LOS AÑOS FELICES

Siendo el comodity más comercializada después del petróleo, algún atributo tendrá y lo tiene; es tan grande su encanto y atributos, que los que lo compran se organizaron para adquirirlo; la contraparte los vendedores:  propiciaron este comercio. Este es el Café

Tan fácil diría Luisito Casas Arellano, distinguido financiero; ¡Quien lo tiene- quien lo quiere! concluiría sencillito: Es el Mercado. (Expresado financieramente “MK”).

De acuerdo con International Coffe mas de 100 países en el mundo son consumidores de café y lo toman mas de mil quinientos millones de habitantes, su consumo va de 12 kgs año a 1.5 kgs. en promedio, en términos generales los consumidores son de toda clase social que tiene la capacidad de ingreso para pagar una tasa o mas de café diaria, el consumo año con va en aumento, derivado de dos variables.

  1. Mayor población
  2. Mejor tecnología.

Siendo el café de barista el que va en aumento y los solubles, se mantienen, la tendencia es el uso del grano y la taza.

Por el lado del productor de acuerdo con el libro Café Amargo de Seten; cien millones de personas viven de el en mundo, es la materia prima más lucrativa después del petróleo.

Sin embargo, una proporción ínfima de lo que paga en el hemisferio Norte como consumidor, llega a los trabajadores del Sur, cuyas condicione sociales y laborales en las plantaciones se encuentran lejos de cumplir con los códigos éticos y dignos que permitan una calidad mínima de vida y promueve lo que intencionalmente en n este mercado se conoce como:

” El Comercio Justo y Solidario” unos centavos de la taza para el productor es su lema.

El café después del agua es el producto liquido que más se consume, solo los habitantes que consumen té son superiores a los que consumen café, dos tercios de la población toma el té y un tercio el café, la diferencia cada año es menor, pasaran muchos años para superarla.

Es tan grande la importancia económica del café en México, que, en años pasados, solo el petróleo superaba al aromático en la generación de divisas, era superior a el turismo y a las remesas; el precio hizo que trabajadores del campo mexicano se fueran a USA.

En 1930 se inició la mejoría productiva en México, siendo reconocido por la Bolsa de Nueva York como uno de los principales exportadores de café con más 12 mil sacos de café tipo oro de 60 kgs. cifra que llego hasta 500 mil; periodo en el cual nuestro país fue el tercer productor del mundo, gran generador de divisas.

El gobierno se percató de lo que representaba y en 1937, crea la Exportadora e Importadora Mexicana, CEIMSA, que regulaba los precios de los básicos; en 1942 crea Cafés Tapachula y tres años después BEMEX beneficios de Cafés Mexicanos, por último, en 1958 da el paso para ser gran controlador del café: con INMECAFE; Instituto mexicano del Café.

El objetivo de este instituto era promover y difundir los sistemas mejores para el cultivo, beneficio e industrialización; financio la cafeticultora, en 1973 agrupo a los productores en Unidades Económicas de Producción y Comercialización (UEPC); su primer director fue Don Miguel Ángel Cordera y uno de los últimos Juan Rodríguez Prats, siendo el más famoso Fausto Cantú Peña y el no menos conocido Manuel Aguilera.

En este priodo floreció la OIC; Organización Internacional del Café, que conjuntaba a lo que me réferi al principio de este articulo el MK; oferentes y demandantes. Formaban parte de ella: Consumidores y Productores; su objetivo: garantizar o controlar el precio mediante la asignación de cuotas a los países productores; sobre esa base unos comprobaban y otros vendían

En esta fase se dieron los años felices:

En los años 50´s el precio oscilo en entre los 300 y 120 Us dlls, pero ahí está detalle: la gasolina valía 60 centavos el litro; el jornal $ 3.50; el corte se pagaba a $.0.20 y 0.35 el kg. de cereza; el fertilizante no valía mas de $ 250 la tonelada, financiamientos que necesitabas a la orden por parte del del gobierno o cualquier banco de plaza.

En 1977 tuvimos la cúspide de la buenaventura cafetera en México, varios años de los 70´s el precio oscilo de 80 a 500 usd, siendo el techo 519.

En estos periodos se dieron los grandes millonarios de Veracruz, tan grande fue la importancia del aromático, que Xalapa fue la sede del Inmecafe, aquí en esta capital de Veracruz, llegaban de todas partes del país a recoger sus permisos de exportación.

Todavía hubo otro auge los 90´s, en 1994, tocamos el cielo con 260 dólares el quintal de café oro.

Esos fueron tiempos felices, donde también reino la corrupción entre permisos y cafés exportados, con defraudación fiscal y de más de 11 mil sacos vendidos sin el permiso del gobierno.

Pero Veracruz fue prospero, con grandes plantaciones, mejores productores y donde no había la marginación y miseria que actualmente reina.

¿Qué se puede hacer?; el gobierno o no le entiende o no se asoma a ver que hacen los colombianos o, brasileños, de aquellos exportadores de antaño solo queda uno, que sobrevive gracias a que ha cambiado sus métodos de cultivo y comercialización y que tiene la sensibilidad del rumbo “Cafés del Trópico”.

Entidad que piensa en el mercado no solo en bienestar de la empresa; es un voz que se mueve en donde esta el poder y las tomas de decisión ojala lo tomen en cuenta y los grupos empresariales y productores le apoyen.

Como dijera “Casitas” ¡Solo Dios Dirá!

JFA 07.07.19