Causas y efectos

*¿PARQUÍMETROS EN XALAPA?

*NO CELEBRAR CON DISPAROS
*ACRIBILLAN A CORRESPONSAL
*PANDEMIA DE LA OBESIDAD

No deberían de existir en los tiempos actuales resistencia por parte de diversos sectores de la población, ante proyectos municipales para instalar parquímetros, como pareciera que está por suscitarse en la bella ciudad de Xalapa, porque sigue siendo hermosa pese al cambio climático que en esas tierras es notorio (cómo se extrañan los prolongados espacios bajo los efectos de la neblina y el entonces clásico “chipi-chipi”) Pero es bueno, a más de correcto, que los parquímetros arriben a la ciudad de los lomeríos, porque incuestionablemente representarán un beneficio para el comercio local y para los xalapeños en lo general.

Para simplificar el tema referiremos que al margen de las diferencias que privan por el destino y uso de los recursos que se captan por los parquímetros, en ciudades como Orizaba, Córdoba y Veracruz (que fue la primera en tierras veracruzanas en instalar tales equipos) la realidad es que dichos sistemas dan curso a que “regresen” los consumidos a la compra de productos en el centro de las ciudades, así como al uso de servicios, dado que encuentran sitios para estacionarse, cuyo costo no es elevado; ello sucede porque los trabajadores, empleados e incluso empresarios, ya no estacionarán todo el día sus unidades cerca de sus fuentes de trabajo, sino que optarán para dejarlas en casa, salvo que paguen ocho o doce horas de parquímetro, determinación que no es aconsejable y que por lo mismo no realizarán, como ha sucedido hasta la actualidad en los tres municipios referidos.

Cuando los habitantes advierten que sí encontrarán “una cajón” para estacionar su unidad, se reinicia el retorno de consumidores a las zonas comerciales tradicionales y ello, insisto, reabre expectativas positivas en beneficio del desarrollo comercial tradicional, lo que el final del día beneficia al comercio local y a la ciudad en lo general.

Los xalapeños deberían de apoyarse en las experiencias de otros municipios, con la idea que la propuesta de instalar parquímetros en el centro de la ciudad, reciba la apertura de la colectividad y seguramente que ante los positivos resultados, ya no habría marcha atrás… Ahí la dejamos.    

LO QUE SE LEE

Y en verdad se puede o podría justificar que las sanciones para quienes disparen sus armas de fuego al aire, con motivo del Grito de Independencia, o por cualquier otra festividad, pudieran alcanzar de siete hasta 12 años de prisión,  ello en base a las propuestas recientes sobre reformas al Código Penal, sumando en éste escenario una pena económica que podría fluctuar de 844.9 pesos, hasta un millón 267 mil 350 pesos mexicanos.

Las penas en referencia alcanzarán mayor relevancia si los hechos en cuestión se registran en una fiesta o en una reunión, bajo el criterio que los riesgos de lastimar a uno de los presentes o generar pánico, con los efectos devastadores que ello representa, deben dar curso a sanciones con una mayor cuantía, precisamente por la generación de situaciones de alto riesgo.

Queda claro que mucho arriesgarán quienes hagan uso de armas de fuego en los referidos ámbitos, sobre todo cuando se deja sentir que existirán “ojos vigilantes”, con la intención incluso de filmar las escenas para que sean de utilidad a las respectivas Fiscalías y, en consecuencia, se proceda con puntualidad contra los transgresores… Pronto veremos si tales escenarios (hoy delictivos) se registran en tierras de veracruzanas.

LO QUE SE VE

Todos los crímenes constituyen motivo de preocupación, en especial  en el seno de una sociedad (como la mexicana) que es impactada cotidianamente por trágicas escenas, todas ellas o la mayoría, como resultado directo de La cotidiana actividad ejecutada por numerosos grupos delictivos, que han originado zozobra e intranquilidad en todos  los sectores de la población.

Pero el caso registrado en las últimas horas en el cual es asesinado Erick Castillo Sánchez, director de actividades fotográficas y colaborar destacado en Latinoamérica de “Discovery Channel”, hechos que se registran en una tienda de conveniencia muy cerca de la ciudad turística de Acapulco, uno de los centros turísticos más afamados tanto al interior como al exterior del país, vuelve a colocar a México con referencias negativas en el marco internacional, pecado que se redimensionará a nivel mundial y que por razón natural, será citado en escenarios internacionales como un ejemplo de lo que cotidianamente acontece al interior de nuestro país.

Los especialistas en materia económica, de manera reiterativa sostienen en todos los ámbitos internacionales, que para cualquier país el turismo puede convertirse en una de las más valiosas “joyas de la corona” por lo mismo, autoridades y pueblos de importantes pueblos de Europa y otros continentes que se distinguen por la actividad turística, registran a la seguridad y la reducción delincuencial, como área insustituible que debe consolidarse para beneficiar el bienestar en lo general de la población.

Y les asiste a tales naciones toda la razón, porque la inseguridad, resulta letal para la actividad turística, ejemplo lamentable de ello lo es el acontecer, desde tiempo, atrás en la región costera veracruzana del centro de la Entidad, así como en otros muchos puntos de nuestro terruño, en donde los crecientes índices delictivos han dado curso al declive en el ramo de la industria sin chimeneas, afectando negativamente a incontable número de familias veracruzanas.       

LO QUE SE OYE

Que dos son las calamidades más significativas que contravienen el desarrollo integral de los mexicanos, uno lo constituye tal como se apunta con insistencia los crecientes y preocupantes índices delictivos, y otro se refiere a la epidemia que amenaza a un gran sector de la población, desde el sur al norte de tierras mexicanas, se trata del alarmante problema de la obesidad que se detecta entre un muy elevado número de nuestros paisanos.

De hecho y según datos sobre el tema, nos encontramos los mexicanos afrontando cotidianamente la terrible epidemia del sobrepeso y la obesidad… Sobre dicha epidemia se destaca que hemos apretado el botón de emergencia, dado que el 52 por ciento de los mexicanos (73% adultos y 35% niños) afrontan severos problemas ante el desarrollo de un sobrepeso que debe ser calificado como atentatorio para la vida.

Muchas son las modificaciones que en el renglón de información para la población, se deben de ejercer con celeridad en los actuales tiempos, porque “la pandemia” se está desarrollando con acelerada velocidad, sin que existan referencias que sean indicadores de una contención en el problema.

Incuestionablemente tales panoramas constituyen uno de los reto más destacados frente a la Cuarta Transformación, ya se sabrá se en el futuro inmediato referiremos aplausos y rechiflas en torno al complejo tema… Ahí la dejamos.      

El “jefe de Asesores” de la diputada Florencia

Anterior

Entrega presidente del DIF obra en CAIC “Mi Ilusión”

Siguiente

Te puede interesar