Al Estilo Mathey

¿Y el Código de conducta?

0
  • Uno de los problemas serios que enfrentan las mujeres cotidianamente en los centros de trabajo es el acoso sexual.

    Se trata de un fenómeno social de múltiples y diferentes dimensiones denunciado por organizaciones e instituciones y constatado por distintas investigaciones que han evidenciado su existencia en el ambiente laboral.

    En el fenómeno del acoso sexual, hay que tener en cuenta que se trata de una situación que la víctima no desea y generalmente no sabe cómo enfrentar.

    El asunto viene al tema por la existencia de quejas con fuertes señalamientos en contra de diversas personas, entre ellas una de apellido Ceballos, se tiene su nombre completo y más datos, empleado de la Secretaría del Medio Ambiente, que con el supuesto apoyo de su jefa parece que librará una bien merecida sanción pese a que las denuncias ahí están bien soportadas.

    Otro caso reciente se está presentando en el Sistema Estatal Anticorrupción (SEA) y recae en un funcionario de apellido Quiroz, a quien ya no aguantan las jovencitas que ahí trabajan, porque de distintas maneras busca la forma de “invitarlas” a cenar y, aseguran, no cesan sus insinuaciones.

    Me dicen que con el argumento de que es una dependencia independiente, nadie le puede llamar la atención y es por eso que se aprovecha, pero exhibe a una institución sólida, que precisamente se encarga de combatir la corrupción.

    Por temor, las empleadas de ese lugar no se atreven a denunciarlo, aunque de ese caso ya tiene conocimiento la Comisión Estatal de Derechos Humanos y, es posible que las cosas se pongan en claro en los próximos días, no obstante que el acosador asegura tener un padrino muy poderoso.

    No obstante que el estado de Veracruz ocupa el primer lugar en feminicidios, los casos de acoso laboral se siguen observando en muchos lugares, incluso ya se han emitido recomendaciones a las mujeres para defenderse en caso de ser objeto de esos ataques.

    La autoridad correspondiente deberá investigar además por qué el señalado, que al parecer es secretario técnico dio de baja a ocho empleados (hombres y mujeres), sin que existiera una razón fundamental.

    El presidente del Sistema Estatal Anticorrupción, Emilio Cárdenas Escobosa quien es una persona correcta tendrá que intervenir inmediatamente para evitar que este tema crezca y alcance otras dimensiones.

    ¿Y el Código de Conducta?

EL PRESIDENTE EN SU LABERINTO

Previous article

Nuestras tradiciones se ponen de moda en Francia

Next article

You may also like