Causas y efectos

Ancianos y el alto riesgo

*Portazos en hospitales

*Depredación en Coatepec

*Cibernética y seguridad

Ayer  una excelente persona (amigo de siempre) me hacia el comentario que, referir la realidad de los efectos dramáticos que en nuestro país está registrando la pandemia, resulta más dañino que beneficioso, porque ello podría inquietar y originar pánico entre núcleos de población sin la suficiente preparación y capacitación, para entender los avisos sobre tendencias negativas, como es el hecho de que “somos los ancianos los que más peligro corremos en caso de contagiarnos”, incluyendo en éstos rangos de efectos “contraproducentes”, el señalar que de acuerdo a determinados especialistas, pareciera (algunos, porque no tengo referencias de todos) que los centros médicos del sector privado, refieren por los hechos índices porcentuales de menores niveles de mortandad, que los (ya “casi al tope”) centros médicos de los sectores federales y estatales…

Siempre he respetado, e incluso atendido, las opiniones de quienes me brindan la distinción de prestarle atención a mis entregas de “Causas y Efectos”, puntos de vista que respeto y por lo mismo atiendo, tratando siempre de encontrar las coincidencias y dimensionar con toda puntualidad las disidencias, clasificando a todas en los mismos niveles de importancia e incluso, de especial agradecimiento por la distinción de contar con su atención hacia mis apuntes, sobre los escenarios que se registran en nuestros entornos.

En ésos marcos de coincidencias y disonancias, un eterno amigo comentó hace unas horas, que hacer referencias sobre el alto y obviamente peligroso riesgo que los ancianos corremos ante la pandemia, con mayores niveles de letalidad que los jóvenes y los niños, constituye una desafortunada exposición porque estamos sembrando pánico entre los mayores de edad y, ello, altera de alguna forma la tranquilidad de ése sector de la sociedad.

Acepto la reflexión de mi buen amigo pero se antoja necesario efectuar algunas precisiones y, la primera de ellas es que, nunca quien practica la medicina ha sido partidario de ocultar las dimensiones de los padecimientos de sus pacientes, incluyendo a los que son sus familiares y amigos, salvo que el paciente sea de menor edad, o sea, la lógica médica y podríamos calificarla como “científica”, es que “para su propio bien” el adulto y sobre todo el adulto mayor, debe tener muy claro cuál es su padecimiento y, cuantimás, de que dimensiones de daños a la salud estamos hablando, no para que se canten canciones rancheras como aquella que reza: “Si me han de matar mañana que me maten de una vez”, sino para que en nuestros naturales niveles de terquedad (propios de nosotros los ancianos) entendamos que precisamente “no tenemos la resistencia de jóvenes que nos permitía hacer lo que quisiéramos”, por lo que nos debemos de someter más que ningún otro sector de la sociedad, a lo estrictamente recomendado por la ciencia médica e incluso ordenado por las autoridades, como lo que constituye esa chocante “nueva normalidad”… Nuevo para viejo como que no rima.

Todo médico tiene claro que el mejor paciente es el que, incluso contra su satisfacción personal, es capaz de romper con añejos moldes de vida para practicar lo instruido por El Galeno… Hoy somos los ancianos los que mayores riesgos corremos ante los efectos mortales del coronavirus, los medios de comunicación deben difundirlo, los amigos deben comentarlo con sus amigos en los ámbitos de adultos mayores, no para sembrar pánico, sino precisamente para abrir vías de salvación…

Es más, los médicos, los amigos y los familiares, cometeríamos un irremediable yerro si se le oculta a nuestros amados ancianos, los elevados peligros que imperan en el medio ambiente, en nuestros entornos e incluso entre nuestros amigos y familiares, quienes pudieran estar contaminados del coronavirus, si no físicamente, si portando el virus en su ropa o entre los documentos que nos mostrará, todo ello sin su pleno conocimiento.

