PREOCUPANTE LO DE “NIÑOS INTOXICADOS”

APROPIADOS PROGRAMAS DE EMERGENCIA
EXPECTACIÓN POR DESFILE DE TRABAJADORES
ESCENARIO PARA SIMPATÍAS O LO CONTRARIO

Y cuando se registran los primeros avisos de que se encuentra en serio riesgo la vida de decenas de niños en la región de la sierra de Zongolica, como resultado de que, precisamente para la celebrar el “Día del Niño”, consumieron en su escuela pastel donado por una Fundación, el cual dicen que aparentemente se encontraba en mal estado: ¿No resultaría más apropiado y correcto que, en lugar de esperar el auxilio humanitario de los municipios del entorno, las autoridades de salud en la capital del Estado trasladaran de inmediato por vía aérea, medicamentos y médicos para otorgar atención prioritaria a los pequeños???…

Las informaciones refieren que después de varias horas de haberse detectado los síntomas de intoxicación entre los pequeños, por consumir alimentos en malas condiciones, los centros asistenciales de esa región no disponían del suficiente espacio y medicamentos necesarios para atender a los menores, circunstancia que bajo cualquier condición representa una emergencia de primer orden que, por sus propias características, debió atraer la inmediata atención y participación efectiva de los niveles de salud tanto federales como estatales.

La experiencia registrada ayer en la zona de la Montaña de las Cuatrocientas Plumas, refiere por sus características que los niveles de asistencia estatal en ese renglón, no refieren la competencia y capacidad suficiente para asistir con prontitud y eficacia a  quienes en su tierna edad, corren severo riesgo y que, por su propia inocencia, no pueden dimensionar la mortal agresión del que son víctimas.

Debe quedar claro y sirva el preocupante escenario como experiencia aleccionadora, para que en los rangos de asistencia médica estatal y federal, se tengan siempre estrategias claramente diseñadas, para que la respuesta ante casos semejantes, incluyendo lo relativo al transporte, se actúe de inmediato sin perder un solo segundo y sin que los rangos burocráticos resulten de mayor peso que la emergencia existente.

El tema debe originar una evaluación inmediata por parte del sector de salud estatal, incluyendo los ámbitos federales y municipales, para que en casos semejantes al referido, se disponga de protocolos puntuales y claramente diseñados, que permitan acortar en su máxima expresión acciones emergentes ante problemas inesperados como el referido, abarcando los relacionados con fenómenos naturales como pueden ser huracanes y sismos de alta densidad.

De la misma forma, es necesario diseñar estrategias claramente establecidas, para casos de emergencia como los citados, y todos los que pudieran ser posibles de presentarse, que amplíen las perspectivas de respuestas inmediatas y eficaces en beneficio de la colectividad en lo general… Ya veremos si superamos aquello de que “el ser humano, es el único ser viviente que tropieza con la misma piedra”.

DESFILES QUE REFLEJAN

DESACUERDOS Y SIMPATÍAS

Es incuestionable y claramente probable, que los desfiles con motivo de “El Día del Trabajo” que en el transcurrir de éste primero de mayo se efectúen en todo el país, refieran como ya es tradicional las demandas que las trabajadores consideren como pendientes externar, pero de la misma forma, nada extraño resultaría que por encontrarnos en los inicios de un nuevo régimen del Gobierno Federal y, en el caso de Veracruz de una nueva administración estatal, tales circunstancias podrían reflejar efectos significativos en el marco de las manifestaciones del sector laboral.

Cierto es que de acuerdo a las últimas mediciones de popularidad de las nueva estructura de la administración federal, los datos apuntan elevados rangos de aprobación hacia el actual Gobierno de la República, pero en los escenarios a los que hacemos referencia, nunca ha sido extraño que aparezcan “dedos en las llagas”, precisamente en los eventos referentes al “Día del Trabajo” y, se podría anticipar como difícil que tales referencias no se presentaran en el desfile que hoy atestiguará el pueblo de México en las mayorías de los municipios del país y en la capital de los mexicanos.

Ya de antemano se rumora que sectores como el magisterial brindarán hoy motivos para comentarios, al tiempo que también podrían registrar efectos singulares las organizaciones laborales de la administración federal, en las que se apuntan las factibles contracciones del número de plazas, como es el caso de trabajadores del sistema hacendario…

No faltan los que sobre el tema de la marcha laboral auguren que podrían presentarse referencias de apoyo a diversas políticas aplicadas por la nueva administración federal, en tanto que todo es posible que suceda en el marco de un desfile de tales características.

Pero a más de ello, todos tienen claro en el territorio nacional, que en el marco de los controles que refieren dirigentes sindicales, siempre en los desfiles del día del Trabajo se habla de equidad, de justicia en bien del trabajador, así como de referencias en torno a las políticas que se aplican en México y que tienen que ver con el bienestar de la clase trabajadora.

En esos contextos, las acciones que se manifiesten en la festividad laboral, marcaran de alguna forma en qué niveles de identidad se encuentran actualmente gobiernos estatales y la administración federal, en lo relativo a los ámbitos del sector laboral mexicano y, de alguna forma, tal ángulo de evaluación es lo que más llamará la atención de los especialistas en la materia… Ya veremos.