Causas y efectos

CFE electrocuta economía

*Transformación de facturas
*Amnesia ante incremento
*Los partidos millonarios

En las oficinas destacadas instauradas en la bella zona costeña, región identificada gracias a una expresión del exgobernador veracruzano Fidel Herrera Beltrán, como la “Riviera Veracruzana”, zona conformada por los municipios de Veracruz, Boca del Río y Alvarado, se escuchó el clamor con tono de “airado reclamo”, por parte de los integrantes de la Cámara Nacional de la Industria  Restaurantera, que en la economía de cualquier parte del universo representa una de “las joyas de la corona”, en tanto que constituyen (sean grandes o pequeñas) una actividad que obtiene sus insumos en el mismo entorno (alimentos frescos) al tiempo que globalmente refiere una de las fuentes de empleo más sobresalientes en todo país: Cocineros, Meceros, recepcionistas, personal de intendencia, administradores, contadores, cajeros, repartidores, en fin, una gama de actividades que refieren a tal industria como de las más sobresalientes en los entornos de la economía mundial, porque a más de ello, son clientes cotidianos de los centros de consumo locales, donde adquieren los diversos comestibles e ingredientes para el tipo de comida que elaboran.

Procedimos a referir tal descripción, inducidos por las informaciones que se agregan a un tema que ya hemos abordado recientemente: El claro, notorio, preocupante, alarmante e irreverente hacia la colectividad, incremento al costo por el consumo de la energía eléctrica, que en muchos de los casos duplicó lo que normalmente venían registrando, escenarios que ya originan comentarios adversos no sólo hacia la CFE, sino a quienes captan esos ingresos que es el Gobierno de la República, que ahora se le intenta identificar como de “La Transformación” y la verdad, en el caso de los incrementos desmedidos, inexplicables e injustificables en referencia, incuestionable y realmente sí constituyen “una transformación” obviamente negativa, que ni a los Fifís se les hubiera ocurrido en los tiempos del ahora también descalificado “Neoliberalismo”.

Y debe quedar claro que no sólo la actividad restaurantera ha sido castigada, con incrementos inesperados provenientes de las voraces cajas registradores de la CFE, elaborados en el “neo-obscurantismo” de algunos de los sectores de la administración actual, también expertos en las prácticas del “neo transformismo”, calificativo que rima igualmente con el “neo liberalismo”, tanto así que “liberaron” a los impresores de recibos de cobros de la CFE, para que aplicaran nuevas cifras por el consumo de energía eléctrica, despachándose con incrementos impensables, como el de muchos casos en los que el recibo de cobro, llegó a manos de restauranteros y consumidores en lo general, originando reclamos de aumentos por más del doble, que lo facturado antes que se iniciara la etapa transformadora.

Y debe apuntarse que meses atrás, desde los inicios de la Transformación, ya se advertían referencias de incrementos paulatinos, alterando hacia el alza las cifras en los recibos de cobro, primeramente de forma “moderada”, pero en cuanto arribó al país el terror de la pandemia, cuando las labores  escolares se convirtieron por el coronavirus en cibernéticas, en las oficinas centrales de la CFE seguramente concluyeron: “Ahora es cuando” y “No te arrugues cuero viejo que te quiero de tambor”, maniobrando de inmediato los siempre eficaces cerebros cibernéticos, para que los recibos de energía eléctrica se convirtieran a costa del dinero del pueblo, en puente que permita al Gobierno de la Transformación, realmente transformar al país y, claro que lo está logrando solo que “al revés volteado”, porque del enojo por el neoliberalismo se está transitando hacia la furia por La Transformación.

Y… Dígame usted: ¿A quién le habrá de agradar que de 600 o 700 pesos que pagaba en su hogar por el consumo de energía eléctrica, ahora los recibos de la CFE se los entreguen por 1,800?, como están reclamando que ha sucedido en algunas casas particulares…

Obviamente incrementos de tales dimensiones a cualquier mexicano le origina irritación, que además habrá de ser permanente, porque “la transformación” no está dispuesta a la ejecución de pasos hacia atrás, al igual que lo fuera en los años del entonces Presidente Don Luís Echeverría: “Arriba y Adelante”, por lo tanto, con más de lo mismo  permanecerán los “desmedidos” cobros de la CFE, “electrocutando la economía tanto familiar como empresarial”… Ya veremos lo que podría acontecer en el transcurrir de la segunda parte del presente año.

