Causas y efectos

*ARZOBISPADO DENUNCIA LA INEFICACIA

*REFIERE LA ANGUSTIA DE VERACRUZANOS

*EVANGÉLICOS HABLAN DE CLARA TORPEZA

*ESTÁ EMPANTANADO EL CASO WINCKLER 

Es incuestionable que la Iglesia actual (y me refiero a todas las creencias) ha roto el silencio que años atrás privaba, para transformarse en un centro de singular atención, sobre todo en las muy destacadas ceremonias dominicales, día en que por mandato eclesial que ha impactado culturalmente, se acude con mayor frecuencia y obviamente en más nutrido número.

Y tales escenarios resultan tan habituales en el ámbito social, que ya todos los ministros o sacerdotes (como usted los quiera calificar) reservan sus más impactantes mensajes, precisamente en las misas o ceremonias dominicales, al tiempo que los medios de comunicación, invariablemente programas la presencia de reporteros para captar y obviamente informar los mensajes dominicales eclesiales, los cuales, no resulta nada extraño que ocupen sitios destacadas tanto en los medios impresos como en los electrónicos.

Muchos mexicanos fuimos formados en instituciones religiosas, me incluyo entre ellos y lo agradezco eternamente, sin embargo, con recurrencia no he coincidido con algunas referencias hechas en los altares sobre la actividad política y el ejercicio de la administración pública, apegado al mensaje también del ámbito eclesial de “dar al césar lo que es del César y darle a Dios lo que es de Dios”.

Pero cuando en nuestro país por determinación de las mayorías y en apego a los criterios del Congreso de la Unión, se otorgan derechos políticos a los ministros de todos los cultos religiosos, como es el del sufragio, debemos entender y adecuarnos en esos nuevos escenarios, en donde los ministros religiosos si tienen en los nuevos días voto en los comicios, tienen también el derecho de opinar y evaluar no sólo os resultados electorales, sino las causas que originaron triunfos y derrotas de candidatos y, aparejado con ello, los efectos que en la administración pública se registren como resultado de lo que fue también el sufragio de sacerdotes, pastores y ministros de todos las creencias.

En tales contexto, un mensaje eclesial claramente dirigido al ámbito de la administración pública, toma las dimensiones de sobresaliente impacto entre la colectividad, mucho más si tales referencias se ubican en el centro de hechos que mantienen a la colectividad expectante e, incluso, con notorios reflejos de preocupación por los escenarios singularmente confusos, enrarecidos y no frecuentes en la actividad pública, en éste caso, en referencia específica sobre tierras veracruzanas.

En dichos escenarios y en ese marco de “Místicos y Terrenales” (como titula su columna el excelente comunicador y extraordinario amigo Marco Antonio Aguirre Rodríguez) ayer domingo, el destacado presbítero José Manuel Suazo Reyes, responsable de las oficinas de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Xalapa (cabecera del catolicismo en tierras veracruzanas) gira un comunicado que refleja la preocupación aguda que está angustiando al pueblo ante la ola de violencia, al tiempo de apuntar que se incumple con la voluntad de la sociedad, que ya fue referido cuando en las urnas electorales, votó por una nueva opción partidista que le pudiera garantizar mayor paz y prosperidad, escenarios que se han desgastado en tierras veracruzanas.

Y es verdad cuando por parte del Arzobispado, se plantea que “el voto ejercido en las urnas el día de los comicios, se prolonga en la observación, evaluación y exigencia de los compromisos anunciados (por los candidatos) en tiempos de campaña”…

Por su relevancia y su trascendencia, imposible resulta el ignorar algunos de los párrafos de dicho comunicado arzobispal, por lo mismo nos abocamos en éste espacio a ello:

“Quien asume un responsabilidad pública sabe que debe dar cuentas a los ciudadanos; debe ser consciente de que su labor estará siempre sometida al escrutinio público. Dado que el gobernante ha recibido un encargo de parte de los ciudadanos y como tal administra bienes que no son de suyos, no le debe extrañar que se le exija eficiencia, honradez, y transparencia en las funciones que desempeña.”

Luego de referir las grandes ilusiones que despertaron entre los veracruzanos el nuevo gobernador veracruzano, al cual respaldaron con su voto, en el documento arzobispal se apunta:

“Sin embargo a medida que pasan los días, se van acumulando algunos fracasos, pareciera que hay muchas cabezas y que las torpezas de unos pocos están echando a perder el poco trabajo de otros. La gente ha ido perdiendo la confianza. Lamentablemente el desatino el desánimo y el desencanto van ganando terrenos. Y es que no se puede invocar la novatez ni la curva de aprendizaje para justificar los desaciertos que en estos 74 días de la nueva administración gubernamental de Veracruz están a la vista de todos”.

