Causas y efectos

*MÉXICO…MURALLA DE MUERTOS

0

*”JUNTOS SOMOS MÁS QUE VOS”

*EL POLÉMICO INICIO DE SEXENIO

*TRANSFORMACIÓN…¿PARA BIEN?

De acuerdo a las últimas cifras captadas oficialmente por las autoridades del Sistema Nacional de Seguridad Pública, para el cierre del pasado mes de noviembre, el número de homicidios dolosos que fueron denunciados en el territorio nacional, alcanzó la cifra de 26 mil 376, mientras que el año pasado incluyendo el mes de diciembre, fueron un total de 25 mil 36, lo que refleja que en materia de seguridad, en lugar de avanzar vamos hacia atrás.

Como usted puede advertir, no se incluye en las cifras el mes de diciembre, lo que inclina hacia la anticipada conclusión de que, al cerrar diciembre, los números resultarán aún más elevados, datos mayormente escalofriantes si a ellos  sumamos que se hace referencia a los crímenes “confirmados”, sin agregar los que se encuentran en calidad de desaparecidos.

Siempre han sostenido los expertos que la primera razón por la que las tribus decidieron, hace siglos, reconocer  un liderazgo (un mando) entre los integrantes de cada comunidad, fue precisamente la búsqueda de un líder (una autoridad) que brindara a la colectividad los mecanismos necesarios para evitar que, otras tribus los agredieran tanto en sus personas como en sus pertenencias.

La seguridad y al mismo tiempo el temor de ser víctimas de los violentos, constituyó el origen de lo que en la actualidad identificamos como alcaldes, gobernadores y presidentes de la República…

En contraposición en nuestros país, “nuestros líderes” en los últimos años (ya más de una década) no han logrado disminuir los índices delictivos, porque aparejado al crecimiento de los asesinatos, surgen en el mismo contexto los asaltos, los secuestros, las extorsiones, acciones que se ejecutan con índices de incremento, sin respuestas eficientes para disminuir sus terribles impactos… En síntesis, el incremento de hechos sangrientos confirma la ineficacia de los mecanismos de seguridad de que dispone nuestro país.

Hoy al tiempo que se encuentran tan de moda las referencias al muro proyectado e iniciado por el actual Presidente de Estados unidos, paralelamente a que la violencia en México se ha ido extendiendo en los últimos sexenios gubernamentales, en el mismo contexto, como si se tratara de una pandemia social incontrolable, en tierras nacionales la violencia impone su predominio.

Dicen que en un principio “importamos” la violencia del sur del continente, por así calificarlo y, en ese contexto, recuerdo lo que en cierta ocasión expresó el connotado veracruzano don Jesús Reyes Heroles, cuando se le cuestionó por parte de reporteros de Estado Unidos “el por qué México no detenía, con acciones severas, el tráfico de los estupefacientes que se generaba del sur del continente hacia los Estados Unidos”, a lo que el brillante veracruzano respondió, que no le parecía justo la aparente pretensión estadunidense en ese sentido, la cual podría interpretarse como la intensión de que “los Estados Unidos ponía a los consumidores, pretendiendo que México, pusiera la muralla de muertos”…

Todo un “profeta” pareciera ahora el notable tuxpeño don Jesús Reyes Heroles, porque en la actualidad y derivado en un principio del tráfico de enervantes, los escenarios refieren precisamente un panorama muy cercano a lo apuntado por el ilustre veracruzano… Ciertamente, la tradicional expresión refiriendo que “la esperanza muere al último”, priva hoy más que nunca entre la sociedad mexicana, ya veremos qué nos depara el fin de la segunda década y principios de la tercera del actual siglo.

POLÉMICO EL INICIO

DEL NUEVO SEXENIO

Y ya que líneas arriba nos referíamos a que la esperanza muere al último, son varios los atentos lectores que me han preguntado: ¿Cuál sería la calificación que le otorgaríamos en sus primeros pasos a la Cuarta Transformación?…

Definitivamente, creo que no es tiempo de calificar, sino de observar y evaluar, pero en lo genérico y en principio, yo me atrevería a referir que el Presidente López Obrador, ha intentado en sus primeras semanas sembrar la idea que es un reformador, que busca ser y parecer un “real y sincero reformador”, brindando una imagen que ya ha referido durante la pasada campaña electoral.

En ese marco de auto calificación, descalifica la “casa presidencial” e incluso disuelve el Estado Mayor Presidencial”, grupo militar de élite considerado por décadas como el cuerpo armado de la milicia de mayor nivel en tierras mexicanas,.

Aparejado a ello, el polémico Presidente se autoimpone un sueldo muy por debajo de quienes lo antecedieron en la silla presidencial , al tiempo que decide abandonar el “avión oficial del Presidente” que costó y sigue costando una millonada, ordenando que inmediatamente lo coloquen en venta, exhibiendo la controversial nave en tierras estadunidenses.

En el mismo contexto, el Presidente realiza sus traslados en su propio vehículo y usa vuelos comerciales para viajar hacia diversos puntos del país, como lo han sido Oaxaca y la entidad veracruzana.

Fiel a su estilo, el Ejecutivo de la Nación, hace anuncios sobre la próxima ejecución de obras que pueden ser calificadas como urgentemente necesarias, en beneficio de regiones como la península de Yucatán, Nayarit y Oaxaca, sitios en donde manifestó su agradecimiento al tiempo de referir que, dichas construcciones, serán ejecutadas con trabajadores de las propias regiones en donde se realizarán, como una forma de generar trabajo “bien remunerado” para los habitantes de cada zona, sobre todo de niveles económicamente deprimidos.

Pero mientras en diversos estados reciben las ofertas de más inversión para el desarrollo integral y trabajo para sus habitantes, e incluso apoyo económico mensual para sectores desprotegidos, lo que puede ser loable y efectivamente “transformador”, en otros puntos, funcionarios federales como los del nivel hacendario, dejan sin trabajo a miles de mexicanos, quienes prestaban sus servicios en oficinas del Sistema de Administración Tributaria, al tiempo que se empiezan a vislumbrar “recortes extremos” en otros sectores del ámbito de la administración federal.

En el mismo sentido, el polémico caso del aeropuerto que dejó en construcción el gobierno de Enrique Peña Nieto, da curso a una elevada controversia incluso en círculos internacionales, generándose una situación compleja, la cual, bajo tales circunstancias, en nada beneficia la imagen de México y que, pudiera repercutir en puntos negativos que dañen posibilidades de desarrollo y arroje efectos devaluatorios.

Al final del día, en el arranque del nuevo sexenio presidencial, no todo está bien, ni todo pinta mal y, ante tal perspectiva, el riesgo mayor es que quienes se sientan agredidos en sus derechos e intereses, refieran lo que en cierta fecha de ya hace décadas (si mal no recuerdo) externó al Presidente de la República Ernesto Zedillo, el entonces legislador y ahora nuevamente en la tribuna legislativa, Porfirio Muños Ledo: “Señor Presidente, recuerde usted que juntos nosotros, somos más que vos”… Ahí la dejo.

alfredorioscolumnas@gmal.com

Unidad de riego deja sin agua a El Potrero como regalo de Noche Buena

Previous article

Y LOS PROGRAMAS SOCIALES

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.