Causas y efectos

Complejo reto financiero

*Regresarán los tianguis
*Reabrirá Acuario Jarocho
*El Grito y nuevos héroes

Difícil el panorama económico de México y el mundo (obviamente unos países más que otros) en el caso de México se reporta que en actividades primarias se registra una caída calculada inicialmente en “–17.1%” cifra que en opinión de otros podría resultar inferior a la realidad, porque los efectos del declive empresarial y del desarrollo en lo general “aún no tocan fondo” lo que es indicador que las evaluaciones actuales deberíamos de considerarlas como preliminares, en tanto se logre cuantificar con toda certeza la situación financiera, no sólo al interior de cada país, sino también en el contexto de la interrelación entre países, en tanto que el comportamiento económico en un país, podría de alguna forma (para bien o para mal) alterar el panorama de otras regiones.

En los mismos marcos, otros apuntes sobre evaluaciones señalan que en México, en el transcurrir de la etapa pandémica se han incrementado los niveles de desconfianza del sector empresarial, en relación al manejo gubernamental en torno a la economía de nuestro país, motivo por el cual en tales espacios, ya se considera la posibilidad de mayores complicaciones para recuperar la actividad económica nacional, ámbitos dónde se califica como “conveniente” un cambio hacia escenarios más positivos, de mayor entendimiento y comprensión en lo relativo a las posturas y acciones ejecutadas por el Gobierno de la República.

Lo cierto, lo real y claro, es que en nuestro país al igual que en muchos otros, se deberá afrontar en materia económica un panorama notoriamente complejo, el cual, por las causas que lo han originado y sus preocupantes efectos devastadores, no registra antecedentes en la historia de los tiempos actuales, que por lo mismo tomó por sorpresa y sin “un escudo apropiado” tanto a las administraciones estatales y municipales, como a la administración federal, áreas en las que no existió la alternativa de anticipar acciones para atender en mejores circunstancias (en tiempo y forma) los distintos y complejos rubros de la economía, que agredieron a los municipios, los estados y obviamente a la federación.

El daño a los espacios empresariales prácticamente de todos los rubros, dio curso a un escenario de quebranto financiero de proporciones globales, lo que en el caso específico de México, nos induce a reflexionar en el concepto de antaño que nos refiere, aquella vieja y muy reflexiva expresión que “cuando en la economía de Estados Unidos estornuda, a México de inmediato le da pulmonía”…

El apunte lo externamos porque “los estornudos” derivados de la pandemia, no sólo se registran en Estados Unidos, sino de la misma forma sacude a otros países con los que México también sostiene vinculaciones de carácter económico, lo que por lógica es factible el que, en el exterior, se sostenga el criterio y la tendencia de primero atender los estragos pandémicos, económicos y sociales registrados al interior de sus respectivos territorios y, ya superados, dirigir la atención a lo que acontece en otros países considerados como socios comerciales.

Es obligado el tener muy claro que la “pandemia financiera” existe, no constituye una escenografía de fantasía, e incluso los quebrantos en las grandes, medianas y pequeñas empresas no se han terminado de cuantificar, en principio porque los efectos colaterales de la pandemia no se han eliminado, siguen en activo, situación de recesión significativa que no será superada sino por etapas y a cuenta gotas, sin que nadie disponga a ciencia cierta del tiempo realmente requerido, para declararnos liberados de la depredación pandémica… Se habla que se retornará a la “real normalidad” cuando todos estemos vacunados y la vacuna resulte exitosa pero, para ello, aún será mucha la historia por contar.

Lo que se lee

Podría ser lo correcto que las autoridades correspondientes decidan en favor de la reinstalación de los tradicionales tianguis, mismos que operan en diversos municipios de tierras veracruzanas, pero lo ideal podría ser la propuesta en el sentido de que en lugar de un día a la semana, pudieran operar dos o tres días con diferentes establecimientos, lo que les permitiría abrir espacios entre un puesto y el otro, apegados en tales escenarios a las indicaciones de la sana distancia… Ya veremos si tal sugerencia se practica o se reabren bajo las normas que de siempre han aplicado… Pero que sea para bien de todos.  

Lo que se ve

Una de las joyas de la corona del turismo en tierras costeñas de la entidad veracruzana, incuestionablemente lo ha sido el ya prestigiado acuario porteño, mismo que en las últimas semanas ha permanecido vetado para los visitantes, instalaciones que reabrirán sus puertas el ya inmediato próximo 31 de agosto, con la pretensión de recobrar sus actividades en el siempre festivo mes patrio.

