La Palabra y la Idea

En el ámbito de la 4ª Transformación, y antes de los primeros cien días, hemos visto acciones que predeterminan el rumbo que pretende seguir el nuevo gobierno en su cruzada por el rescate de los recursos y la regeneración nacional…  Y es obvio que los cambios y las transformaciones habrán de darse, gradualmente, en la economía, la productividad y el consumismo, en la educación y la salud y en el nuevo diseño de la familia y la sociedad mexicana, que esto último es lo que se pretende con la propuesta de votar por una constitución moral, como una condición ineludible, para alcanzar el estado de derecho.

Y bueno, que el equipo de gobierno cuya alternancia validó el voto de una muy respetable mayoría de mexicanos no nació sabiendo, y más si en la nueva administración se está asumiendo una nueva manera de gobernar, por lo que hemos de considerar que quienes forman parte de la nueva administración están aprendiendo a ejercer la función que les fue asignada por el ejecutivo federal, por aquello de que no es este un gobierno de continuidad, sino un gobierno diferente: el de la 4ª Transformación.

Tal vez por esto, porque apenas se está aprendiendo a gobernar y a ejercer un nuevo enfoque en la función pública, es que a veces se emiten frases no muy afortunadas como aquella de “Porque ahora se vale copiar y se debe copiar” y a esto nos referimos cuando hablamos de “la palabra y la idea”, porque las palabras son solo eso, palabras: la idea es otra cosa, es el resultado de la percepción, el procesamiento y la construcción de una noción personal que, indefectiblemente, se da en el cerebro y está condicionado por el perfil (o formación profesional) de quien percibe la frase en cuestión… El asunto es que aquí no hay un vocero, como en los tiempos de Fox, que salga al quite y diga: “Lo que el presidente quiso decir… o, “Lo que el secretario quiso decir…”

De tal manera que no es bueno quedarnos con la expresión literal, con las palabras, porque entonces estaríamos validando la negligencia de pensar, de leer, de investigar y el acto de copiar no genera aprendizaje… Si bien los primeros aprendizajes son imitativos, (el niño aprende a hablar y caminar porque imita a sus padres o cuidadores) pero desde los tres o cuatro años el niño empieza a procesar información y puede gestionar sus propios aprendizajes, así que la enseñanza llega a ser una limitante.

Y no deberíamos “copiar” la educación de otros países porque el fracaso de la educación mexicana se dio por anclarse a esos rancios extranjerismos (de Froebel, de Kerchesteiner, etc), como no es viable pretender copiar o imitar el sistema educativo finlandés porque México y aquél país tienen notables diferencias. (Finlandia tiene apenas cinco millones de habitantes y México tiene ciento veinte millones. Finlandia tiene una sola etnia: los lapones, que son solo cincuenta mil; en tanto que México tiene más de sesenta etnias con más de diez millones de personas. En Finlandia, quien estudió una licenciatura en docencia debe hacer una maestría para poder tener acceso a examen de oposición y lograr un empleo, en tanto que en México las plazas para docencia se compran o se heredan).

Lo que sí es indiscutible, como dijo nuestro Secretario de Educación, el aprendizaje deberá ser una construcción personal y social, esto es, que en  las escuelas básicas deberá inducirse a los niños a  trabajar en grupos colegiados (con el profesor como asesor o tutor) y en sesiones de seminario…  “El seminario es un grupo de aprendizaje activo, pues los participantes no reciben la información ya elaborada, como tradicionalmente sucede en  las escuelas, sino que la buscan, la indagan por sus propios medios en un ambiente de recíproca colaboración. El seminario estará centrado en una reflexión dirigida por el profesor sobre la función e importancia de los diferentes momentos y objetivos que deben cumplirse en el proceso de aprendizaje grupal, “ que esto es el aprendizaje y la docencia: una intensa y azarosa búsqueda compartida…  Porque la escuela es un laboratorio taller: en el que se crea, se investiga, se descubre, se construye y se repara; pues la  escuela activa es  un lugar en donde se investiga el tema que ha llegado a interesar, se descubren sus relaciones y significados, se crean habilidades  para elevarlas al rango de la comprensión, se construyen abstracciones para dar significado personal a lo que se ha comprendido y se repara lo que ha llegado al área del pensamiento por la vía del error.

Y entonces, la 4ª Transformación, en materia educativa, debiera orientarse a satisfacer los intereses y necesidades de desarrollo de los niños y jóvenes de México y no a satisfacer los intereses sectoriales de los profesores que suelen distinguirse por su mezquindad, su negligencia y su falta de compromiso…  No cree usted?

 

error: www.sucesosdeveracruz.com.mx