Causas y efectos

Mañaneras y proceso electoral

*Coronavirus y aeropuerto
*Reforzar la seguridad
*Lentitud en vacunación

Y si Usted es de los que piensa que las conferencias mañaneras presidenciales, constituyen un escenario donde se entremezclan intereses tanto de rangos administrativos, como de información de la tarea presidencial en lo general, que por sus estilos, tonalidades y contenidos, siembran desprestigio sobre el papel desempeñado por funcionarios militantes de otros partidos políticos, si tal criterio está claro en su interior, entonces también coincidirá en que tales prácticas en etapas de campañas electorales, contravienen lo dictado por las normatividades para etapas de campañas, en las que las que incluso se deben de suspender mensajes emanados de oficinas gubernamentales federales, que no estén vinculados con situaciones de emergencia como la cercanía de un ciclón y lo referente, en tiempo actuales, a los programas relacionados con el combate a los efectos pandémico.

El tema en referencia resulta obligado abordarlo, ante la polémica que se ha desatado en torno a las comparecencias cotidianas que, por iniciativa propia, estila realizar el actual Presidente de México ante los medios de  comunicación, escenario sobre el cual ya se ha iniciado una polémica nacional, dado que dichas prácticas (primeras en su estilo en la historia del país) no resultaban habituales en México, sin embargo, incuestionablemente puede considerarse como apropiado, que tales escenario de “las mañaneras” pudieran considerase con ciertos rangos de campaña política, porque no cabe la menor duda que, en principio, precisamente eso constituye.

Sería ingenuo el pensar que “las mañaneras” no conforman un escenario de propaganda política, para influir entre la colectividad, sobre “una excelente labor gubernamental”, incluso en el contexto de las exposiciones del Presidente de México y de su cuerpo de colaboradores, con marcada frecuencia se hace referencia a “un pasado con gobernantes (obviamente militantes de otros partidos políticos) que le han fallado a los electores”, por lo que “hoy el Gobierno es mejor que el de antes”, tales criterios en días de campañas electorales los puede referir un determinado candidato, pero nunca un Presidente de la República o sus funcionarios, en los tiempos de un proceso electoral, como tampoco lo puede practicar en tales circunstancias un Gobernador e incluso un Presidente Municipal.

Es más, las leyes mexicanas refieren que ningún mensaje gubernamental se debe publicitar, que no sean aquellos vinculados con escenarios de emergencia o relacionados con la salud.

Las Mañaneras, desde el ángulo que Usted apreciado lector le quiera ver, no reflejan las características requeridas para el tema en referencia, por el contrario, por sus propias características y acciones, con frecuencia en su seno se asumen tonalidades de crítica y descalificación en torno a diversas prácticas, de quienes han militado o militan en otros partidos políticos, distintos al que actualmente dio origen a quien detenta el Poder Presidencial, tales escenarios por sí mismos obligan a la reflexión, que por la propia tendencia en su seno hacia la descalificadora de miembros que militan en partidos políticos, no aliados al partido en el poder, los escenarios de las mañaneras deberían de ser suspendidos, por lo menos en el transcurrir del ya iniciado proceso electoral.

Ahora bien, el no hacerlo podría dar curso a una perversa inequidad electoral, aberración que habrá de quedar plasmada en el lado obscuro de una actividad sociopolítica, que ha fortalecido la vida democrática de México, tanto así que en los tres últimos procesos electorales, militantes de tres partidos políticos diferentes (incluyendo al actual Presidente de la República) obtuvieron por vía electoral la Banda Presidencial, al igual que en tierras veracruzanas, los tres últimos gobernadores han sido propuestos por tres grupos partidistas diferentes.

Vientos y augurios nada alentadores para la vida democrática mexicana, se registrarían en el territorio nacional si en la Presidencia de la República, se insistiera en mantener la práctica de promoción gubernamental identificada como las mañaneras, en los marcos de un proceso electoral… Ya veremos.

Lo que se lee

Le llueven comentarios en redes de Internet al Gobernador veracruzano Cuitláhuac García Jiménez, como resultado de haber expresado, que no debería de preocupar a la población jarocha los efectos por las mutaciones del coronavirus, en tanto que en Veracruz “no tenemos ni aeropuerto internacional”… Como si se  requiriera de vuelos internacionales para poder registrar escenarios pandémicos, cuando las experiencias actuales nos refieren panoramas adversos a la mayoría de los jarochos, precisamente por un coronavirus que se desarrolló en Asia…

Pero a más de ello, precisamente el puerto de Veracruz es uno de los más importantes de Latinoamérica, muelles en los cuales se reciben barcos, cargamentos, marinos y turistas de prácticamente todo el mundo, al margen que muchos han sido los extranjeros que han visitado a Veracruz, viajando tanto por líneas aéreas, como por trasporte terrestre, al igual que por vía marítima… Por cierto, pareciera que la reinstalación del servicio de transporte de pasajeros por vía ferroviaria, entre México y las costas veracruzanas, se encuentra durmiendo el sueño de los olvidados; positivo sería que nuestro Gobernador Cuitláhuac García, iniciara trámites en ése sentido, porque resultaría una aportación significativa para las tierras jarochas, al igual que el que ya gestiona en los entornos de la capital del Estado.

Lo que se ve

Excelente resulta que los síntomas de inseguridad en el municipio cordobés, en los últimos  meses reflejen una tendencia hacia la baja, pero tales panoramas positivos para la colectividad, inmediatamente deben ser reforzados por las autoridades competentes, para tratar de evitar rebrotes incluso con mayores dimensiones.

La experiencia registrada en los medios de comunicación y por el colectivo social, refleja que la calma en ámbitos de inseguridad, con frecuencia anticipan estallidos posteriores de efectos lamentables, por lo mismo los responsables del renglón de seguridad, deben aprovechar los espacios de la también llamada “calma chicha”, para mejorar estrategias y ampliar tanto el cuerpo de seguridad, como los recursos indispensables para mantener niveles de mayor tranquilidad social.

En los ámbitos marinos existe el pensamiento de que: “Después de la calma chicha sobreviene la tormenta” y, por regla general nunca les falla el presagio.

Lo que se oye                                                           

No disponemos de cifras exactas, pero las 19,500 vacunas que ayer llegaron a Veracruz, con las cuales se inicia la vacunación (primero del sector médico que atiende casos pacientes afectados por el Covid-19) en realidad por un lado siembran esperanza y por otro se extiende la preocupación, en tanto que la cifra es mínima, si para ello se tiene en cuenta que Veracruz representa una población superior a los 8 millones de personas.

Habrá que confiar en que la producción mundial de vacunas se incremente y que, con ello, la entrega de las mismas se agilice y acorte, para que ello permita cerrarle el paso a la  pandemia lo antes posible, antes de que sus estrago continúen multiplicando víctimas, incluso con aparentes mutaciones que podrían originar mayores complicaciones para la recuperación… Ésa es la esperanza en el mundo entero.

Gobernador: Marina y Sedena encargadas de custodiar vacunas

ANTERIOR

El Poeta de la Soledad

SIGUIENTE

TE PUEDE INTERESAR