Causas y efectos

Emergencia decreta Orizaba

*Suspenderán vuelos
*Posponer olimpiadas
*Misas vía Internet

Años tiene que hemos referido el ejemplo que como ciudad progresista y de notorio civismo, constituye tanto en los marcos estatales como incluso en los nacionales, la remozada, limpia, ordenada y embellecida ciudad de Orizaba, municipio que ha logrado avances urbanistas y cívicos sin igual en tierras veracruzanas, todo ello derivado de una cadena  ininterrumpida de excelentes presidentes municipales y sus respectivos cuerpos edilicios, que han respetado un proyecto continuado durante las últimas administraciones de la vieja Pluviosilla, refiriendo años atrás, como pionero en tales fines al empresario y ex alcalde Juan Manuel Diez Francos, quien por su enérgica postura al frente del cabildo de La Vieja Pluviosilla, hoy se le identifica como “El Emperador”.

Y ciertamente la transformación de “La Ciudad de las Aguas Alegres” no fue tarea fácil, porque la autoridad que la emprendió una década atrás en la administración presidida por Diez Francos, se enfrentó a los viejos y tradicionales cartabones que privaban sobre las tareas municipales, estilos burocráticos sólidamente arraigados no sólo entre los marcos de la política municipal, sino que ello provenía en gran medida de los criterios y formas imperantes en los ámbitos, tanto del Gobierno del Estado, como de los “usos y costumbres” que de hecho regían las formas y estilos dominantes en todas las oficinas municipales.

“Si no existe inconveniente en el señor Gobernador” dictaban las formas dominantes en aquellos días, para todo alcalde que pretendía imponer nuevas formas y estilos en los marcos de la administración municipal y, vaya que pesaba la opinión autoritaria de los gobernantes estatales, cuyos dominios se extendían sin rubor alguno hacia el cuerpo legislativo y, ya no se diga los edilicios, niveles en donde los alcaldes transformistas con recurrencia se veían obligados a doblar las manos.

Con toda esa maquinaria tradicional de poder y opiniones en desacuerdo de respetables ciudadanos orizabeños, remó ha contra corriente el alcalde Diez Francos, hasta que por sus primeros logros positivos logró el respaldo del Gobierno estatal, al tiempo que atemperó con sus reflexiones los puntos de vista en contra emergidos del cuerpo edilicio, situación que le permitió alcanzar objetivos que atrajeron las simpatías de la colectividad, sembrando con ello una nueva cultura ciudadana, que incuestionablemente distingue a Orizaba entre todos los municipios del Estado e, incluso, más allá de los límites estatales.

La expresión de “Sonría, está Usted en Orizaba” ha conquistado primero a los habitantes de la ahora progresista “Ciudad de las Aguas Alegres” y, tal expresión ya también cautiva a los visitantes, que frente a sí encuentran parques de distracciones en excelente estado, un teleférico único en su género en el sureste mexicano, espacios peatonales con entornos confortables, plazas públicas remodeladas y embellecidas, edificios históricos rescatados, un palacio municipal que por sus características refiere prestigio en el Estado de Veracruz, un auditorio sólo superado por el Teatro del Estado, un teatro central de origen colonial bellamente restaurado, un río que se ha convertido en atractivo y relajante paseo, en fin… Orizaba en el transcurrir de más de una década con excelentes presidentes municipales, se ha transformado en uno de los municipios más prestigiados y atractivos del país, que incluso su mercado conforma ahora parte de su esplendor…

Y lo actual, lo apenas registrado en las últimas horas, es que la vieja y bella ciudad de las aguas alegres, la encantadora Pluviosilla que es ejemplo municipal del país, es la primera en la historia del México actual que el día de ayer se ha declarado en calidad de Municipio en Estado de Emergencia, para afrontar de manera más apropiada y efectiva el coronavirus que amenaza a la población mexicana.

Documento histórico y sin yerro alguno es el acordado por el alcalde orizabeño Igor Rojí, en el cual se declara como obligatoria la reducción de actividades en plazas públicas, centros de reunión e incluso, el propio Ayuntamiento ordena suspender todo evento que origine concentración de personas, como pudieran ser bodas, bautizos, cumpleaños y todo tipo de festividad que pudiera dar curso a la asistencia de invitados, incluyendo obviamente eventos públicos municipales, escolares y religiosos.

En el transcurrir de décadas involucrado con medios de comunicación, no recuerdo un ordenamiento municipal que se pudiera acercar en lo más mínimo a un mandato de tales dimensiones, lo que reafirma en el caso orizabeño la presencia de una autoridad local, que realmente tiene en sus manos las riendas hacia el escenario que se dirige y, a más de ello, tiene claro el escenario de responsabilidad que  le compete.

Claro que el enérgico ordenamiento municipal constituye en la vida moderna de Veracruz (y creo que de México) un hecho que no registra antecedentes, pero el cuerpo edilicio orizabeño tiene definido que tales escenarios no eximen a la autoridad municipal, de la clara responsabilidad que obliga a la protección de la sociedad en su conjunto, es en ése sentido el mandato que busca reducir las posibilidades de contagio que ante la pandemia se extiende por el mundo.

Debe quedarnos claro que, si a quienes en sus respectivos ámbitos y círculos de influencia, no les temblara la mano como sucede con muchos funcionarios estatales y federales, para dictar y ejecutar acciones que pudieran disminuir el desarrollo de la pandemia, seguramente los resultados resultaría de mayor satisfacción para todos los ciudadanos, en un país como el nuestro que se ha demeritado en los ámbitos de la administración pública… Y es precisamente la ciudad de Orizaba y sus autoridades, quienes le otorgan sentido humanista a la administración pública, dictando la determinación del Ayuntamiento de la vieja Pluviosilla, que nuevamente refiere su elevado compromiso con la colectividad, determinación que debería servir de ejemplo para todo el conglomerado social del territorio nacional y, en especial, para las diversas instancias gubernamentales… Ni de más, ni de menos.

LO QUE SE LEE              

Y será verdad lo que aseguran en las redes de Internet, en el sentido de que ante el decrecimiento de viajeros en el sistema del transporte aéreo, nos encontramos en México próximos a una suspensión temporal de actividades por parte de las líneas aéreas mexicanas, comentarios que son acreditados a personal de las compañías en referencia… En nada extrañaría que tales panoramas se presentaran de un momento a otro.

LO QUE SE VE

Ya son muchos los países que se suman a la propuesta para que Japón oficialmente anuncie la suspensión de los próximo juegos Olímpicos, dado el estado de emergencia que priva en incontables países de diversos continentes, escenarios que no auguran claras posibilidades para que los atletas se encuentren en condiciones óptimas para competir, no sólo desde el punto de vista físico sino en lo que corresponde a lo anímico… Incluso en algunos países ya se sostiene que sus atletas no asistirán a dicha contienda olímpica.

LO QUE SE OYE

Se inicia en tierras veracruzanas el anuncio obispal para que la feligresía presencie los actos religiosos, incluyendo misas, por conducto de las redes de internet, para lo cual algunas parroquias y catedrales ya realizan la instalación de equipos con tal finalidad, evitando con ello que los fieles pongan en riesgo su salud asistiendo a los templos… Ahí la dejamos.     

Coronavirus: La rebelión de los alcaldes

ANTERIOR

Veracruz sigue con 7 casos positivos y 32 sospechosos de coronavirus Covid 19

SIGUIENTE

Te puede interesar