Lo que se lee

Cómo se podría tener clara confianza en los partidos políticos, si en sus cuentas bancarias se depositan miles de millones de pesos para su subsistencia, dinero que proviene de los bolsillos de los trabajadores, de los productores del campo y de los sectores empresariales, recursos que forman parte del esfuerzo laboral y empresarial del pueblo de México y que, con frecuencia, de hecho cotidianamente, las cúpulas enriquecidas  del poderío partidista, lo utilizan en significativa medida para su beneficio personal, situación que de hecho se registra en la casi totalidad de las dirigencias partidistas  municipales, estatales y obviamente (las más “afortunadas”) los niveles de mando nacional; sin que ello quiera decir que no existen muy honrosas y distinguidas excepciones.

Muchos son los líderes partidistas y mandos intermedios que por años han vivido como príncipes, incluso con viajes al extranjero y propiedades fuera del país, todo ello con los fondos monetarios que el Gobierno traslada periódicamente a los partidos políticos mexicanos.

Y el peor reflejo en el marco de tales prácticas, es que cuando arriban vía partidos y elecciones al poder municipal, estatal o federal, tanto al municipal, como al estatal o federal, lo primero que hacen es olvidar sus orígenes y castigar a la población en lo general, tanto con determinaciones inapropiadas que dañan al país, como en la aplicación de nuevos rangos de impuestos e incrementos en el precio de servicios como el de la energía eléctrica, las cacetas de peaje y los impuestos en lo general.

Se pensaba que los vientos de Transformación podrían referir mejores perspectivas económicas para los mexicanos en lo general, pero con lo que ya se registra con los incrementos de energía eléctrica, bien se puede advertir que existen diferentes estilos y metodologías, pero continuamos atrapados en “más de lo mismo” y, ello sin referir a la ineficacia en el renglón de Salud Pública, con saldos luctuosos elevados y notorios desencuentros entre pacientes y niveles de administrativos  de la asistencia médica… La historia será contundente.

Lo que se ve

La investigación y encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en cuyos resultados se plasma la opinión ciudadana que en tierras veracruzanas, son los partidos políticos las instituciones que menos confianza inspiran entre la sociedad, de ninguna manera originan reacciones de sorpresa entre la colectividad en lo general, e incluso ni al interior de los referidos partidos políticos, porque tales escenarios se tienen claros en la memoria colectiva de los veracruzanos y, seguramente de la mayoría de los mexicanos…

Y la historia no es reciente sino que proviene desde muchos años atrás, etapas en las que se han registrado el acumulamiento de riquezas inexplicables por parte de grupos y personajes vinculados con grupos de poder, escenarios que no constituyen efectos de fantasías y que, con el transcurrir de los años, dejaron testimonios de la abundancia económica amasada por numerosas familias, hijos, primos, compadres, hermanos, leales amigos empoderados financieramente con recursos que, en el pasado, “pertenecían” (así, entre comillas) al pueblo de México.

Por ello en las evaluaciones efectuadas hace presencia con claridad, la contundente descalificación de los veracruzanos en torno a los procesos y actividades de los partidos políticos, ello es el verdadero motivo, la infalible causa por las que el electorado en los últimos procesos electorales le dieron la espalda al PRI en tierras veracruzanas, al igual que al PAN, situación que sin grandes empeños supo aprovechar el partido que proponía un Movimiento de Renovación Nacional, escenarios por los que ahora, para bien o para mal ya transitamos, vamos sobre los ejes de esa carreta tanto en tierras veracruzanas, como en los marcos de influencia nacional del Gobierno de la Transformación.

Me comentaba un analista veracruzano la noche del triunfo del Presidente Andrés Manuel López Obrador: “No ganaron los morenos amigo, en realidad lo que sucedió es que perdieron los rojos y los azules por los costales de errores sobre sus espaldas”… Veo que de alguna forma casi dos años después, con otro estilo y forma de expresión, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, ratifica la expresión de que “no fue triunfo de morenos, sino derrota de rojos y azules”… Ahí la dejamos y disfrute usted de un fin de semana hogareño, respetando las normas vigentes para evadir el coronavirus.      

Estudiantes Universitarios se graduaron con una ceremonia en Minecraft

ANTERIOR

Brote de infecciones en piel y gastrointestinales surgen en Jalapilla por aguas negras

SIGUIENTE

Te puede interesar