Luego de tales párrafos, que por sí mismos dejan un rumbo hacia polémico debate público, con el peso de un apunte arzobispal que representa las voces de millones de creyentes veracruzanos, quienes sin lugar a dudas también constituyen una fuerza electoral mayoritaria, se agregan referencias, una especie de glosario preocupante, todo en el marco de la escalofriante realidad por la que atraviesa Veracruz, que día tras día apuntan hechos violentos sin freno alguno, aparejado a una zigzagueante situación en diversos ámbitos de la administración pública, como lo es el caso en torno a la fiscalía, que hace pensar en un barco sin brújala y ante cielos de tormenta.

Y como si el mensaje arzobispal del catolicismo veracruzano fuera poco, el identificado como Consejo Representativo de Iglesias Evangélicas, acusan a Hugo Gutiérrez Maldonado, responsable de Seguridad Pública del Estado, así como al titular de la Secretaría de Gobiernos del Estado, Eric Cisneros, de incumplir con tareas eficientes de seguridad en Veracruz y de alterar las cifras de hechos delictivos, informando que las cifras de crímenes, asaltos y secuestros son superiores a los que oficialmente informan las autoridades estatales.

“Andan peleando con el Fiscal  Jorge Winckler, mientras la ciudadanía muere de miedo por toda la ola de violencia que hay, ya que se pongan a trabajar, ya basta de tanta grilla, no habrá progreso en Veracruz mientras la autoridad está atada, es una cuestión que nos pone en que pensar”, refiere el directivo del Consejo Representativo Iglesias Evangélicas”.

Y bien se podría sostener sin errores en la apreciación, que no se podría argumentar la existencia de una conjura, más se trata de una coincidencia de opiniones de sectores veracruzanos, por los pronunciamientos de la Iglesia Católica y de las Iglesias Evangélicas, se empate con opiniones que se han escuchado en números núcleos de grupos empresariales, incluso en ese contexto de preocupación por la elevación altamente preocupante por los niveles de inseguridad, se dio curso a la creación de la campaña que está en proceso, identificada como “Ni Una Menos”, en la cual las empresas, pese al riesgo que representa, ofrecerán abrir sus puertas a toda mujer que se sienta en peligro, para que busque refugio en establecimientos comerciales y empresas en lo general, donde encontrará apoyos específicos para retornar sana y salva a su hogar.

Acción que no está ajeno a riesgos, pero que la sola propuesta e intenciones en tal sentido, hablan por sí misma de la angustia, de la preocupación, de la impotencia que se advierte entre los veracruzanos por las ineficacias en los ámbitos de Seguridad Pública, escenarios en los cuales incluso muchos alcaldes buscan la forma de evadir responsabilidades y, no están fuera de la realidad, dado que precisamente por conocerla perfectamente bien, prefieren la ruta de evadir responsabilidades.

Nada grato es el panorama veracruzano, los senderos resultan elevadamente preocupantes y, pareciera, que vamos hacia rumbos aún de mayor confusión, en esos contextos, quisiéramos encontrarnos en conceptos y perspectivas totalmente equivocadas y ojalá que así fuera… Ya veremos.

 

LO QUE SE LEE

Que se está en espera de que el cuerpo directivo de la Legislatura de Veracruz, reanude la sesión pendiente para analizar el caso del Fiscal Jorge Winckler, quien espera la respuesta al proceso que se le sigue.

 

LO QUE SE VE

Que existe un punto de acuerdo de legisladores no “morenistas”, cuyo voto incluso fue ratificado ante notario público y filtrado con video a los medios de comunicación, que refieren “como imposible” el que se concrete una sentencia para destituir de su cargo al actual Fiscal.

LO QUE SE OYE

Que el bloque morenista de legisladores, continúa intenta negociar para que determinados diputados se desdigan de la negativa y con ello sumar los votos requeridos para destituir al Fiscal, hecho que algunos de los mismos negociadores califican como “no factible pero tampoco imposible”.

 

Atiendo sus puntos de vista en:

alfredorios1947@icloud.com

Arquidiócesis de Xalapa exige resultados a gobierno estatal

ANTERIOR

Policías de Puebla salvan a veracruzano que intentó saltar de torre de CFE

SIGUIENTE

Te puede interesar