Causas y efectos

Lo que se lleva el viento

*Aberraciones fiscales

*El Quebranto agrícola

*”No más impuestos”

Para nada se debería de criticar el optimismo que refleja el actual Presiden de México, al insistir ante los medios de comunicación, que éste año atravesará el país por avances tanto en desarrollo económico como en los ámbitos del bienestar social, porque cualquier líder de un país que pronostique lados obscuros en los marcos su administración, de hecho se está auto colocando en situación de indefensión, ante corrientes opositoras que aprovecharían “la confesión” para activar las fogatas ante “el árbol que anticipa su caída”.

Debe quedar claro para los analistas que quien siembra dudas y debilidades cosechará tempestades, por lo que  referir optimismo y fortaleza en los programas de Gobierno debe ser doctrina inseparable de quienes ostentan el poder, por lo que no se podría esperar de un líder, sobre todo con las características que ha reflejado el Presidente López Obrador, que apunte pronósticos negativos en los marcos de la vida pública nacional, cuando de siempre se ha caracterizado por sus férreas determinaciones, conducta que incluso le valió alcanzar la Presidencia de la República luego de muchos años “picando piedra”.

Hemos referido en éste mismo espacio los severos problemas que afronta el país, incluso se ha expuesto en ésta columna estancamientos en la solución a retos nacionales y regionales, como la actividad delincuencial y la baja productividad tanto en algunos sectores vinculados con servicios públicos, como en lo referente a la producción agropecuaria y la débil generación de fuentes de trabajo en zonas urbanas, panoramas negativos que son parte de las realidades que afronta la Cuarta Transformación, pero que claramente no constituyen escenarios originados en los marcos de la actual administración, sino que sus causas y efectos provienen de tiempo atrás, o deberíamos precisar que “de sexenios atrás”.

Claro que el heredar los “platos ratos” constituye una historia de siempre, se podría decir que forma parte de un hábito imperante prácticamente en todas las sociedades y países del mundo, porque quien hereda el caserón lo recibe con todo y pulgas o goteras en el techo, escenarios que debe reconocerse se registran en la actualidad mexicana en torno a los ámbitos de Cuarte Transformación.

Y si queremos ubicarnos en los espacios de la evaluación serena y razonable, para no referir el elevado concepto de “lo justo”, tenemos que coincidir en que gran parte de los costales que obstaculizan los actuales programas de Gobierno, se encontraban mal apilados, de forma incorrecta desde antes del arribo morenista al poder y, aunque es “apropiado” referir como ya aconteció en el pasado: “Que sí se encontraban los problemas detenidos con alfileres”… “¿Por qué la siguente administración se los quitó?”… La reflexión suena políticamente inteligente pero apartada de criterios contundentemente válidos, porque ninguna acción de Gobierno debería estar “sujetada con alfileres”, sino con las mayas resistentes de la legalidad y la solidez de sus beneficios en beneficio de la colectividad.

Dicen los técnicos que lo bien hecho resiste hasta sismos y tormentas, con la salvedad de que “todo tiene un límite” y en ésos ámbitos debería proyectar el presente y el futuro la Cuarte Transformación, para no construir gigantes de barro que ante el débil temporal refieran sus endebles cimientos.

La realidad es que nada es eterno, mucho menos la permanencia de quienes nos gobiernan, ello debe evaluar todo mandatario, recordando el polvo arrojado al viento frente al Cesar de la vieja Roma, acción que se ejecutaba al tiempo de exclamar: “Así es tu gloria en la tierra”… Como polvo que se lleva el viento.

LO QUE LEE

Que existe malestar en amplios sectores del pueblo mexicano, por la existencia de impuestos como el “predial”, en el cual los incrementos se aplican como si se tratara de un ritual previsto por cada nueva administración, carga económica sobre las espaldas de quienes incluso, en ocasiones, no cuentan con ingresos porque fueron dados de baja en sus respectivas actividades… Las autoridades tratan de paliar el tema  al aplicar “descuentos para los ancianos” cuando en realidad deberían estar exentos de toda carga fiscal… Pero ya se ha dicho que, en toda sociedad, lo más caro con el transcurrir del tiempo es cumplir con las imposiciones provenientes de ¿“nuestras”? autoridades… Así, entre comillas.

LO QUE SE VE

Cierto, las inapropiadas políticas aplicadas supuestamente para beneficiar al país y en especial a los campesinos mexicanos (dicen que erróneamente diseñadas por el neoliberalismo)  han resultado en las últimas décadas un rotundo fracaso, lo que se refleja en el empobrecimiento del campesinado, que incluso ante el quebranto muchos han determinado abandonar sus tierras… ¿Hasta cuándo contemplará el país “la real transformación” en las zonas agrícolas veracruzanas y en otras regiones del país?

LO QUE SE OYE

Excelente el anuncio referido por el gobernante veracruzano Cuitláhuac García Jiménez, al destacar que en el transcurrir de su administración no se crearán nuevos impuestos, sustituyendo tales políticas con avances en la efectividad del cobro de los ya existentes, el apunte siembra certeza entre los empresarios en lo general y ello podría estimular (si la promoción se aplica con efectividad) el crecimiento y desarrollo de la planta productiva de la entidad veracruzana… Ahí la dejamos.

Explota polvorín en Tozongo; 2 personas quemadas, el saldo

ANTERIOR

Insabi genera incertidumbre: Jairo Guarneros

SIGUIENTE

TE PUEDE INTERESAR