Disensiones y Disquisiciones

De Palabras Mayores 3

  1. Salas Borges

Entre todos los grandes errores, en la aplicación de las políticas pùblicas en materia educativa, la “prisa” parece ser un elemento concomitante con el temor de los gobernantes al cuestionamiento de sus acciones en el manejo del los recursos del paìs, a la pèrdida de impunidad, al enjuiciamiento y la cárcel; y entonces, desde la perspectiva de que la enseñanza mediatizadora adormece las conciencias, nos han impuesto una reforma educativa (con màs de lo mismo) cuando la anterior no ha fraguado aùn, no se ha consolidado, no se ha hecho consistente.

Lo que no saben, quienes ejercen las polìticas pùblicas en materia educativa,  es que una reforma educativa necesita entre 10 y 15 años para permear en la conciencia de los profesores y otros 10 o 15 años para estandarizarse.

Sucediò que en 1959, en el sexenio del Presidente Lòpez Mateos, se echò a andar la màs grande reforma educativa habida en este  país, conocida como el “Plan de Once Años”, con la pretensión de que para 1970 Mèxico ya tuviera totalmente resuelto el abasto de profesores.

 

  • En 1958 4.000,000 de niños recibían educación primaria pero había un grave rezago: otros 4.000,000 de niños carecían de escuelas y de maestros.

 

  • En diciembre de 1958, el Pdte. López Mateos enviò a la Cámara de Diputados una iniciativa de ley para la expansión y mejoramiento de la educación primaria en el país, en la que se planteaba  la necesidad de preparar maestros  para acabar con el rezago y atender a una población escolar que, para 1970, sería de 12.000,000 de niños, o tendríamos un rezago mucho más alarmante: 8.000,000 de niños sin escuelas ni profesores.

 

Estas fueron las ideas principales que contenía aquella propuesta de  ley:

 

  • La creación de cuatro centros normales regionales

 

  • El fortalecimiento de las escuelas normales existentes

 

Y para justificar la viabilidad de aquella propuesta de ley…

 

  • Se hicieron estimaciones del crecimiento poblacional para los próximos diez años.

 

  • Se discutieron y ajustaron presupuestos.

 

  • Se seleccionó en la SEP a los primeros maestros que habrían de participar en la formación de los primeros mil profesores de nuevo cuño en dos escuelas piloto.

 

  • Se hizo un estudio exhaustivo de factibilidad para ajustar, actualizar y modificar planes y programas de estudio.

 

  • El 1º. de diciembre de 1959, en Querétaro, el Pdte. López Mateos anuncia para 1960  la creación de 4,000 plazas para profesores, la construcción de 3,000 nuevas aulas y la creación de los dos primeros Centros Normales Regionales (como escuelas piloto) en Cd. Guzmán, Jal y en Iguala, Gro., para la formación de 500 profesores por generación en cada uno de ellos; luego serían creados otros más en diversos puntos del país, que llegarìan a ser 12 y producirían 6000 profesores por año.

 

  • En septiembre de 1960 empezaron a funcionar los Centros Normales Regionales de Cd. Guzmán Jal. y de Iguala, Gro. y en septiembre de 1961,  se crearon las primeras escuelas primarias vespertinas para ser atendidas por los estudiantes normalistas, tanto en la región de Cd. Guzmán como en la de Iguala y que funcionan de 15 a 18 horas, con lo que ya empieza a reducirse el rezago educativo.

 

Y uno se preguntaría… Por qué se dispuso que el plan se realizara en once años?

 

  • Porque habiéndose aprobado el plan en diciembre de 1959 se pretendía cuantificar y cualificar sus resultados al final del siguiente período sexenal, ya que los estudios de crecimiento poblacional, que previamente se hicieron, abarcaban hasta 1970 y la pretensión era que a los once años habría de ser superado el rezago educativo y todos los niños mexicanos deberían tener escuela y maestro.

 

Y resulta que todo lo ofrecido en Querétaro, por el presidente López Mateos, se cumplió.

 

  • 3000 nuevas aulas hermosearon el paisaje urbano y rural en 1960.

 

  • 4000 nuevos profesores se integraron a la fecunda tarea de educar.

 

  • Los estudiantes de los centros normales regionales de Cd. Guzmán y de Iguala, que recibían una beca económica, pudieron seguirse formando como huéspedes en el seno de las familias provincianas, lo que evitó que se contaminaran con ideas sediciosas, como sucedía en las escuelas normales rurales; y facilitó, por otra parte, que asumieran nuevas dinámicas de crecimiento y nuevas y vivificantes convicciones respecto de su función docente.

 

  • “Los datos correspondientes, en materia educativa, del último año de la administración del Presidente López Mateos superaron lo previsto en el Plan de Once Años”… “Visité los CNR de Iguala y Cd. Guzmán; me confortó advertir, sobre todo en el segundo, la cordialidad existente entre catedráticos y estudiantes. Unos y otros habían comprendido cuánto esperábamos de su esfuerzo”. (Memorias. Jaime Torres Bodet. p. 94.)

 

Sin embargo, la poca firmeza en el ejercicio de las políticas pùblicas de los gobiernos de los 80s y 90s cedió ante la presión de los sindicatos magisteriales; y aquellos 12 Centros Normales Regionales que inicialmente admitìan a 500 estudiantes y en tres años los licenciaban como profesores, por “òrdenes superiores” ya solo admitìan a 90 o 100 estudiantes para solamente licenciar a 90 o 100 profesores cada año.

Y entonces, usted sigue creyendo que “ahora los niños son el centro del Sistema Educativo Nacional?… No será que los profesores y sus sindicatos se siguen adjudicando el derecho de ser el centro del sistema y las necesidades de aprendizaje de los niños, que no de enseñanza, siguen siendo ignorados”…   O usted què opina?

 

 

 

Concluyó la Semana Nacional de Salud

ANTERIOR

Incendio en casa de préstamos Bazar en avenida 2; Bomberos y PC lo sofocan

SIGUIENTE

Te puede interesar