Columna sin nombre

¿A MARCELO SE LE ANTOJA LA VERDE DE MANUEL?

+ Lagrimitas y pucheros en el gabinete.
+ Mensaje de la jueza que encerró a Duartistas.
+ La lucha sigue… entre los Yunes.

Ya se destapó el Chiquistriquis y anda hasta ofreciendo 10 mil pesotes pa’ que le digan sus verdades
–Chopenjawer

Cuando fue alcalde de Coatzacoalcos por primera vez, se hizo notar porque tenía una camisa color esmeralda que le generó varios apodos como la “Chica Lager”, “La Iguana”, etc.

Las reporteras enamoradas de su porte, decían que era para combinar con sus bellos ojos pispiretos y su coqueto bigotito a la Mauricio Garcés.

Marcelo Montiel así se uniformaba a diario, con su camisa verde de manga corta y su pantalón “beish”, y andaba así por todos lados. Pocas veces, al menos en su primer periodo, se le vio con otra ropa o trajes.

Así construyó su imagen, apoyada mucho en los entonces jóvenes de la época, recuperando Coatza para el PRI, luego de que el perredista Armando Rotter Maldonado no pudiera sostener la joya de la corona del sur.

De hecho, en esa ocasión fue debut y despedida del PRD en muchos ayuntamientos veracruzanos. Fue su única temporada donde tuvo mucho apoyo ciudadano, contagiados por lo que pasaba en el Distrito Federal, donde fue elegido (por primera vez en la historia), el jefe de Gobierno, ganando Cuauhtémoc Cárdenas, el hijo del Tata Lázaro.

Pero los malos gobiernos perredistas simplemente tronaron y los priistas decidieron echar toda la carne al asador para recuperar ayuntamientos importantes, como el caso de Coatzacoalcos.

En ese primer periodo de cuatro años, Marcelo realizó mucha obra y fue de los últimos alcaldes que logró consolidarse como jefe político del municipio que se estaba convirtiendo en una de las ciudades más importantes del sureste del país, no sólo por el puerto industrial, sino porque estaba creciendo en materia hotelera y de servicios turísticos.

De igual manera, nunca faltaron los señalamientos de que, así como tenía una administración notable, también se estaban enriqueciendo el alcalde y a su gente más cercana, muy cercana.

Pese a los señalamientos, se puede decir que Marcelo logró colocar a mucha de su gente en el poder municipal por cerca de 10 años; incluso fue llevado al gabinete estatal de Fidel Herrera Beltrán, quien a su vez lo hizo diputado local y nuevamente alcalde.

Con Javier Duarte también se convirtió en secretario de Desarrollo Social y posteriormente delegado federal, hasta donde llegó su carrera política y como servidor público más reciente.

Se puede decir que los fidelistas/duartistas (entre otros grupúsculos del PRI) bloquearon a Marcelo en sus aspiraciones a la gubernatura, uno de sus sueños frustrados, aunado a las consecuentes circunstancias donde el PRI literalmente perdió el poder en Veracruz y ahora hasta parece más un partidito satélite del exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares, listo para hacer alianza cuando se lo ordenen.

Ahora trasciende que Marcelo quiere otra vez sentir la verde… la camiseta verde de Manuel Velasco Coello, quien a nivel nacional es el factor de poder en el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), partido que en Veracruz es un refugio de los priistas que no quieren que los llamen así.

Según se comenta en los cafés del antiguo Puerto México, Montiel Montiel estaría buscando al exgobernador chiapaneco para congraciarse con la 4T y así buscar, bajo estas siglas, un próximo cargo político, que podría ser precisamente la alcaldía, donde mejor se mueve para otra vez sentir la verde.

En este sentido, habría que ver si Marcelo todavía tiene el mismo gas (se sabe que estuvo muy gravemente enfermo) y entusiasmo para volver a tomar las riendas del Palacio Municipal; de igual manera le crecieron los enanos, pues sus más cercanos efebos le crecieron y se le treparon a las barbas, por lo que su posición como “jefe político” se debilitó mucho.

¿Será que vaya a dejar su lujoso depa de la avenida Reforma allá en la CDMX? Chance y en una de esas, ante un alcalde de Coatzacoalcos que tiene la misma capacidad intelectual de una papa enterrada, hasta gana.

NOTA PARA PEGAR EN EL REFRI: Que a varios del gabinete estatal se les escurrió una lagrimita e hicieron puchero cuando oyeron decir al gober que, con la pena, pero se van a tener que quedar los seis años trabajando en el Gobierno del Estado porque no hay chance para irse de candidatos a un puesto de elección popular. Lo anterior es congruente con la 4T en el sentido de que, a diferencia de lo que se hacía en el pasado, aquí hacen exactamente lo contrario.

OTRA NOTA: Que a muchos les pareció extraño el mensaje que puso en el Feis la jueza que encarceló (con corta prisión preventiva) a medio gabinete del exgobernador Javier Duarte. Y es que Alma Aleida Sosa Jiménez posteó en su cuenta: “Dios existe, estaba con un depredador y no lo advertía, hoy mis ojos se abrieron al fin!”… Dicen los malosos de la grilla: “¿Acaso se habrá referido a Cascarita?”.

LA ÚLTIMA PORQUE YA ES VIEEEERNES (DÍGANLE A MI CRUSH QUE LA ADORO): ¿Será que el presidente municipal de Veracruz, Fernando Yunes, ya no le ve futuro a su carnal Miguel? ¿De plano ya lo sacó de la candidatura a la gubernatura de Veracruz en 2024? Y es que ya el alcalde ya anda en campaña, autodestapándose, y de paso descartando a su propio hermano… La lucha sigue, hasta entre carnalitos… ¡Pa’ vatos!

Pierde AMLO en el INE: solo México Libre y PES van a comicios

ANTERIOR

Se espera repunte del 30% en ventas del comercio de Orizaba: Canaco

SIGUIENTE

Te puede interesar