Causas y efectos

Compleja ruta transformadora

*Medicamento esperanzador
*Agresión verbal hacia AMLO
*Avanzan ámbitos mortíferos

Muy cercanos se encuentran los mexicanos que transitan en la tercera década del actual siglo, de presenciar un escenario probablemente factible de conformarse, si para los próximos tiempos electorales todos los partidos de oposición, pero en especial PRI, PAN, PRD y MC, más otras organizaciones del sector privado integradas por profesionistas, empresarios y activistas en lo general, decidieran entrelazar lazos e intereses mutuos, para presentar (los partidos políticos) un solo candidato tanto en contiendas electorales municipales, como estatales y federales…

La idea aparentemente surgida de las fuerzas partidistas azuladas de Acción Nacional, muestran con claridad, referencias ya registradas tiempo atrás en éste mismo espacio de “Causas y Efectos”, en los que hemos precisado que ha sido el multipartidismo uno de los factores determinantes que originan por vía del elector golpes de timón extremos en niveles gubernamentales y legislativos, que podrían o han originado la presencia de administraciones públicas sobre todo en ámbitos municipales y estatales, no del todo capacitadas y competentes para desempeñarse en los complejos laberintos de la administración pública.

No faltan especialista en el tema político-electoral, que refieren apuntes en los que se sostengan argumentaciones que cuatro candidatos, e incluso hasta tres, podrían representar en el marco político-electoral,  “una multitud” que complica los procesos de evaluación y toma de decisiones del electorado, abriéndose con ello la posibilidad de que quien alcance la mayoría de sufragios, no resulte ser (entre los candidatos) precisamente el más capacitado y competente para el cargo en cuestión.

Dicen las viejas reflexiones que se acreditan a resultados de la experiencia, que “quien divide” puede vencer incluso al participante más apto, prácticas que históricamente han estado presentes en incontables etapas por las que han transitado los pueblos y naciones del mundo.

Al escribir sobre el tema en referencia, surge en la mente el recuerdo de un escenario brillante registrado hace ya muchos años, precisamente cuando el excelente politólogo Porfirio Muños Ledo, hoy “aún aliado” de la Cuarta Transformación, al contestar el tercer informe del entonces Presidente Don Ernesto Zedillo Ponce de León, le refirió con voz pausada: “Todos juntos somos más que vos”, referencia a que el voto mayoritario en los escenarios legislativos, es superior, incluso ante una determinación presidencial.

Esas anotaciones que se convierten en antologías, en historia, e incluso en ejemplo de lo que pudiera ser probable de reflejarse en el presente y el futuro, encuadran en lo que ante el pasado triunfo electoral, de claros rangos arrolladores en los marcos de la contienda presidencial, la propuesta del Partido Acción Nacional, es visualizar la idea de que, la unidad de los hoy partidos políticos opositores, sumen refuerzos entre sí para consolidar un frente partidista amplio, que juntos permitan reabrir el sendero hacia el Poder Ejecutivo de La Nación y, con ello, abrir posibilidades en el mismo sentido tanto en los marcos legislativos, como en el tema de alcaldes, gobernadores y legisladores locales y federales.

Los partidos políticos en la actualidad reflejan el tener claro que por hoy “todo” lo domina la Cuarta Transformación, pero en la historia de nuestros tiempos lo mismo sucedió con el PRI y con el PAN, “ambos dos tropezaron con la misma piedra”, el sentir que habían llegado al poder para quedarse, me refiero como partidos políticos dominantes, no como lo practicó Porfirio Díaz, figura impositiva y dominante que gobernó por más de cuatro décadas y, que fue derribado precisamente “por su amado pueblo” de su trono presidencialista y antidemocrático, ejemplo que dejó profunda huella de rangos imborrables en la historia de México y en la mente de los mexicanos, por lo que otro “Don Porfirio” seguramente nunca más lo soportaría la descendencia del mismo pueblo que expulsó al dictador, quien seguramente partió hacia el más allá agobiado por sus nocturnales pesadillas.

