Burladero

Tuti, la madre de los sin casa

La conocí hace tres años aproximadamente. Polvorienta, huraña, desconfiada y hambrienta. Ella me introdujo a un mundo aparte y poco a poco me fue brindando su amor, me fue abriendo su espacio y enseñándome cómo se vive en una manada.

A falta de formas para presentarnos la llamé Tuti y ella aceptó su nombre formalmente.

Tuti

Comenzó a recibirme cada que llegaba a ella con todo su amor, a mostrarse melosa y dispuesta a dejarme entrar en su hábitat.

Conocí a sus hijos, a otros parientes y me di cuenta que Tuti era la madre de todas las madres.

Su día a día era no solo sobrevivir en el inhóspito sitio donde había llegado hace años aprendiendo a defenderse de los ataques de animales y sobreviviendo a las inclemencias del tiempo: frío y calor; hambre y sed eran su diario vivir, pero ello quedaba atrás porque delante de ella había hijos, hijas y más familiares que defender.

Con orgullo me dijo: mira todo lo que he criado y protegido con mucho amor. Mira mi familia.  

Me mostró con orgullo la pureza de su vida silvestre, las mañanas llenas de alegría amamantando a los hijos, corriendo a llevarles un bocado, la alerta perpetua para no ser sorprendida por animales depredadores, pero me enseñó principalmente a ver los atardeceres con su paz, a disfrutar del cielo y sus estrellas en la incipiente oscuridad de la noche.

Me enseñó a aprender a despedirme de ella sin sentir dolor, sin sentir la angustia de dejarla en el mismo lugar expuesta a todo.

Me enseñó a amarla y a aceptar que no podía llevarla conmigo. Me mostró que dar sin esperar nada a cambio era la mejor manera de agradecer al todo lo mucho que recibimos día a día.

Me ha enseñado a amar sin tratar de poseer; a soltar y dejar ir y a alegrar mi corazón cuando regreso una y otra vez a la manada.

Es ahí donde me siento libre, compartiendo con ella y su familia lo que mi corazón es capaz de dar.

La vida me cambió cuando la conocí. No me importa que otros no puedan sentir lo que siento a su lado, pero si debo dejar constancia que hay un mundo de desamparados y miserables.

Los sin casa, sin amor, sin una caricia. Ellos saben darlo todo con una sola mirada.

Cambiemos su desamparo. Está en nuestras manos lograrlo.

¡Historias de pelos!

Grupo Interinstitucional Municipal de Salud en Córdoba, reforzará acciones ante COVID19

ANTERIOR

El primer referéndum

SIGUIENTE

Te puede interesar

Más en Burladero