Causas y efectos

*Preparan gira de  AMLO en Veracruz

*El huachicol… Y las puertas de Alcalá
*Los complejos rumbos para la fiscalía
*Formal cierre del Tec. de  Monterrey

 Señaló el gobernador veracruzano Cuitláhuac García Jiménez, que efectivamente en los primeros tres días del próximo mes de febrero, el Presidente de los Mexicanos recorrerá parte del territorio nacional, desde la región de Coatzacoalcos, hasta la zona de Córdoba, teniendo como punto intermedio la Cuenca del Papaloapan.

Agregó el mandatario de Veracruz, que el actual Presidente de los mexicanos, refiere una especial identidad por las tierras de los jarochos, porque desde temprana edad vivió y convivió con los veracruzanos, como resultado de los vínculos que su señor padre sostenía con nuestra paisanada e inclusos aún sostiene, recordando que en una etapa de su vida, el ahora depositario del Poder Ejecutivo de la Nación, vivió y convivió en tierras de los jarochos.

Así las cosas, se podría referir que tres días seguidos en una misma entidad, es un hecho notorio para nuestras tierras, que ni cuando el sismo de 1973 que destruyó parte de las ciudades y pueblos de la zona centro veracruzana, dejando terror en los municipios de Orizaba y Córdoba (al igual que en todos los ubicados en los  entornos) los ejecutó el entonces presidente Luís Echeverría Alvares, quien sólo de “pisa y corre” nos visitó para luego decir: “Aquí están muy bien organizados, ni falta les hago” y… De inmediato partió, dejándonos a todos con la mano tendida.

Así las cosas, se despierta interés por una figura que paralelamente al rango que le distingue, se encuentra hoy entre el aplauso de unos y los señalamientos descalificadores de otros, sobre todo cuando el tema de los huachicoleros (o serán “guachicoleros”) sacude al país, sobre todo con las revelaciones asombrosas, indicadoras de la aparente o confirmada participación en ese grave daño a la nación, por parte de connotados personales, cuyos nombre por el momento “ya no me acuerdo” pero que todos dicen que “ahí están, ahí están” las puertas de Alcalá.

Pero la realidad es que sí motiva a los veracruzanos la presencia durante tres días en febrero del presidente López Obrador, primero en la historia moderna del país que no milita ni en el PRI ni en el PAN, pero que, a más de ello, está dejando perplejos a quienes gobierna por el estilo, formas y decisiones asumidas y, en el marco de ése estilo, la verdad que “que no se cansa el ganso”… (¿Alguien me podría traducir la expresión?).

Obviamente ante los preparativos de la gira presidencial los reporteros tienen tema para perseguir al gobernador veracruzano (y también sin cansarse), en la búsqueda de datos, de rutas, de estancias y puntos donde el señor Presidente tiene programado estar presente.

Y en ese marco de comentarios al estilo muy de los jarochos, se apunta que uno de los puntos que mayor atención despierta en la próxima ruta de la gira presidencial por tierras veracruzanas, lo es la ciudad de Córdoba, la ciudad de “los treinta caballeros” ahora presidida en la alcaldía por una dama, ciudad con un parque histórico y bello, en la cual el hoy presidente, no pudo efectuar como candidato el mitin durante su campaña en busca del voto ciudadano, porque en ese punto se realizaría un festival.

Pero como dice el ahora mandatario de los mexicanos “yo perdono”… Al tiempo que la vox populi destaca que el perdón no quiere decir olvido y, donde canta gavilán, no elevan sus tonadillas los jilguerillos.

Así el panorama, todo se alista para que los primeros tres días de febrero, el señor Presidente “antihuachicolero” viaje por nuestras tierras, ante un pueblo que estará de manteles largos por la gira que, por sus características y momentos, no tiene antecedentes en la historia de los veracruzanos… Y dejemos claro, si le va bien al presidente en estas tierras, le podría ir mejor a los veracruzanos… Ahí la dejo.