Y claro que reabrir bajo normas de “la apropiada distancia” el importante acuario en referencia, que en opinión de muchos ya es considerado el mejor del país, siembra optimismo para toda la “Riviera Veracruzana”, porque ello seguramente impactará en un incremento de turistas en esa bella región costera, impulsándose con ello la recuperación (si no al 100, si en significativo porcentaje) de la actividad turística en beneficio de esa siempre atractiva región.

Debe referirse que muchas empresas de servicios turísticos, incluso ubicadas en el área de “Los Portales” veracruzanos, se han visto obligados al cierre de sus establecimientos, como resultado del severo declive en el renglón de servicios turísticos, originado precisamente por las restricciones aplicadas para frenar los efectos pandémicos en la esa región.

Así las cosas, la reapertura del atractivo Acuario jarocho, ubicado precisamente de frente al mar en plena Riviera veracruzana, con todo y las nuevas normas de autoprotección ante la pandemia, seguramente representará un paso para reactivar la economía de ésa imponente región, que constituye el centro turístico más sobresaliente de la costa central del Golfo de México… En un descuido y por ahí nos encontramos.

Lo que se oye  

Transcurren días sin la algarabía ni las multitudes acostumbradas, como podría ser la ya próxima noche del “Grito de Independencia”, porque para ésas fechas y seguramente otras más, deberemos permanecer en los marcos de la “sana distancia”, cuando de siempre a muchos mexicanos les ha fascinado encontrarse situados en el centro de las muchedumbres y, si es al centro y hasta delante mucho mejor…  

Y claro que pasará a lugar especial de la historia “El Grito” en los marcos de una sana distancia del ahora casi solitario Palacio Nacional, residencia del actual Presidente de los Mexicanos, evento que referirá una clara diferencia con los ejecutados por décadas en ésos mismos espacios, pero con  otro panorama, porque ahora no se registrarán las plazas repletas en las que casi no se respira, rostros junto a rostros, hacinamientos tradicionales en las tierras mexicanas que conforma parte, tanto de la cultura religiosa como de las tradiciones cívicas.

Y también lo habrán de extrañar no sólo quien gobierna al país, sino los gobernadores y los alcaldes, porque la ceremonia del grito es un espacio que por sus propias dimensiones y la breve relación verbal entre el gobernante y la ciudadanía, constituye un momento de enlace entre pueblo y autoridad, enmarcado en actitudes con ecos de patriotismo, que conforma la parte central de un imborrable escenario de amor por México y por la libertad.

Es indudable que en esos marcos de efectos mortales así como de quebranto en la economía nacional, también deberíamos de considerar que constituyen un ejemplo destacado de heroísmo por México, el brindado por el personal de asistencia médica “PARA LIBERAR” del flagelo pandémico a miles y miles de mexicanos, muchos son los integrantes de instituciones médicas como el IMSS, incluyendo a parte del personal que labora en las áreas administrativas y operativas, que han resultado contaminados por el coronavirus, unos se han recuperado, otros han fallecido, ellos y sus compañeros del mismo entorno que pese al riesgo continúan laborando, incluso en condiciones no apropiadas y con severas limitantes en materia de autoprotección, son también parte de quienes el Día de la Independencia, el día que México inició la libertad, el día que iniciamos la conformación del México con yerros y aciertos que hoy tenemos, deberían de ser referidos como el sector que éste año merece tal distinción, ante los riesgos mortales a los que han sido y siguen estando expuestos…

Referir con voz emotiva el: ”VIVAN POR SIEMPRE LOS CUERPOS MÉDICOS Y ENFERMERAS, ASÍ COMO EL PERSONAL EN LO GENERAL DE TODOS LOS CENTROS DE ATENCIÓN MÉDICA DEL PAÍS”, sería realmente lo menos que un Presidente, un Gobernador o un Alcalde, podría ejecutar en el espacio de la ceremonia del “Grito de Independencia”, porque ellos constituyen los héroes anónimos en los marcos del infierno pandémico por el que estamos transitando… Ahí la dejamos.

Seguridad pública, de a mentiritas

ANTERIOR

Continua desinfección a unidades de transporte público en Ixhuatlán

SIGUIENTE

Te puede interesar