Causas y efectos

Error criminalizar hospitales

*Riesgoso regreso a escuelas *AMLO nos retorna el beisbol *Los temblores oaxaqueños

Dilema complejo en torno al personal médico que es señalado de “traición a la patria”, como efectos de haberse registrado algunas negativas del personal hospitalario, para prestar atención a enfermos afectados por el COBID, cuando es precisamente en los centros hospitalarios pertenecientes al sistema gubernamental, en donde galenos, enfermeras y personal en lo general, se encuentran con mayor riesgo de contagio, niveles que se incrementan como resultado de la ausencia del equipo y sistemas de protección, que permitan disminuir los riesgos de contaminación tanto para médicos, como para enfermeras e incluso personal operativo y administrativo en lo general.

“O trabajan con lo que hay o se van”, ésa es la amenaza que priva por parte de los mandos de centros médicos que forman parte de la administración gubernamental, referencia cuyos resultados se encuentran a la vista de todos los sectores del país, en tanto que muchos son los medios de información que en nuestro territorio, de siempre han informado “lo bueno y lo malo” de lo que acontece en los entornos y, en la actualidad, hospitales tanto públicos como privados, son focos de atención cotidiana por parte de los sistemas informativos.

Y para que se dimensione con claridad la exposición que pretendemos realizar sobre el tema, es preciso primeramente insistir que debemos dejar a un lado en nuestro país “la cacería de brujas” que supuestamente se refugian al interior de los sistemas de información, instrumentos que de siempre han actuado bajo severas presiones de núcleos de poder, tanto institucionales como delincuenciales, tanto del sector público como del sector privado, la historia por sí misma desmiente a quienes sistemáticamente insisten casi generalizando, que los medios de comunicación faltan a la verdad cuando precisamente refieren irregularidades en torno a núcleos poderosos (privado o público) hechos a los que los indiciadores invariablemente lo acreditan a la corrupción en medios de comunicación, lo que da origen “a la prensa vendida”, cuando con recurrencia no se observan a compradores interesados en financiar campañas.

Claro que existen medios de comunicación que desde sus inicios fueron proyectos para encubrir y difamar de acuerdo a los intereses del propietario, pero tales pasquines no forman parte clara y determinante de los medios de comunicación, sino de estructuras “informativas” al servicio de intereses mezquinos, obviamente de ambiciones personales, que nada tienen que ver con los medios de información notoriamente identificados por su desarrollo y seriedad, porque es una realidad “que de todo existe en la viña del Señor”, como también es el caso de falsos profetas o de autoridades carentes de lealtad hacia las instituciones, los fines prometidos y el respeto a los derechos de terceros.

Y precisamente en medios de información serios y responsables, se ha difundido desde años atrás, la urgencia de que en los centros de asistencia medica existan los suficientes medicamentos para atender diversos padecimientos, que a la par de dolorosos pueden resultar mortales, como lo es el cáncer, como lo ha sido (parece que ya en proceso de atención atendido) la ausencia de equipos y espacios apropiados para la atención de pacientes afectados por el coronavirus y, no sólo eso, sino que muchos fueron los médicos y personal asistencial en centros hospitalarios, que se contaminaron precisamente en los centros médicos que son propiedad del Pueblo de México.

Dobre tales apuntes preciso es que antes de señalar, juzgar, sentenciar y sancionar incluso con el despido y en marcos del deshonor a personal de los centros de asistencia médica, lo primero que deberíamos de hacer (o haber hecho desde tiempo atrás) es escuchar y entender que se han registrado deficiencias en lo referente tanto a medicamentos, como en equipos y espacios requeridos para atender con propiedad a los pacientes, incluyendo (insistimos) carencias en lo elemental para la autoprotección de médicos, enfermeras, asistentes, pasantes de medicina y personal en lo general vinculado con los servicios de salud pública…¿O acaso el hecho de que las estadísticas registren, que el 25 por ciento de muertos por el COVITH-19 han sido parte del personal de centros hospitalarios, no es suficiente para que le brindemos nuestra solidaridad?…

