Causas y efectos

AGREDIERON A UN VETERANO REPORTERO

0

+ ES UN EXCANDIDATO EL PROBABLE AGRESOR
+ SOMBRAS QUE HACEN RESALTAR ESTRELLAS
+ POSIBLES ABUSOS EN PROGRAMA  FEDERAL

A manera de prólogo:

Conozco a Jesús Vázquez Pino desde varias décadas atrás, incluso su hermano Javier, por muchos años se desempeñó honorablemente como mi asistente, en tiempos en el que presté mis servicios en el entonces Instituto Federal Electoral y posteriormente en la administración del Gobernador Miguel Alemán Velazco.

Señalo el dato como clara referencia a mi cercanía y conocimientos en torno a la familia Vázquez Pino, núcleo familiar bondadoso y ejemplo de calidad humana, enriquecida por la cordialidad y sentido de solidaridad de sus integrantes, quienes son símbolo de trabajo, esfuerzo y honradez, de ello ni dudas caben.

GOLPES CONTRA REPORTERO

Las referencias anteriores las destaco y decido que encabecen mis Causas de hoy, porque hace escasos minutos fui informado por colegas del medio informativo que saben de mi identidad con la familia Vázquez Pino, que mi amigo y colega en los senderos periodísticos Jesús Vásquez Pino, cuando se encontraba en el Café de la Parroquia de Veracruz, sitio al que acude regularmente y donde se congregaran varios periodistas porteños, fue objeto de una violenta agresión por quien, según reportes de las costas  jarochas, ha sido candidato de varios partidos e incluso aspirante independiente para cargos de elección popular, sin  éxito en absolutamente ninguno de los procesos electorales.

Dicen que el golpe que alcanzó al reportero Vázquez Pino, tomó por sorpresa al reportero y, resultó de tales dimensiones, que por un momento lo conmocionó, situación que originó la intervención de inmediato de varias personas presentes para que no se continuara con la agresión… Insisto, Jesús no es un hombre de pleitos callejeros, ni si quiera practica rounds de sombra sobre un cuadrilátero, mucho menos al interior de uno de una de las cafeterías más prestigiadas del mundo, como lo es el legendario “Café de la Parroquia”, en donde, por cierto, no se sabe que sea escenario para la celebración de torneos de box y, si lo fuera, seguramente serían entre iguales.

Vázquez Pino, como el hombre bueno y de paz que fue formado, se entregó en manos de quienes lo asistieron para auxiliarlo, en esos momentos tan complejos cuando inesperadamente  te conviertes en protagonista de nefastos escenarios, pero los propios hechos, por sí mismos, refieren la clase de personajes que por momentos llegan a ser figuras destacadas en ámbitos electorales, con un nivel de cultura y de formación que se asemeja más a la de un peleador callejero, de esos de las bandas neoyorquinas en los inicios del siglo pasado, o de aquellos que pululan en el lado obscuro en los ámbitos de mercaderes de Tepito, o para acercarnos geográficamente más, de aquellos cómo “La Loba” que reinaban en la primera mitad del siglo pasado en el histórico Barrio de la Huaca del puerto veracruzano, precisamente ubicada a unas cuantas cuántas cuadras del Café de la Parroquia en el Puerto de Veracruz, líder de la pandilla que nunca se atrevió a golpear a un indefenso, sitio que precisamente y de manera auto personal y anárquica, fue el escenario seleccionado para que un ex candidato a un cargo de elección popular, exhibiera sus cualidades como “peleador callejero” al tiempo de amenazar con algo peor al reportero agredido, para que a futuro aprenda a que debe andarse con cuidado.

