Burladero

Una olla muy chica para tantos cangrejos

Entrampado en la serie de mentiras en que ha caído Andrés Manuel López Obrador con los fracasos que han llevado al estancamiento de la economía nacional, la detención y liberación del hijo de El Chapo Guzmán; con las pérdidas económicas de Pemex que asciende a 172 mil millones de pesos en solo 9 meses, ahora, como tratando de desviar la atención del grave panorama que se vislumbra, inventa que le quieren dar golpe de estado.

Mañoso como siempre ha sido el político, ahora con todo el poder humillando a medios informativos y a periodistas busca polarizar más a sus seguidores en contra de quien no está con él y con quien critica y evidencia la bola de errores en que cae una y otra vez.

Ahora mete a la bronca a sus 30 millones de seguidores, diciendo que están dispuestos a defenderlo y luego dice que todo está bien y tranquilo.

Es preocupante la salud mental de quien dirige los destinos de nuestro país.

En enero de 2017, México mostraba cifras del 3.3 por ciento en su actividad económica y hoy es de menos 0.4, hablando de la variación anual.

Con las decisiones económicas y políticas cambiantes como lo de Baja California y lo de la Fórmula 1 donde la ex ministra y hoy Secretaría de Gobernación hace el ridículo diciendo primero una cosa y poco tiempo después otra.

¿A poco creen que con esas actitudes y acciones atraerán la confianza empresarial nacional y exterior?

Quienes sí han demostrado demasiada molestia son los militares ante las humillaciones que han sufrido debido a órdenes de la comandancia suprema de no agredir a huachicoleros, asaltantes, huachigaseros y grupos de delincuencia organizada que se han dado vida haciendo escarnio del glorioso ejército mexicano. Molestia porque el Presidente prácticamente los culpó de la fallida operación militar para detener a Ovidio Guzmán. Molestia por haber sido presionados para revelar el nombre del responsable de esa operación.

Este día circuló un video, de un supuesto mando del colegio militar que sugiere implantar un estado de excepción.

A estas alturas ni a los fifís ni a chairos les conviene calentar más el horno. En primera porque solo habrá impactos negativos en la economía y ahuyentará el poco capital privado que queda.

Considero que si el mexicano no es capaz ni tan siquiera de acudir a marchas y concentraciones respecto a diversos temas que se abordan y convocan a través de redes sociales lo que demuestra su total apatía e indiferencia para tomar acciones, mucho menos estará dispuesto a agarrar las armas y arriesgar su vida para defender u atacar a un gobernante que ni tan siquiera es capaz de sostener su palabra y hablo tanto de chairos como de fifís.

Nadie va a pelar ni a favor ni en contra. Sólo son más mentiras para desviar la dura verdad que tenemos enfrente y que muchos de sus seguidores no quieren ver solo porque reciben cada bimestre su apoyo.

Pero como él mismo lo plantea: No importa que se caiga la economía, que reviente Pemex, que en cifras haya más de 20 mil muertos en lo que lleva de mandato, si todos los mexicanos ahora estamos felices.

Si esta es la felicidad habrá que esperar la tristeza.

¿Alguno de ustedes ha pensado el futuro que tenemos como país en las circunstancias en que estamos inmersos?

¿Creen que nos espera el desarrollo, progreso, educación y un mejor nivel de vida?

Cumplimos al pie de la letra el dicho: Somos una bola de cangrejos en una olla, ahora demasiado chica para albergar a tantos; no somos ranas pidiendo reyezuelos.

GOLPE DE ESTADO: CHAQUETAS DE CHAIROS Y DERECHAIROS

ANTERIOR

Explota ducto en Tlaxcala esta noche; se desconoce si hay víctimas

SIGUIENTE

Te puede interesar

Más en Burladero