Burladero

Alianzas, aberraciones políticas para el 2021

Hace unos días compartía con diversas personas opiniones respecto al próximo proceso electoral y las alianzas que se tejen para enfrentar las elecciones del año próximo, aunque ya muchos se mueven fuera de tiempo haciendo proselitismo a su favor.

López Obrador manifestó en días pasados que deberían definirse los políticos en dos bastiones: quienes estaban con él y los que están en contra de su gobierno.

A todos les pareció una verdadera agresión lo dicho. En lo personal, ni estoy en su contra ni a favor. Sencillamente debemos tener un poco de cerebro para analizar los hechos con la cruda realidad en lugar de absurdos fanatismos en pro o en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Si existe una probable alianza Morena-Verde-PES y otra del PRI-PAN-PRD, consideró que deberían conformarse solo dos grupos políticos en lugar de al menos tres y tres.

Porque por un lado quieren seguir cobrando las jugosas prerrogativas que reciben mes tras mes como partidos independientes y por otro se unen en un solo grupo, dejando a un lado los estatutos, la doctrina de cada partido y su plataforma en aras de poder enfrentar con mayor militancia a sus rivales políticas en el próximo proceso electoral.

Esas, son aberraciones políticas. ¿Dónde queda la doctrina de la ultraderecha panista que tanto costó pulirla a través de grupos como Yunque, o las bases de la izquierda formadas desde aquel Partido Comunista que llevó luego a crear el Partido Socialista Unificado de México que tantas esperanzas generó en la militancia de izquierda hasta la creación del PRD que ahora sólo sirve de comparsa del PAN? Hágame favor, con tal de recibir las migajas del precario botín político que logren.

El mismo Morena que sin necesidad, tiene que aliarse con el Verde Ecologista, que representa solo los intereses de una familia política usando al Verde para negociar con el mejor postor o a su conveniencia. En Veracruz, el propietario de la franquicia PVEM es el hijo del ex gobernador Fidel Herrera Beltrán.

Ridículos se vieron los dirigentes estatales del PRI, PAN y PRD, Marlon Ramírez Marín, Joaquín Guzmán Avilés y Jesús Alberto Velázquez Flores respectivamente, acudiendo al Congreso local a pedir las actas de cabildo de los municipios que avalan la reforma electoral.

Prefieren mejor pelear que no les quiten los amplios recursos que nunca llegan a los candidatos locales que demandar no se anule el proceso de revocación de mandato de Cuitláhuac García que va incluido en esa reforma.

Han sacrificado todo en aras del poder, dinero y posiciones, lo cual provocó ya la debacle de todos los partidos.

Hubiera sido más barato, aunque como proyecto a largo plazo, reconstruir cada instituto político y con sus estatutos y bases políticas extraer lo mejor de la militancia.

Pero prefirieron sacrificar a esa militancia considerada como los hijos de cada partido en aras del dinero y poder.

El costo, ya lo sabemos: fue una debacle y no cambian, 2021 es más de lo mismo.

Veracruz en elevado riesgo

ANTERIOR

Peticiones a AMLO este día se recibirán en módulos de atención sólo en 7 municipios

SIGUIENTE

Te puede interesar

Más en Burladero