Causas y efectos

Circo Romano a lo Mexicano

*Turismo: Joya de la corona
*Vacuna e Incertidumbre
*Sectarismo empobrecedor

El pan y el circo han sido referencias históricas, que nunca (de alguna u otra forma) se han extinguido de los “usos y costumbres” primordialmente enmarcados entre los espacios gubernamentales, pero lo mismo se suscita en muchos otras actividades (para no decir que en todas) como es el caso del futbolista que ejercita maromas en el aire después de anotar un gol de campeonato, escenario clásico e inofensivo que resulta muy contrario a la mano del Cesar en el circo romano, esperando la expresión de los multitudes para, en base a tales degenerados desfogues bajo los efectos de la degradación, decidir si el gladiador es sacrificado o se le concede la vida “por gracia del emperador y reclamo de las masas enardecidas”… Sin que ello represente que no seguirá siendo esclavo.

Las leyes en México que desde sus orígenes fueron diseñadas para ser acatadas en primera instancia por las autoridades, porque no se debe de olvidar que su primer objetivo fue evitar dictaduras y, en ése mismo marco, establecer los deberes y obligaciones incluso (o sobre todo) de los Presidentes, Gobernadores, alcaldes, jueces y obviamente legisladores, o sea, todo el conglomerado que conforman las distintas estructuras gubernamentales, legislativas y de administración de justicia, enmarcan que la estructura gubernamental, legislativa y judicial, en estricto apego a la legalidad, son quienes deben de actuar ante diversos panoramas, como podría ser el indiciar y procesar conforme a fundamentos jurídicos vigentes, a un expresidente de los mexicanos, a un exgobernador o un exalcalde.

Cuando en las mañaneras o trasnochadoras declaraciones de un Presidente de la República, se escucha referir que se podría convocar a una encuesta popular para que las muchedumbres decidan si uno o varios de los expresidente de la Republica, son llamados para ser juzgados por pecados cometidos durante su respectivo sexenio, tal referencia por su  propio origen nos traslada al Circo Romano, sólo que en éste caso sería “El Circo Transformador”, dónde la suerte de quienes gobernaron al país “en principio” queda en manos de las muchedumbres enardecidas, no en el circo y teatro del Imperio Romano, sino en la que conformaran las urnas o las computadoras donde los mexicanos mostraran la posición del dedo pulgar (como lo exigían los césares) para plasmar frente al Gobierno su determinación de perdonar o de castigar.

¿Y qué  sucedería si un honorable juez los declara inocentes?… ¿También serán sometidos al circo romano para decidir si viven libres o en los infernales calabozos?… Y qué ciudadano en México tiene el merecimiento de ser exhibido sin el menor apego a la legalidad, en los marcos de un juicio de las muchedumbres del imaginario “Coliseo Azteca”, para que al margen de toda legalidad y sentido común, sea prejuzgado por las multitudes para luego volver a ser juzgado por un tribunal.

Siempre he coincidido que un Presidente de la República (como un gobernador, alcalde o legislador) debe invariablemente (hasta en la  intimidad) “serlo y parecerlo”… Lo refiero porque ya son varias ocasiones que escucho, en los mismos contextos presidenciales de nuestra actualidad, expresiones que más allá de los chascarrillos naturales entre los mexicanos, resultan expresiones incluso inconstitucionales, porque al final del día es más significativo el fondo, que la forma… Sin ignorar que fondo y  forma constituyen parte del mismo contexto.

No acaso a “los indiciados” desde sus inicios, las autoridades les cubren el rostro y se evita referir públicamente datos de sus referencias personales, porque así lo establecen las leyes que nos rigen… En días actuales los ex presidentes no son culpables de nada, mientras no se les compruebe jurídicamente lo contrario, sin embargo y pese a las leyes que nos rigen, en el podio Presidencial, quien nos Gobierna sugiere la posibilidad de un “pre-juicio sumario” en el que sea el pueblo quien “sentencie”, si uno o varios “ex presidentes” merecen ser encarcelados y sometidos a un “segundo juicio”, pero ahora sí por integrantes de los tribunales del país.

Creo que ante un panorama de tal naturaleza, lo primero que dictarían jueces honorables sería la libertad del indiciado, en tanto que se le violaron derechos elementales, que incluso asisten a los más afamados criminales de la mayoría de los países del mundo.

Es más, el sólo apresurado e infortunado anuncio presidencial en referencia, puede en principio dejar sin efecto procesos judiciales posteriores porque, indudablemente, se han violado (en el inicio) derechos inalienables  que amparan a quienes serán o son sometidos a juicios, en las instancias correspondientes.

Ya veremos en qué termina la nueva etapa (que para  muchos es de rango distractor) propuesta por quien Gobierna nuestro país, bajo la bandera de un proyecto trasformador, cuyos efectos hasta el momento (por haches o eses) no han impactado de manera favorable al pueblo de México.