EN TORBELLINO DE COMPLEJIDADES

TRANSCURREN LOS DÍAS DEL FISCAL

Y para qué complicarse tanto la vida… Todo indica como ineludible la posibilidad de que el actual Fiscal del Estado de Veracruz, Jorge Winckler Ortiz, hombre de las confianzas del anterior gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, disponga de un escaso o mínimo reducto, para continuar despachando al frente de la procuración de justicia en beneficio de los veracruzanos.

En ese ámbito de la actividad pública veracruzana en los espacios de la aplicación de justicia, se podría decir que desde años atrás las cosas no marchan del todo bien, ni en los tribunales, ni en los sectores de seguridad y protección al ciudadano, ni en lo referente a la investigación de delitos y castigo a los que pecan contra la sociedad y las leyes.

Las actuales generaciones crecieron en espacios sociales en donde con frecuencia se escuchaba que existen “ladrones en las calles e inocentes en las cárceles”, esos conceptos de alguna forma siguen vigentes, sobre todo cuando la actividad delictiva se ha multiplicado, sobre todo en torno a hechos de violencia con disparos de por medio.

Siendo objetivo, siempre ha sido complicado desempeñar en México actividades como policía, como fiscal e igualmente como juez, pero nunca como ahora, porque en la búsqueda de lograr éxito en tareas de investigación y sanciones a quienes delinquen, sobreviene la violencia desmedida que se justifica por los elevados riesgos que refiere la actividad criminal, con efectos claramente mucho mayores que en pasado.

Pero paralelamente al crecimiento de los delitos y obviamente de la delincuencia, ahora “se avanza” por así decirlo en procesos penales contra funcionarios o ex funcionarios públicos, los ejemplos sobre el tema ya son numerosos.

El actual Fiscal de Veracruz fue designado bajo nuevas aportaciones a nuestras leyes, por lo que su cargo se consideró, llamémoslo entre comillas “circunstancialmente”, como válido más allá de lo que duraría la administración del anterior gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y, por los antecedentes, nadie podría dudar que si el triunfador de los comicios para gobernador hubiera sido el candidato de Acción Nacional, el señor fiscal navegaría sobre aguas tranquilas, pero los resultados fueron adversos y el clima cambió de caluroso hacia los tiempos gélidos y de mayor complejidad.

Todo refiere, por lo que se aprecia, que no habrá vuelta de hoja, sobre todo cuando los tribunales han dicho “no” al requerimiento de amparo para que no se proceda a la designación de un  nuevo Fiscal, así las cosas, será difícil para no señalar que imposible, un cambio de rumbo en torno a lo que ya “se veía venir”…

Sobre el tema, no faltan quienes aseguren que “todo puede suceder en la viña del señor”… Ahí la dejo.

LO QUE SE LEE

Ayer por la tarde se difundió de manera oficial en un medio electrónico cordobés, que el centro de estudios medios y superiores identificado entre los veracruzanos como Tecnológico de Monterrey Campus Córdoba, se encuentra transcurriendo en su último año de actividades, en tanto que se ha considerado como apropiado cerrar sus puertas y que los alumnos sean transferidos, por la mediación del propio Tecnológico, hacia otros campus similares que operan en el país.

LO QUE SE VE

Que en muchos de los sectores integrados por cordobeses se camina hacia atrás, rumbo negativo iniciado por el declive de la actividad económica en la región y el crecimiento de los índices delincuenciales, los cuales, siembran temor y desequilibrio en los círculos de la actividad empresarial y, ya no se diga al interior de los hogares.

LO QUE SE OYE

Que indudablemente, el cierre de la notable institución educativa, ahondará más en el desánimo de los sectores productivos para generar las urgentes fuentes de empleo que demanda la colectividad, hecho que negativamente abonará en mayores conflictos sociales al interior de la colectividad, la cual, ya proyecta agotamiento por la incertidumbre económica creciente, así como por los elevados ámbitos de inseguridad que agobian a la colectividad.

Atiendo sus comentarios en

alfredorioscolumnas@gmail.com

En Veracruz, son los tiempos del magisterio: Víctor Vargas

Anterior

La Palabra y la Idea

Siguiente

Te puede interesar