Causas y efectos

Resuena una voz sacerdotal

*El imperio de laviolencia
*Los tapa bocas agotados
*Ignorancia y corrupción

Reflejo claro ycontunde en los ámbitos de la sociedad veracruzana, resultó el apunte delprestigiado sacerdote veracruzano Quintín López Cessa, párroco de la iglesia deSan Jerónimo en la bella y confortable ciudad de Coatepec, quien sin treparseentre las ramas y de manera clara y contunden, declaró ante medios decomunicación que incuestionablemente las mujeres mexicanas quienes el próximonueve de marzo realizarán un paro de actividades en todos los sentidos,incluso  sin acudir a parques, jardines,ni centros comerciales, tienen como soporte los abusos y  la violencia que todos los días se ejercecontra el sexo femenino, hechos nefastos que se registran contra pequeñas yadultas, e incluso en los ámbitos de la vejez.

El sacerdote designificativo prestigio en el ámbito religioso y social de la EntidadVeracruzana, refiere que agregado al descalificado panorama de maltrato,desatención y agresión por el que atraviesan las mujeres en nuestro país,incluyendo a niñas menores de edad, lo más lamentable y censurable es que, antetales yerros en el contexto social, que incluye martirios, explotación, sumandoel asesinato, se advierte con notoriedad un ámbito de impunidad, de toleranciae incompetencia en ése delicado renglón que se sufre en todo el país, cuyos elevadosrangos de ineficacia para evitar y castigar a los responsables de maltrato ycrímenes contra mujeres, refieren una clara deficiencia (para no decirincompetencia) en lo relativo a la vigencia del “crimen y castigo” que debeprivar en los marcos del imperio de la Ley.

El escenario descritopor el sacerdote Quintín López Cessa, enmarca con claridad que,incuestionablemente las verdaderas causas que originan “violencias y abusosrecurrentes contra la mujer”, lo constituyen precisamente los escenarios deimpunidad, de olvido, del desgano que ha privado en los marcos de los sectoresresponsables tanto de administrar justicia, como de proteger el bienestar de lacolectividad, lo que paralelamente a tales deficiencias origina la subsistenciade escenarios de impunidad, desequilibrios, desigualdades y severas frustraciones.

Porque mucho daño seorigina a la sociedad si la impunidad priva frente a los ámbitos malsanos delimperio de la violencia, sobre las razones del esfuerzo, del desarrollocompartido, del fortalecimiento personal justo y equitativo en los marcos delorden y la legalidad, objetivo primordial de toda sociedad que espera lavigencia de un Gobierno del pueblo y para el pueblo, tanto en lo que se refiereal bienestar, como en lo que concierne a que cada cual “reciba lo que merece”.

De acuerdo a lodifundido en medios de comunicación, el apreciado sacerdote, cuyos apuntes bienmerecen espacios destacados de atención no sólo en los medios de comunicación,sino en los ámbitos gubernamentales, jurídicos y sociológicos, ha referido que nuestrosproblemas “no sólo son la inequidad hacia la mujer, sino que a ello se suma laviolencia y los asesinatos, al igual que laimpunidad en el país”.

“Impunidad”… Apuntetoral, claramente determinante en torno al tema, porque no sólo se requiere dejusticia social, de capacitación y apertura de más y mejores oportunidadeslaborales para el bienestar en lo general, sino que también nos encontramosurgidos de manera fundamental de ética en el comportamiento en ámbitos policiacos,de ética en las tareas de investigación sobre los delitos cometidos, de ética enlos señalamientos de la Fiscalía, de ética en la actuación de los abogadosdefensores, así como de ética en los tribunales y en los sistemaspenitenciarios…

Resulta  incuestionable y rotundamente realista laexpresión del religioso Quintín López Cesa, la impunidad en el país es lo queha originado incremento en actividades fuera de la Ley, no sólo en los rangosde violencia, sino de igual manera en los círculos de “cuello blanco”, porqueincluso tanto en las fallas en la administración de justicia, como los yerrosen lo referente a programas para restablecer la tranquilidad social aldisminuir la  actividad delictiva  en lo general, han registrado más retrocesosque avances positivos, derivado de quebrantos en la ética que debe distinguirde manera singular a todos los ámbitos de la función pública.

Nadie duda que existanfuncionarios honestos y éticos, incluyendo a policía así como jueces y que, en el pasado, también existieron… Perolas tentaciones e incluso “las presiones del poder” influyen indudablemente enel quehacer público, muchos son los delitos sin esclarecer, muchos más que losrealmente aclarados con sentencias acorde con las dimensiones del yerro cometido…Los feminicidios, para citar un ejemplo, constituyen clara muestra de ello yprecisamente por tales panoramas más opacos que claros, es que las mujeres levantanla voz, agregando a su desacuerdo e indignación el estado negativo ypreocupante de cosas, que precisamente se originan en torno a las aspiracionesde un mayor bienestar en lo general, tanto para las mujeres como para sus hijos, que también son hijos de losvarones de éste país.

“Un Día Sin Mujeres” noes un reto o una descalificación al Gobierno de la República, sino queconstituye una voz que suma las de millones de mexicanas, demandando a losayuntamientos, a los gobiernos estatales, al Gobierno de la República, así comoa los congresos y tribunales de todo el país, la urgencia de frenar la violenciaen México, porque esa violencia origina preocupación angustiante, llanto, dolor, infelicidad, desesperanza y rabia por la impotencia, el dolor y laincertidumbre, ante la inestabilidad y el pálido futuro de un país como elnuestro, con muchos recursos naturales en favor, pero con un escenario preñadode quebrantos y lágrimas en lugar de sólido bienestar.

Por todo ello elreconocido pastor eclesial Quintín López Cessa, en sus declaraciones ante mediosde comunicación refiere: “El problema no es sólo la mujer y la violencia y losasesinatos, el problema real es la impunidad en el país”… Efectivamente,impunidad es el tema que se debe atender, agregando a ello el valioso conceptode la equidad, sea para bien o para mal… Ya está dicho en palabras divinas:“Dar a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar” y… De la mismaforma otorgar al pueblo lo que es del pueblo.

LO QUE SE LEE

Todo hace indicar queen ninguna farmacia del Estado de Veracruz, disponen actualmente de“tapabocas”, tal escasez se ha registrado ante el temor en el marco delcolectivo social, de que el virus supuestamente de origen chino, se expanda ydesarrolle su contagio entre la población de todo el territorio nacional.

Las referencias sobreel tema señalan que incluso dicho producto, que regularmente es utilizado porel personal de clínicas y centros médicos, ha sido recomendado por médicosparticulares e incluso por autoridades sanitarias, como apropiado para serutilizado por la  población en lo general,como una medida preventiva para evitar el contagio del “coronavirus”, que deacuerdo a datos internacionales tiende a propagarse por el mundo entero,padecimiento que pudiera ser mortal para un determinado porcentaje de pacientescontagiados por dicho mal… La esperanza es que nadie en México pierda la vidapor la nueva pandemia que preocupa al mundo.

LO QUE SE OYE

No faltan quienes refieren con toda malicia una interrogante con doblefilo: ¿Qué resulta más caro para PEMEX: La corrupción o la ignorancia?… Ustedpodría opinar en el sentido que guste, pero para mi gusto creo que en Pemexhasta la fecha y desde tiempo atrás, han imperado tanto la ignorancia como lacorrupción… Ahí la dejamos.

Lima Franco mejora imagen de gobierno de Cuitláhuac

ANTERIOR

Afrodescendencia en Yanga, nos llena de orgullo en Veracruz: Rubén Ríos

SIGUIENTE

Te puede interesar