Pero el México de hoy dispone de organismos serios, confiables y comprometidos con la legalidad, como es el Instituto Nacional Electoral, mismo que organizó, supervisó, contó los votos con el apoyo del pueblo de México y, consecuencia de ello, firmó el computo electoral que le entregó a Andrés López Obrador, su acta de constancia de mayoría que lo acreditaba en primera instancia como Presidente Electo de los Estados Unidos Mexicanos.

¿De dónde “pues” es la causa, motivo o razón, para el runrún del “sospechosismo” en el que se encuadran escenarios imaginarios de la prolongación en el poder presidencial?… Porque bien se sabe de comentarios efectuados de manera formal en el sentido de que la Cuarta Transformación “llegó para quedarse”, son expresiones de quien reside en el Palacio Nacional, pero es como si dijéramos que La Independencia de México, la Reforma constitucionalista y la Revolución Mexicana, llegaron para quedarse, expresión obviamente que es válida, con el paso no de los años sino de los siglos, así como la vigencia de tales metas.

La Transformación del país que predica y practica el actual Presidente de los Mexicanos, se entiende que es encaminada hacia la mejoría en todos los ámbitos positivos de nuestro país: mejores servicios, mayor seguridad, mayor bienestar en todos los ámbitos: Laborales, profesionales, agrícolas, empresariales, asistenciales en fin, transformar al país hacia la productividad y el bienestar de la sociedad… Esa y no otra es la interpretación que el pueblo otorga a la Cuarta Transformación, en la que en esencia los resultados aún no podrían calificarse de contundentes pero… Ya veremos.

Mientras tanto, los partidos políticos mexicanos evalúan modificaciones tanto hacia su interior como hacia el exterior, para recobrar credibilidad ante el electorado… Son las primeras campanadas, llamando a cerrar filas al amparo de nuevas estrategias para los próximos procesos electorales, que  seguramente por las características que privan en nuestro país, atraerán la atención incluso en ámbitos internacionales… Ya veremos.

Lo que se lee

Expectación que ojalá y no se convierta en angustiante preocupación, son los anuncios que se acreditan en regiones de todo el mundo, en la que se apuntan nuevos medicamentos, los cuales permitirán salvar vidas frente a la agresión del coronavirus que nos ronda amenazante.

Obviamente la población de todas las regiones del mundo se reflejan expectantes ante la difusión de datos sobre el tema, los cuales por el momento, aún no resultan del todo claros y por lo mismo confiables, sin embargo, ante la lectura de tales datos, sí se registran nuevos espacios esperanzadores que permitan a todos los países del mundo, detener la tragedia que de manera creciente, incuestionablemente sacude a gran parte de los pueblos del maltratado globo terráqueo.

Lo que se ve

Nada agradable resultó la manifestación de protesta de veracruzanos, cuando en el momento de salir en un vehículo de un campo militar en la región porteña de tierras jarochas, el Presidente de la República se encontró con un grupo de personas que le reclamaron a gritos su negativa para atenderlos, hechos en los cuales se refirieron expresiones que pudieran ser acreditadas al surgimiento de notables distanciamientos entre la colectividad y el Presidente de la Transformación… Al tiempo.

Lo que se oye

Que la espantosa pandemia sigue avanzando ínfrenable sobre tierras mexicanas y, en caso especial, en los marcos del Estado de Veracruz, situación que hace días fue advertida por especialistas estadunidenses pero, o no se les prestó atención, o simplemente ya no hubo el tiempo necesario, para evitar que las predicciones se convirtieran en espantosa realidad en tierras veracruzanas… Ahí la dejamos.   

Con prisa se nos va el 2020

ANTERIOR

Muere el ex comandante de la Policía Judicial, Rafael Huerta en ciudad de Xalapa

SIGUIENTE

Te puede interesar