Causas y efectos

Indigna lo de Fortín

*Ronda la inestabilidad
*Millones más pobres
*Desgaste legislativo

En el transcurrir de la actual semana, un espacio ubicado en el Boulevard Córdoba-Fortín considerado como tradicional, debido a que en la referida área, desde muchos atrás opera un tianguis ya acreditado en todos los ámbitos de la región, escenarios que se registran tanto por los niveles de limpieza y seguridad, como por los atractivos productos que incluso atraen a los diversos  sectores de la población, escenarios que ya se encuentran claramente registrados por las autoridades municipales y estatales y que, pese a que muchas son las familias que dependen económicamente de tales instalaciones, desde hace semana, incluso mucho antes de que se giraran medidas enérgicas, para que el comercio formal y tradicional de Córdoba y la región procediera a la suspensión de sus actividades, la directiva del tianguis en referencia ya se había aplicado en tales previsiones.

Representa en éstos momentos el Tianguis de Fortín Siglo XXI, uno de los más importantes núcleos de actividad comercial que, pese a los panoramas de quebranto que tal medida podría (y puede) representar, determinó con todo y la angustia de sus integrantes, proceder al cierre de sus actividades desde el 24 de marzo pasado, o sea, hace casi dos meses, lo que refiere que fue de las empresas grupales primeras en hacer consciencia sobre el tema, escenarios que indujeron a otros grupos y empresas pequeñas y grandes, a reflexionar  en la necesidad de cerrar filas, incluso sufriendo afectaciones directas e inmediatas, todo como reflejos de un gesto humanista y responsable, para sumar esfuerzos y evitar o disminuir la propagación de la pandemia originada por el mortífero coronavirus.

La empresa del Tianguis “Fortín Siglo XXI” ha soportado el angustiante panorama que afecta a cientos de modestos comerciantes a los que ampara bajo su techo, pérdidas que obviamente han afectado a todos los involucrados en ese marco de actividad comercial, que ya constituye una tradición en la región central veracruzana, pero a más de ello no ha emprendido acciones de presión para que se reactiven sus ingresos, con todo y que todos sus integrantes transitan por una etapa de significativo quebranto económico.

Pero lo que se advierte ante tales escenarios como inexplicable, ilógico y a la vez extraño, es que en el transcurrir de ésta semana, las autoridades arribaron a las instalaciones (que se encuentran fuera de servicio por voluntad de los tianguistas y directivos para evitar mayores contagios del COVIT19) y dicha presencia resultó en cumplimiento de una “orden de la superioridad”, para colocar gigantescos espectaculares con leyendas, en las cuales se advierte que dichos espacios se encuentran clausurados como medidas oficiales para evitar la actividad del tianguis que en dicha área opera.

Obviamente a cualquier ciudadano que mucho antes de cualquier acto de apercibimiento de las autoridades, asume públicamente la determinación de paralizar las actividades y cerrar su negocio, que es de donde se alimentan los integrantes de su familia, todo ello en una acción anticipada y claramente oportuna de solidaridad ciudadana y empresarial, no sólo con sus miles de clientes, sino con toda la colectividad de la región y del país, le debe de lastimar, de ofender, de indignar el que esos mismos niveles de la administración pública, pese a tener claramente registrado los hechos de fraternidad y solidaridad, reflejados desde hace ya muchas semanas, tanto por los tianguistas como por los directivos de la plaza en referencia, no sólo se muestren con reacciones de confusión y sorpresa ante las ahora amenazantes advertencias de aplicar sanciones severas si se instalan, mensajes gigantescos colocados a la luz pública, cuando lo que debieron y deben de colocar las autoridades, debería de ser un mensaje de agradecimiento a los ahora quebrantados tianguistas, por haber sido de los primeros (pese al factible panorama de quebranto) en sumarse a las acciones en favor de la colectividad en su totalidad, con todo y las consecuencias negativas para ellos y sus familias.