Lo que se lee

Siendo muy joven (etapa de estudiante en la que sábados, domingos y días festivos, trabajaba como mesero en el entonces mejor establecimiento playero del puerto de Veracruz, identificado como “Al Mar”) entendí que la actividad turística constituía uno de los filones más importantes para la economía en lo general, generadora de fuentes de trabajo e ingresos en ámbitos múltiples, restaurantes, hoteles, centros nocturnos, bares, paseos tradicionales como el del inmenso malecón veracruzano, salones de eventos como el que existía en Villa del Mar, sitios tradicionales como el Café de la Parroquia, El Fuerte de San Juan y, en fin, incontables espacios y festividades (Carnaval y Semana Santa) de reconocido atractivo, que formaban y forman parte de una riqueza de infraestructuras y de rangos culturales, que por lo mismo constituyen un imán turístico cuyos beneficios favorecen a la colectividad en lo general.

Hoy se habla que en los marcos de la pandemia se reducirán los recursos destinados al turismo, mismos que en opinión de empresarios del ramo, deberían de resguardarse o dedicarse a obras vinculadas con el mejoramiento de la actividad turística, que permitan, si no en días actuales, si en un futuro (esperemos que muy inmediato) reactivar el renglón turístico con mayores y mejores programas, teniendo en cuenta que “de siempre”, el turismo ha representado uno de los renglones empresariales y gubernamentales de mayores beneficios para el desarrollo integral de la sociedad.

Nuestro patrimonio turístico en todos los ámbitos,  debe ser siempre impulsado con inversiones públicas y privadas, fundamentalmente porque para el caso de Veracruz, constituye una de las verdaderas “joyas de la corona”… Y los sabios aconsejan que las joyas siempre debieran de estar bajo resguardo, sin embargo, pareciera que el Presidente López Obrador, no coincide con tales puntos de vista y a la Secretaría de Turismo del ámbito federal, en lugar de canalizarle mayor impulso, prácticamente se encuentra en proceso de desmantelamiento… Ya veremos de qué tamaño resultan ser los daños…

Lo que se ve

Que de acuerdo a referencias externadas por especialistas, no existen (por el momento) evidencia claras en el sentido que quien sufrió los efectos de la actual pandemia, pudiera volver a contagiarse del mismo virus, dato (hasta la fecha) de rangos negativos que de alguna forma siembra tranquilidad entre el conglomerado social.

Sin embargo… Muchos coinciden que en cuanto la vacuna contra la referida pandemia se encuentre disponible, incluso quienes ya sufrieron los efectos del contagio, procedan a la búsqueda de “mayor inmunidad”, sobre todo cuando no se tiene del todo científicamente confirmado y, hasta el momento sigue siendo “un supuesto”, que quien sufrió el contagio realmente originó anticuerpos para evitar los efectos de inmunidad en referencia.

Muchos son los especialistas que estudian el tema y, hasta el momento, ninguno podría asegurar de manera contundente y sin la menor pisca de error, que “el virus” que hoy nos agrede será rechazado permanente por quienes ya sufrieron sus efectos…

De la misma forma no se tiene del todo conocimiento, sobre el tiempo de inmunidad que puedan originar las vacunas en proceso, estudios que actualmente se encuentran en desarrollo sobre todo en países donde se desarrollan las vacunas… que el mundo reclama con urgencia… Ni hablar, consumiremos una vacuna elaborada prácticamente “al troche moche”.

Lo que se oye

Es inocultable y (al revés volteado) cada día más notorio, el distanciamiento que se está generando entre quienes simpatizan con el Gobierno de la Transformación, con quienes descalifican tales referencias gubernamentales, o como se diría con apego a los estilos hoy vigentes: Entre “Chairos y Fifís”…

Nunca antes en la historia moderna del país, o sea, en el transitar de más de medio siglo, en el territorio mexicano se había registrado una sectorización de dimensiones radicales, como por la que actualmente transita la sociedad mexicana y, lo que más podría llamar la atención es que las estructuras gubernamentales, desde la cúpula misma, día tras día estimulan dichos escenarios, los cuales constituyen claras “actitudes separatistas” de los unos contra los otros, extraños estilos de Gobierno, que hacen pensar en la factible práctica de estilos rijosos, que originan por un lado confusiones y, por otros, permanentes y notorias diferencias que desgastan lo que es imprescindible para el desarrollo integral de un país, tal y como lo es la unidad de esfuerzos de todos los sectores, para obtener resultados positivos que, directa o indirectamente beneficien a todos.

Es tiempo de sumar, de extender las manos y encontrar las coincidencias para desgastar las disidencias… Es tiempo de realmente buscar unidos una clara y positiva transformación del país, para beneficio de todos y no sólo de una de las partes… Ya se verá al término del sexenio que transcurre, lo que La Transformación (para bien o para mal) habrá de heredar en el marco de las referencias históricas.               

Habilidades en software, clave para conseguir mejores empleos

ANTERIOR

Critican al Gobierno del Estado quienes saquearon a Veracruz: Rosalinda Galindo

SIGUIENTE

Te puede interesar