Vaya escenario porteño preñado de virulencia en la antesala de la celebración de los 500 años de la fundación  del bello puerto veracruzano, pero, de esa forma, las mujeres y hombres de la prensa “debemos de aprender” que para algunos aspirantes a servidores públicos, golpes nos esperan si no aprobamos sus campañas y sus acciones, porque estamos volviendo a los tiempos en que “a golpes, latigazos y varazos, así como a reglazos” los señores capataces de ámbitos caciquiles, educaban a los peones para que no le faltaran el respeto al capataz y, mucho menos, al señor feudal…

No te preocupes por los verdugos diseñados contra los medios de comunicación, mi estimado amigo y viejo reportero Vázquez Pino, el inigualable poeta veracruzano Salvador Díaz Mirón, que nació precisamente en Veracruz para convertirse en un célebre  periodista y gran maestro de varias generaciones, real genio e  ilustre veracruzano, que en un tiempo se desempeñó como director en una escuela de bachilleres cuyas viejas  instalaciones, precisamente se encuentran muy cerca de donde ayer fuiste agredido verbal y físicamente,  esa figura sin par de las letras veracruzanas, en uno de sus poemas señala:

Fiando en el instinto que me empuja…

Desprecio los peligros que señalas.

“El ave Canta aunque la rama cruja:

Como que sabe lo que son sus alas”.

El mal es el teatro en cuyo foro

La virtud, esa trágica, descuella;

Es la sibila de palabra de oro,

La sombra que hace resaltar la estrella…

Pero al final del día, los hechos en referencia escenificados en el afamado Café de la Parroquia del puerto veracruzano, reafirman que en tierras del arpa y la jarana, los actos delincuenciales preñados de violencia, se han convertido en habituales y constituyen por sus propias causas y efectos, el problema más severo que afronta la colectividad veracruzana y, esos mismos entornos, otorgan vigencia a la vieja sentencia de que, la violencia, siempre generará mayor virulencia…

Qué triste que un activista político en varias ocasiones aspirante a cargos para desempeñarse en el marco la función pública, sea ahora el protagonista de parte de esa violencia que repudia la colectividad veracruzana… bien lo dicen los costeños: “Cuñao… Son cosas que da la vida”.

LO QUE SE LEE

Que en la región central veracruzana se han denunciado prácticas impropias, dentro del programa federal identificado por el propio Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, como “Jóvenes Construyendo el Fututo”, tales hechos registran como escenario la región orizabeña, pero la propia información, invita a la conclusión que podrían registrarse casos similares en otros puntos de la Entidad veracruzana, hecho que ya se está investigando.

LO QUE SE VE

Que la aplicación de dicho programa, en realidad contiene finalidades positivas que están encaminadas a que jóvenes, de los llamados “ninis”, porque “ ni estudian ni trabajan”, tengan la oportunidad de aprender algún oficio, para lo cual las empresas que se suscriban en tal programa, recibirán por vía del Gobierno Federal los recursos económicos que, los respectivos patrones, deberán de pagar a los aprendices que tengan registrados para enseñarles, por vía de la práctica,  alguna actividad en especial… O sea, que por conducto de “el patrón”, dentro de éste programa llamado como “tutor”, el Gobierno Federal le hará llegar los recursos al aprendiz, lo que constituye una buena idea en tanto que ambas partes: Patrón y aprendiz, salen beneficiados.

LO QUE SE OYE

Que algunos aprendices dentro de éste nuevo programa, han denunciado que ciertos patrones les pretenden reducir la cuota que el Gobierno les entrega,  argumentando que la empresa es “justo que obtenga una comisión” y, que tales propuestas están originando cierta inquietud sobre todo en la zona de Orizaba, hecho que podría dar paso a una severa investigación por parte de investigadores federales, para verificar la veracidad o, en su caso, falsedad de tales señalamientos, que de ser reales, dejarían al sector empresarial con una imagen no apropiada ante la sociedad mexicana… Ya se verá

Atiendo sus puntos de vista en

alfredo.rios1947@aicloud.com

 

Aprueba Cabildo inversión de 51 mdp para obras en Córdoba

Previous article

Presidente del DIF exhorta a sumarse a la gran causa y apoyar a Cruz Roja

Next article

You may also like