La obligada distancia, el antisocial aislamiento que practicamos en la actualidad, constituye paradójicamente, la mayor aportación de amor al prójimo y amor a la sociedad que en días pandémicos podemos aportar, pero para que ello exista globalmente se debe difundir, se debe publicar, no con la finalidad de espantar, sino de crear conciencia de los unos con los otros y viceversa, pero… Incluso si por vía del espanto, del temor, del miedo, se siembran esas semillas de “nueva normalidad”, pues entonces “bienvenido es espanto”… Si no me explique bien o lo suficiente, por favor me avisan y me regreso.

Lo que se lee

Tal como lo referimos con oportunidad, sería lamentable que los casos de irresponsabilidad en instituciones médicas para atender afectados por el virus, se convirtieran en una constante en los marcos de tierras veracruzanas y del país…

Y es que escenarios sobre dicho tema registrados el día de ayer en Poza Rica, fueron difundidos por medios de información que no improvisan ni imaginan hechos, por lo que es indispensable que las autoridades estatales y municipales, dejen a un lado la diplomacia y emprendan de inmediato acciones, para intervenir ante los funcionarios que sean necesarios, exponiendo la gravedad de los escenarios que de manera frecuente (para no decir que un día sí y el siguiente también) se están registrando en instancias médicas que,  éticamente están obligadas a brindar atención a quien se encuentra en elevado riesgo.

Ayer se registró un hecho lamentable ante las puertas de un centro de atención médica en Poza Rica, escenarios que por todas las vías y de manera apropiada deben ser evitados por los mandos hospitalarios y el personal de recepción en lo general… Los centros médicos deben ser ejemplo de humanismo y, en esos marcos, atender a quien se siente atrapado en un mundo sin respuesta.

Lo que se ve

Núcleos obviamente de poder que parecieran estar entrelazados con las autoridades (o deberíamos decir que “ambos dos” de la mano) refieren por su propio proyecto, el que se han propuesto exterminar las áreas arboladas de las zonas altas del municipio de Coatepec, una región que apenas unas décadas atrás, presumía de sus amplios cafetales y frondosas arboledas, brindando un paisaje de esplendoroso verdor, espacios protector del clima y generador de mantos acuíferos, hoy en elevado riesgo, tanto por la contaminación como por la criminal deforestación.

La interrogantes es si las autoridades estatales y federales, promotoras de políticas forestales hacia las  cuales se han canalizado millones de pesos propiedad del pueblo mexicano, permitirán lo que ya se anuncia como un atentado, precisamente en contra de la riqueza forestal de la región montañosa del bello municipio de Coatepec y sus entornos…

Claro que ya sea para bien o para mal, habrá de difundirse lo que acontezca en torno a esa riqueza forestal, donde “pareciera” que el programa “Sembrando Vida”, pilar rural de la Cuarta Transformación, a los depredadores ni les va, ni les viene.

Lo que se oye

En principio podría ser calificado como un acierto el crear un sistema (del Gobierno del Estado y por instrucciones del Gobernador Cuitláhuac García Jiménez) por vía del cual los mandos intermedios y los superiores de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de los jarochos, podrían estar enlazados con un sistema de Internet, para que de manera directa y en tiempo real, cualquier empresa pequeña, mediana o gigante, conecte prácticamente de inmediato con las áreas de mando de la Secretaría en referencia, informando sobre una emergencia de cualquier naturaleza, sistema de intercomunicación que por sus características, permite presumir (de antemano) que el Gobierno del Estado está por ejecutar un paso sobresaliente en renglones de seguridad, aprovechando para ello las ventajas del Internet en los marcos de un proyecto, que bien diseñado y correctamente aplicado, podría resultar notable instrumento para reducir los índices delincuenciales en tierras jarochas, al tiempo de proteger el patrimonio de los esforzados empresarios veracruzanos de todos los niveles… Excelente noticia… Disfrute un agradable fin de semana.    

Economía Circular, tema central de HEINEKEN Green Challenge 2020

ANTERIOR

Decreta Cuitláhuac García medidas para reducir movilidad en 27 municipios

SIGUIENTE

Te puede interesar