Causas y efectos

Mejor un Informe sin discursos

*El Palacio no registró lleno
*Reunión Gobernador y Fiscal
*Que se extingue el huachicol

 Y bien valdría ante los tiempos y escenarios que se registran en el país, el preguntarnos si no sería lo mejor borrar de nuestros esquemas los discursos, mensajes, descalificaciones, arengas y aplausos, en torno al informe anual del Presidente del País, para concretarnos a la entrega de un documento enviado por la casa presidencial al Congreso de la Unión, en el cual se informe a los legisladores sobre el estado que guardan las finanzas y la vida nacional en lo general.

Y tales apuntes los refiero porque muchos son los que se preguntan: ¿Para qué dar paso a una ceremonia que ya sea escenificada en el Palacio Legislativo o en el Palacio Nacional, de la Ciudad de los Palacios, sigue y seguirá siendo lo mismo, o sea, el Presidente del país en un marco de auto-poderío predicando su verdad, que no siempre ha coincido con la realidad y, en donde lo más significativo resulta ser “el tan odiado y reprochado culto a la personalidad”.

Porque nada nuevo bajo la luz del sol en tales escenarios llamará la atención del pueblo de México, que no sea la morbosa espera de ver a quien “golpea” verbalmente la figura más poderosa del país, porque incluso mucho de lo que se externará, como por arte de magia, se filtra hacia los medios de comunicación incluso antes de que el Ejecutivo del País haga uso de la voz.

Y tales escenarios han existido desde siempre, mismos en donde el papel histriónico de quien Gobierna, por sus propias referencias de inmediato nos traslada a las etapas de campañas electorales, “yo me comprometí con la ciudadanía a hacer esto y aquí está la respuesta”.

Debe tenerse muy claro en el marco del tema en referencia, que el poderío presidencial sigue siendo una etapa en cada Presidente, por vía de la cual se intenta transformar al país de acuerdo a los criterios personales de quien Gobierna, todo ello obviamente enmarcado “en el estilo personal de gobernar y en las perspectivas que, el Ejecutivo del País, considera como las más prudentes”, marco en el cual con regularidad se olvida lo institucional para intentar sustituirlo por “lo personal”.

En la actualidad “La Cuarta Transformación” está reflejando parte de sus alcances, fines y objetivos, sin resultar ajena al poderío presidencialista ejercido en el pasado y el presente (cada cual con su personal estilo) y no existen espacios para dudas sobre tal realidad, como lo es la referencia claramente identificada por todos “como el día del Presidente”.

Sí, ayer fue un día para reforzar la idea en la población de que la Cuarta Transformación es el lado bondadoso, humanista, progresista y de amor por el pueblo, que por lo mismo no debe ser desplazada con “ideas extrañas” que contradigan el sentir en beneficio de los pobres, de los desposeídos, de los que no tienen trabajo, de los que no estudiaron, de los que no se esforzaron para superarse, posturas y definiciones que nos inducen a pensar en el error, de que tanto merece el que mucho ha trabajado para alcanzar mejor nivel de vida, como aquel que tala bosques para cobrar por sembrar nuevos árboles, o como aquel empresario y desempleado que se ponen de acuerdo para cobrar una beca sin que se cumpla con las metas de capacitación que se intenta lograr en el marco de tales programas.

En fin, ha sido siempre una facultad del Presidente definir los rumbos y líneas fundamentales que enmarcan su administración, escenario que se reconfirmó ayer cuando el Presidente de México, decidió no acudir a la sede Legislativa para rendir su Primer Informe de Gobierno, postura que obviamente representó mayores esfuerzos y gastos para equipar el escenario en Palacio Nacional, pero eso en última instancia “es cosa menor”, porque lo importante es que se respete la voluntad presidencial… ¿O no?

 

LO QUE SE LEE

¿Serán verdaderas las fotos sobre el sillerío (casi lleno o casi vacío) que circularon ayer en las redes de internet? imágenes con las cuales se pretende referir que, el pueblo de México, no estuvo del todo de acuerdo con cambiar de lugar la presentación  del Informe Presidencial… La realidad es que una tradición con tantos años de vigencia, no resulta fácil alterarla y, aparejado a ello, es probable que muchos legisladores hayan preferido no acudir al Palacio Nacional… Sobre la autenticidad de las gráficas ya se sabrá si no fue “creación artística del liberalismo”.

LO QUE SE VE

Que lo mejor, lo más apropiado, lo correcto, es que el señor Gobernador de Veracruz, Don Cuitláhuac García Jiménez y, el señor Fiscal del Estado, Jorge Winckler Alcocer,  se hayan reunido para dialogar sobre los programas de administración de justicia, escenarios claramente vinculados con los elevados índices de inseguridad que privan en el Estado de Veracruz y que, indudablemente, nos mantienen en rangos de liderazgo en materia delictiva, panorama que por sus propios efectos no sólo siembran miedo entre la colectividad, sino que de la misma forma originan estancamiento e incluso retroceso en el reglón económico y, obviamente, impactan de manera negativa en la generación de empleos en beneficio de los veracruzanos.

LO QUE SE OYE

Cierto, de acuerdo a las cifras todo hace suponer que la referencia del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sobre la efectividad para frenar el renglón del “huachicol”, constituyen apuntes sobre hechos fundamentados en la realidad, lo que sin lugar a dudas da curso a reconocimientos en ése renglón hacia la actual administración federal… Bien por los logros alcanzados en tales rubros.                                

Ahí la dejamos.       

Está fuera de control la violencia criminal

Anterior

AMLO: su respaldo a Cuitláhuac

Siguiente

Te puede interesar