*DEBEMOS ARMAR SENDEROS DEL ESFUERZO

*”LA VIDA ES UNA TOMBOLA DE LUZ Y COLOR”

*UN VERDADERO INFIERNO LAS CARRETERAS

*CÓRDOBA SIGUE IGUAL:“ME CANSO GANSO”

Pese a que constituyen dos tramos de carreteras de sobresaliente importancia para la actividad empresarial y de pasajeros en el país, el tramo de la autopista entre Orizaba y Puebla, así como la carretera libre entre Acultzingo y la capital poblana, han sido calificadas por las autoridades como “de las más peligrosas del país”, ello como resultado de los constantes asaltos, levantones y asesinados que en esos tramos de alta circulación se registran.

Y ello acrecienta el declive económico impactando considerablemente a la ya maltrecha actividad económica de numerosos municipios de la región central veracruzana, afectando primordialmente al municipio cordobés y orizabeño, no sólo para el presente, sino para el futuro inmediato, dado que con tales panoramas claramente alarmantes, los inversionistas prefieren dirigir la mirada hacia otros ámbitos con menores índices delincuenciales.

Así las cosas, sumando a ello yerros en administraciones municipales y el desinterés por promover nuevas inversiones por parte de empresarios locales, también afectados por los rangos de inseguridad en el municipio, obligan al presagio que Córdoba y, con ello, los municipios de su entorno, atravesarán una de las etapas más complejas más complicadas en toda su historia para reactivar la generación de empleos… Pero muchos, sobre todo en el sector oficial, siguen pensando “que la vida es una tómbola de luz y de color”… ya veremos.     

REENCONTRAR LOS SENDEROS DE

LA VERDAD, NO DE LAS FANTACÍAS

Si se quiere avanzar en éste país con pasos firmes y sin demagogias ni espectacularidades maniqueas de por medio, la primer disciplina que debemos practicar, tanto empleados, obreros, campesinos, ganaderos, empresarios, funcionarios públicos, profesionistas, maestros, religiosos y todos los sectores de la sociedad, es el reencontrarnos “de una vez, por todas” con los senderos de la verdad, lo que nos permitiría actuar con mayor realismo y conducirnos por los senderos de mayor empeño y productividad.

No se trata de alcanzar niveles de “santidad” ni siquiera en los espacios clericales, se trata de que vivamos en una colectividad de clara responsabilidad hacia los nuestros y hacia el entorno que también “es nuestro”, pero al mismo tiempo ese sentido de identidad con la honestidad que equivale a la honorabilidad, nos transformaría en mayormente productivos y con menores apegos hacia la simulación que esconden o tratan de encubrir la mentira y la falsedad.

Debemos acercarnos hacia un conglomerado social en el cual, los funcionarios públicos no buscarían capas de maquillaje para confundir a quienes representan, canalizándolos hacia referencias confusas de la realidad, pese a que es verdad lo que ante sus ojos se suscita, como pudiera ser el “ya el eterno tema” de la violencia cuyos espantosos impactos directos impregnan de dolor, cada día que pasa a un mayor número de familias mexicanas, incluyendo irremediablemente y de manera significativa a los hogares veracruzanos.

Fue por el desorden financiero conjuntamente con la improductividad en lo general, así como la creciente ola delictiva reflejada en asesinatos, secuestros, desapariciones, levantones, extorciones, cobros de piso, asaltos y robos por doquiera, al igual que por la parálisis financiera, el alarmante decremento en los niveles de atención de los servicios públicos como los de seguridad, asistencia social, atención médica y educación, todo ello conectado a su vez con la insuficiencia creciente de fuentes de empleo, que ha originado la más aguda escalada de desocupación laboral que se recuerde en la historia del país, lo que originó un golpe electoral, no sólo en niveles de posiciones federales incluyendo la Presidencia de la República, sino de igual manera en los ámbitos estatales y municipales.

Exactamente ése es el contexto en el que los veracruzanos determinan al actual Gobierno del Estado y a las mayorías legislativas, ahora dominadas por lo que por iniciativa presidencial se ha dado en llamar “la cuarta transformación”.

Y cuando en Veracruz estamos cercanos para cumplir tres meses en los marcos de esa ya afamada e histórica “transformación”, Veracruz se convierte según apreciaciones de organizaciones civiles, en “la Entidad líder en secuestros” y de “los punteros” en el negro renglón de asesinatos y delitos en lo general.