El tema de las carencias que agobian al servicio médico bajo la responsabilidad del Gobierno tanto federal como estatales, todos los mexicanos tenemos claro que no es del todo nuevo, pero en el caso de la atención para niños con cáncer y otros padecimientos, se agudizó desde los inicios del actual Régimen Federal y algunos gobiernos estatales, ello

ha quedado plasmado en los archivos de los medios de comunicación, así como en la propia historia de México y constituye una referencia prácticamente irrefutable… En tales escenarios fueron en los que apareció en México la pandemia del COVIT, por lo que la preocupación tanto al interior de los centros hospitalarios como en el entorno de los mismos, en verdad que se redimensionó, precisamente por el peso de que se requerirían de mayores niveles de tecnología y apropiados espacios, conjuntamente con incremento de personal, lo que si no había acontecido en el caso de niños enfermos de cáncer y urgencia de medicamentos, mucho menos se registraría para atender con respiradores y equipos diferentes, a los cientos de miles de pacientes afectados por el coronavirus, escenarios que a la vez se convertían en una clara amenaza para la salud del personal hospitalario.

Si en los ámbitos de la justicia no se entiende tal preocupación, que obviamente está fundamentada por los propios escenarios en el entorno, difícilmente podríamos acertar en actitudes de comprensión para entender a quienes hoy, en ésos mismos ámbitos hospitalarios, muestran su temor de ser contagiados porque no disponen de los insustituibles equipos e instalaciones en lo general para su autoprotección y, a la vez, para atender con apropiados recursos a los pacientes…

Insisto, dejemos en paz al personal tanto médico como asistencial en lo general, para en lugar de criminalizarlos, apoyarlo con mayores recursos técnicos e instalaciones, que les permitan elevar tanto la calidad en la atención, como la seguridad personal… Ni de más, ni de menos.

Lo que se lee

El regreso a clases presenciales, que de acuerdo a las autoridades federales podrías ejecutarse en el mes de enero, podría representar el más dramático yerro que cometieran tanto autoridades federales, como las estatales y las municipales, un error que el propio Gobierno Federal trata de sacudirse (si es que los escenarios se presentan) agregando en voz de funcionarios federales, que el retorno “será voluntario”, lo que obviamente refleja la intensión desde la cúpula en los niveles del poderío federal, de sacudirse de toda culpa si el resultado es que se dispare la contaminación pandémica entre los alumnos de primaria, enseñanza media e incluso de niveles universitarios.

Pero a más de ello, la cualidad de los jóvenes de ser asintomáticos, incrementa el riesgo de que al ser contagiados como resultado de congregarse con los demás alumnos y personal académico, trasladen sin siquiera saberlo el virus hacia sus hermanos, primos, padres, tíos e incluso abuelos, quienes al no ser asintomáticos correrán el riesgo incluso de perder la vida.

Vale referir que el “Apostar” en favor de que no se registrará una tragedia de impactos multitudinarios, pese a que nos encontramos como el país con mayor porcentaje de muertos en el mundo y, a la vez, uno de los que mayor número de contagios ha registrado, podría representar una clara aberración que, desde el momento de ser planteada, refleja las tendencias hacia la improvisación y el apego a las ocurrencias… Cuidado.

Lo que se ve

Excelente noticia la externada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, al anunciar que el Beisbol Profesional retornará al estadio Luís “El Pirata”, plaza porteña tradicional del beisbol, que ha sido escenario de enormes partidos y que al igual, se ha convertido en referencia de la frustración.

Buena acción del Presidente de México en beneficio tanto del deporte como de la afición, así como de jugadores y obviamente de la actividad económica de esa bella Riviera Veracruzana.

Lo que se oye

Los veracruzanos lamentan que nuestros vecinos habitantes de Oaxaca, vuelvan a registrar el terrible impacto de movimientos telúricos, hechos que hacen recordar tragedias del pasado en el territorio tanto oaxaqueño como de diversos puntos del país… Tiempos de sufrimiento ha sido el año que transitamos ya cercano de su final y, sobre el cual, todos coinciden que constituye uno de los peores años en la historia actual de México y del mundo… Lo más preocupante es que recibiremos el 2021 prácticamente con los mismos escenarios… Ahí la dejamos.

SSP vigilará y evitará las aglomeraciones en fiestas decembrinas: Caamal

ANTERIOR

Explosión en área de calderas del ingenio Motzorongo deja 2 obreros quemados

SIGUIENTE

TE PUEDE INTERESAR