancial en el combate al robo de combustibles, México será visto como un país que todavía tiene esperanza y no un estado fallido.   La apuesta es fuerte y valiente por parte de Andrés Manuel.  Por el bien de México, todos debemos desear que tenga éxito.

 

www.josecobian.blogspot.mx    elbaldondecobian@gmail.com    @jmcmex

 

 

 

 

error: www.sucesosdeveracruz.com.mx