En la zona sur veracruzana ya se habla de cierres masivos de comercios y empresas varias, ante el impune acoso de organizaciones criminales; en la zona centro la actividad empresarial va en franca caída y el desempleo en preocupante incremento; en la región norteña los ganaderos, citricultores e incluso “Los Mágicos  Voladores” atraviesan la cotidiana preocupación de la soledad y el silencio ante el miedo por la delincuencia.

Y que “ello no fue generado por quienes hoy gobiernan a los veracruzanos”, ni la menor duda cabe, pero tampoco se aprecian acciones concretas que nos obliguen a sugerir que se advierten procesos con rangos de efectividad para frenarlos, todo lo que se advierte es la sorprendente rapidez para responder a todo señalamiento que se genera ante reclamos de la colectividad, en los que se plasman, por un lado, que nuestras tierras ya estaban “desde andenantes” en esos derroteros y que, tales senderos, son ahora culpa “de la ineficacia del Fiscal” o sea, que ahora el responsable de la violencia lo es “el solitario” Fiscal veracruzano, cuya principal tarea en los últimos tres meses en referencia, ha sido la de evitar que, con todo y sus paellas (platillo para el cual es experto) se retire al refugio de su mansión en las bellas y confortables costas veracruzanas.

La verdad insalvable que habrá de ser plasmada en la historia, es que  las áreas de la Fiscalía veracruzana, así como los ámbitos de Seguridad Pública  y obviamente de Desarrollo y Crecimiento, han sido  hasta el momento total y claramente incompetentes para incentivar o estimular ámbitos aceptables y requeridos para el crecimiento de fuentes de empleo y de oportunidades, originándose escenarios propios para el desorden, lo que constituye panoramas totalmente inapropiados para crear plazas laborales y desarrollo en lo general.

El mayor error que se comete al favorecer ámbitos de desencuentros e incluso rompimientos públicos entre Fiscalía y Gobierno del Estado, es que “por lo menor” nos exponemos a perder “lo mayor” que es, precisamente el atender el reclamo urgente de toda la colectividad incluyendo al sector empresarial, para que se otorguen garantías de auténtica seguridad tanto en lo personal como en sus inversiones, contexto imposible de garantizar si para ello los índices delictivos nos colocan en los niveles de mayores incidencias, al tiempo que las autoridades se encuentran enfrascadas en conflictos de intereses partidistas… Ese es el real e irrefutable escenario de hoy en Veracruz y, de paso, también pareciera que somos líderes en esa negrura.

CÓRDOBA SEGUIRÁ A LA BAJA

“ME CANSO GANZO”

Pese al “cordial saludo” que en días pasados brindó, en su reciente vista a la ciudad  de Córdoba, el Presidente Andrés Manuel López Obrador a la alcaldesa cordobesa, en los ámbitos de la ciudad con aroma ha café, muchos coinciden que la actual administración municipal, presidida por la alcaldesa Lety López, quien arribó a la Presidencia Municipal abanderada por uno de los grupos de poder al interior del Partido Acción Nacional, no habrá de contar con el apoyo de la Presidencia de la Repúblicas y, mucho menos, del gobernador veracruzano Cuitláhuac García Jiménez.

Debe recordarse para ello el trato selectivamente impropio que en tiempos de campaña, la Presidenta Municipal de Córdoba, brindó en las giras que como candidatos realizaron tanto López Obrador como García Jiménez por tierras de “los 30 caballeros”, acciones que más allá de las sonrisas en los rostros de “ambos dos” mostradas en una reciente visita a éstas mismas tierras, son de esos escenarios que nunca se olvidan y, no por efectos del rencor, sino por la propia condición y características del ser humano… El “perdónalos señor que no saben lo que hacen” constituyen pensamientos sagrados y, los personajes en referencia no lo son.

Así las cosas, poco cosecharán (si no es que nada) los cordobeses en los dos años “y pico” que le restan a la actual administración municipal, de ello seguramente en el Palacio Nacional y en del Estado de Veracruz, “alguien se encargará”… “Me canso ganso”.

Atiendo sus puntos de vista el

alfredo.rios1947@icloud.com

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: www.sucesosdeveracruz.com.mx