Es tiempo que en el territorio nacional y sobre el caso específico, en tierras veracruzanas, los tres niveles de Gobierno dimensiones que las instituciones públicas son para servir y apoyar, porque tanto las facultades de que son acreedores, las instalaciones y los recursos en lo general, constituyen bienes, recursos y facultades que provienen en todas sus dimensiones del pueblo y que, por lo mismo, sus funciones y atribuciones deben ser para beneficio del pueblo.

Bajo tales perspectivas la sociedad, tanto en su conjunto como de manera individual, debe ser respetada, atendida y reconocida sobre todo cuando el ciudadano se suma al esfuerzo colectivo (pese al registro de quebrantos) para afrontar incluso arriesgando su forma de vida retos como los de una pandemia, en donde la colaboración de la población es esencial para lograr mejores resultados; es el caso del conglomerado ciudadano que integran el tianguis de Fortín, quienes en éste caso más que una advertencia amenazadora, deberían de ser distinguidos por un reconocimiento de la sociedad y obviamente de las autoridades… Ahí la dejamos.

Lo que se lee

Ciertamente debiera reflexionarse que tanto en el renglón de cifras de contagiados por el coronavirus, como de los efectos financieros originados por la pandemia, los mexicanos nos encontramos frente a escenarios de incertidumbre y, debemos apuntar que la mayoría, de la misma forma no disponemos con claridad de cifras contundentes y sólidamente cimentadas, ni del número de desempleados originados por la pandemia, así como el número de empresas en notorio estado de quebranto, agregando a ello mayor incertidumbre por el notorio y notable quebranto familiar, así como el incremento en renglones delincuenciales.

Y ante tales situaciones que por lógica generan confusiones y mayores niveles de incertidumbre, así como tensión social, es preciso que en los niveles gubernamentales (porque no existe otra ruta) se abran las puertas del intercambio real, no ficticio ni con tendencias hacia políticas sectarias, de los ámbitos de información clara, puntual y contundentemente, que se encuentre soportada en la verdad, porque por hoy, todo refleja que entre la población priva la idea de que transitamos por rutas caóticas, tanto en lo material, como obviamente en el renglón de salud, a los que se suman los espacios de productividad y economía en lo general.

Es la incertidumbre y la preocupación lo que invade al país y, tales características puede acercarnos a los ámbitos de la inestabilidad social y obviamente, ello conduciría hacia niveles de estallidos sociales, los cuales  quebrantarían aún más las posibilidades del desarrollo integral de los mexicanos.

Los que se ve

Que varios analistas en nuestro país, refieren que como resultados de la pandemia del coronavirus, apareció imponente lo pandémico de la economía nacional, efectos nocivos que cursan impactos en los marcos de las prácticas gubernamentales, resultado de lo cual en la actualidad México podría sumar una cifra aproximada de 10 millones de personas, que se podrían agregar a las ya elevadas cifras de pobreza que existen en nuestro país… Los cálculos se advierten como aterradores y, obviamente serían catastróficos no sólo para la ciudadanía en lo general, sino probablemente para la imagen de la Cuarta Transformación.

Lo que se oye

Que en tierras veracruzanas las reformas aprobadas por el Congreso estatal, con las cuales se deja sin efectos el que se realicen consultas ciudadanas y determinaciones parlamentarias, para una posible revocación de mandato a niveles de Gobernador, dejará como secuelas notorias inmediatas el descredito de las y los legisladores locales, que pese a sus declaraciones en el pasado decidieron sufragar (desde curules de la oposición) en favor de que dicha propuesta no se aprobara, situación que ha originado entre la ciudadanía y en los medios de comunicación, comentarios que incuestionable desgasta y desgastarán a los diputados involucrados en dichos hechos… Que disfrute usted de un excelente fin de semana, pero respetando a “Susana Distancia”.                              

Caliente, el proceso para elegir titular de la Fiscalía

ANTERIOR

¿Cómo será la interacción entre policías con militares?

SIGUIENTE

Te puede interesar