Causas y efectos

*¿Auditorías a universidades?

*Cuestiona Morales Lechuga
*Referencias desafortunadas
*Restablecen quimioterapias

Al margen de que todos los recursos públicos deben ser objeto en su manejo de estricto apego, no sólo a la normatividad, sino a la eficacia, nada de extraño debería de parecer la aplicación de auditorías por parte de las autoridades competentes, en tanto que acciones de tal naturaleza no son atentatorias (desde ningún punto de vista) hacia la autonomía universitaria.

Porque un centro universitario debe ser efectivamente autónomo en su quehacer académico, más no ajeno a las supervisiones en lo relativo al manejo del presupuesto, porque en realidad, la autonomía debiera ser académica, sin ampliarla a lo relativo al manejo de la tesorería, donde se opera con recursos que forman parte del patrimonio de la sociedad en su conjunto.

 No son pocos los casos que han trascendido desde tiempo atrás, en los cuales se apuntan manejos extraños en el marco de las administraciones universitarias, pero no pasa nada porque la autonomía representa un muro que todo lo puede esconder y, por lo mismo, todo en la cuestión financiera lo podría sujetar a caprichos y banalidades.

Incluso muchos son los apuntes desde años atrás en el sentido de que en ciertos momentos de algunos centros universitarios, los deslices financieros formaron parte de anécdotas sobre desvíos, que supuestamente llegaban a manos incluso de dirigentes estudiantiles, ello ha trascendido en distintas etapas de la vida universitaria en diversas regiones del país e, incluso, en la capital de la República, pero como desde el punto de vista financiero las universidades también son autónomas, tales historias han quedado en meras leyendas que se escuchan tras los muros estudiantiles.

Si realmente dimensionamos que en México es obligado corregir rumbos en todos los sentidos, los centros universitarios deben de ser considerado como uno de ellos, no desde el punto académico ni en el marco de libertades, sino en lo relativo al ejercicio presupuestal y a las evaluaciones sobre el real aprovechamiento presupuestal, que debe estar dirigido por entero en beneficio de programas para la superación académica en lo general.   

LO QUE SE LEE

El prestigiado veracruzano y destacado Notario Público del centro de la Capital del País, Don Ignacio Morales Lechuga, escribió en las redes de Internet el siguiente cuestionamiento:

“¿Utilizar un avión y pilotos de la Fuerza Aérea Mexicana con autorización del Gobierno de EEUU para trasladar las cenizas de José José a nuestro país?… ¿Quién dio La orden?… ¿Dónde quedó la austeridad?… ¿Es asunto de seguridad nacional?…No entiendo, que expliquen.”

Lo apuntado vía redes de comunicación por el distinguido jurista originario del norte veracruzano, que fuera uno de los más destacados Secretarios de Gobierno en el Estado de Veracruz y posteriormente notable funcionario en el ámbito del Gobierno Federal, desempeñándose como Procurador General de la República, Embajador de México en Francia, así como Rector de la Escuela Libre de Derecho, refiere un tema que se escuchó también en voces de diversos veracruzanos en el transcurrir de las últimas horas.

Porque incuestionablemente contrastan las dimensiones que adquirieron (a costa del erario público) los operativos fastuosos para una ceremonia luctuosa de quien fuera un excelente intérprete de la música romántica mexicana, registrado todo ello en los marcos de lo que ya se identifica como una Cuarta Transformación, aplicada en los escenarios de un Gobierno que “se distingue por su austeridad”… ¿Tendrá respuesta formal lo externado por Morales Lechuga?

LO QUE SE VE

Elevadas críticas se advierten en los ámbitos tanto del Estado de Puebla, como en diversos puntos del país, sobre las declaraciones acreditadas al Gobernador poblano Miguel Barbosa, en las cuales se dice que refirió “el accidente” en el que murió Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle, “como un castigo de Dios por haberle robado en las elecciones”.

Siempre ha sido desacertado hacer leña del árbol caído, pero aún más si se trató de un hecho realmente dramático y desafortunado.

Las expresiones en referencia incuestionablemente tendrán efectos incalculables que, seguramente el gobernante poblano no calculó.

LO QUE SE OYE

Que por fin se están reiniciando los tratamientos de quimioterapias en la atención de niños afectados por cáncer, proceso que nunca debió ser interrumpido y que, incuestionablemente habrá de representar hacia el futuro, una referencia de lo que nunca debe registrarse en los sistemas de salud, mucho menos si se trata de atenciones en beneficios de menores de edad, sin que ello quiera decir que los mayores podrían ser desatendidos sin que nada aconteciera.

Lo de los niños que se quedaron sin la atención médica apropiada en el tiempo indicado, constituye un ejemplo no sólo del desconocimiento en materia de servicios médicos, sino también representa un reflejo de irresponsabilidad severa que no debe repetirse ni en la actualidad ni en el futuro… Ahí la dejamos.   

Ayuntamiento redobla combate al dengue en Córdoba

Anterior

Yunes medró con los pobres para mantener el poder

Siguiente

Te puede interesar