Causas y efectos

*POLÉMICA POR LA PROCURADURÍA

*HISTÓRICO EL AÑO QUE TERMINA

*VIVIMOS TIEMPOS SANGRIENTOS

*TRANSFORMACIÓN CON DESPIDOS

NOTA DEL AUTOR:

Apreciados lectores: tengan la bondad de Recibir por éste conducto mis mejores deseos de bienestar, paz, felicidad y prosperidad, en el trascurrir del año que se inicia y que, en ese mismo marco, Dios bendiga a todos los integrantes de su familia… FELÍZ AÑO NUEVO

 

Incuestionablemente, al cerrar el año, en el transcurrir de los convivios con motivo del fin de año, uno de los temas de mayor polémica que integrarán entre los veracruzanos habrá de ser el amparo federal que un juez otorgó al Procurador de Justicia de Veracruz, Jorge Winckler Ortiz, acción jurídica que dejará en suspenso (por el momento) el procedimiento iniciado por el Gobierno del Estado, con la intensión de proceder a la destitución del indudablemente polémico fiscal veracruzano.

Ciertamente, no escapa al debate de los veracruzanos un hecho incuestionable, lo referente a que el actual escenario en torno al tema, no tiene antecedentes en la historia de la entidad, sobre todo frente a dos referencias y circunstancias, difíciles de evadir.

La primera de ellas es que, nunca antes, un gobernador electo (no sustituto) en el Estado de Veracruz, se había encontrado ante el dilema que priva en la actualidad , sobre la posibilidad de proponer a un nuevo Procurador, en tanto que el señor Winckler Ortiz, actual procurador veracruzana, fue propuesto entre varios otros por el anterior gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, en un proceso que por las reformas aplicadas para aquel entonces, convertían al actual Procurador en un funcionario que, seguiría vigente, más allá del bienio de la anterior administración estatal.

La segunda circunstancia sobre el caso, es que también, por primera ocasión en la historia veracruzana, un Procurador solicita el amparo de la justicia federal, intentando frenar el procedimiento legislativo que se había iniciado para destituirlo y designar nuevo Procurador, requerimiento de amparo que, de acuerdo a los últimos informes, le fue concedido por un juez federal.

Así las cosa, habrá la oportunidad de observar un proceso sin antecedentes en ése renglón, que, por sus características y dimensiones, incuestionablemente despertará polémicas y no sólo en tierras veracruzanas… Ya lo veremos.

SERÁ HISTÓRICO EL AÑO

QUE HOY SE EXTINGUE

Nadie podrá dudar que, en el caso de nuestro país, el año 2018 que hoy termina, será encuadrado en la historia por el triunfo del candidato a la Presidencia de la República del Movimiento de Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador, ese hecho y su toma de posesión el pasado primero de diciembre, así como las circunstancias imperantes en el entorno, serán referidos como notables y citables en el presente y el futuro de nuestro país, a lo que indudablemente se sumará la tragedia donde perdieron la vida la Gobernadora de Puebla y su esposo, quien se desempeñaba como Senador de la República y antes también había sido gobernador.

Pero a más de ello, la nueva figura presidencial de México, ha hecho sentir un cambio significativo en el estilo de gobernar… Y es que en apenas cuatro semanas de administración, con sus novedosas y persistentes conferencias de prensa cotidianamente matutinas, sumando a ello  diversas determinaciones algunas de las cuales abiertamente polémicas, advirtiéndose rápidamente una tendencia y un estilo, que muchos aplauden, pero que, otro tanto desaprueban.

A la vuelta de apenas un mes de haber tomado posesión como Presidente de México, difícilmente se le puede calificar positiva o negativamente, sin embargo, hechos como “los despidos” en algunas áreas de la administración federal, se están ganando la desaprobación de amplios sectores de la sociedad, no sólo por la forma en que se aplican los ceses, sino porque no se cumple con un proceso de liquidación como el que se reclama en el sector privado.

De acuerdo a lo que se calcula, podrían ser miles los trabajadores del gobierno federal que serán despedidos, lo que incuestionablemente abrirá un antecedente imborrable para la actual administración del gobierno de la República y, ello, dejará huella en la historia política y laboral del país… Ya veremos.

 

Desde muchos años atrás hemos señalado que, dotar de seguridad a la colectividad, es la primera obligación de los tres niveles de Gobierno, hoy ante el crecimiento de los índices delincuenciales, los alcaldes intentan mirar de lado y evitar participar en materia de seguridad, panorama que complica aún más la aplicación de acciones para frenar robos, asaltos, secuestros y hechos de sangre en lo general.

En nuestros días, los niveles delincuenciales no tienen la más mínima semejanza a lo que se vivió en el pasado, tanto así que, al cerrar el presente año, las cifras de hechos violentos ni por asomo podrían compararse al panorama de lo que se experimentaba a finales del siglo pasado, aparejado en el caso de Veracruz, que de acuerdo a las estadísticas, encabeza negros liderazgos delincuenciales en tierras nacionales.

En menos de dos décadas, la violencia se ha apoderado de amplios espacios del territorio nacional, pareciera por el momento que ésta aterradora actividad llegó para quedarse y, sus sangrientos tentáculos se multiplican por todo el país, salvo muy, pero de verdad muy escasas excepciones.

La sociedad demanda que el Gobierno de la República, responda con efectividad y lo antes posible (o sea: ¡YA!), contra la violencia que se está apoderando de las más importantes regiones del país, a más de que también operan “sin fecha ni calendario” en pueblos y rancherías, veredas y carreteras, sumando a tales ámbitos las rutas ferroviarias del país.

Se cierra hoy, uno de los años más sangrientos en la historia del México actual, esa es la realidad que padece y ensombrece a la sociedad por entero y, por lo mismo, constituye el reto más cercano que frente a sí deben afrontar las autoridades no sólo federales, sino también estatales y municipales.

LO QUE SE LEE

Que en los despidos masivos que el nuevo “gobierno del cambio” está ejecutando en dependencias federales, argumentado que son medidas necesarias para adelgazar los egresos en ese renglón, no se ha respetado ni a las mujeres embarazadas, que a más de ello son solteras, escenario que se ha presentado en distintas regiones de Veracruz y del país.

LO QUE SE VE

Que dichas medidas están originando opiniones no gratas y sí severas, en contra de quienes las diseñaron, de aquellos que las ordenaron y obviamente de quienes la están aplicando en las diversas regiones del país, incluyendo al estado de Veracruz.

LO QUE SE OYE

Que nadie esperaba acciones de tal naturaleza y magnitud en los ámbitos de la administración federal, sobre todo en una etapa en la que se advierte clara disminución en la oferta de empleo en todo el país, por lo que los despidos en referencia, empiezan a convertirse en uno de los tropiezos más notorios de  la actual administración federal, acción que de persistir, tendería a convertirse no en la “cuarta transformación”, sino en la primera pesadilla en el ámbito laboral de la administración federal, hechos negativos que obligadamente acompañarían al “helicopterazo” en tierras poblanas… Ahí la dejamos.

Atiendo sus comentarios en:

alfredorioscolumnas@gmail.com

 

GASOLINAS PRIVILEGIO O ENCUADRE PRESUPUESTAL

Anterior

Por carencias, se perdieron las certificaciones de los centros de salud

Siguiente

Te puede interesar